Fuerte y luchadora. Así es como se define Paula Morales Serrano, la joven balonmanista de Aldea del Rey, Ciudad Real, que con tan solo diecisiete años, ya no concibe su vida sin el Balonmano. El primer contacto que Paula tuvo con este deporte fue con tan solo siete años y más allá de un pasatiempo o una afición, se ha convertido en su gran pasión. “Cuando empecé a jugar, era muy chiquitita en comparación a mis compañeras. Parecía una lagartija que se colaba entre las altas torres”, explica.

Paula no conocía nada de este deporte hasta que vio jugar a María Luisa Morales, su hermana mayor, y fue a partir de ese momento cuando el Balonmano empezó a despertar en ella una gran curiosidad a la que no pudo resistirse. “A partir de ahí comenzó mi sueño. No me arrepiento de haber tomado esa decisión. Soy inmensamente feliz cuando juego”.

Aunque Paula tiene otros hobbys como la lectura, la música, el baile y las escapadas con sus amigos y sus hermanos, el Balonmano es el número uno en la lista de sus cosas preferidas. “Me encanta. Es una vía estupenda, a través de la que he conocido a mucha gente de toda España y sobre todo, me ha hecho crecer cada día, tanto en el terreno de juego, como fuera de él”.

Paula se inició en el mundo del Balonmano en el Club Balonmano Pio XII de Ciudad Real, comenzando en la categoría alevín, para después continuar con su formación en la categoría infantil. Más tarde, fruto de sus dotes, la joven balonmanista decidió cambiar de equipo. El Club Balonmano Pozuelo, que esta temporada 2017-2018 ha pasado a denominarse Soliss Balonmano Pozuelo, fruto de un acuerdo entre ambas entidades, fue el club por el que Morales Serrano se decantó para seguir practicando este deporte que tantos buenos momentos le ha dado hasta el día de hoy y el club que ha visto su gran progreso en el terreno de juego.

En su pequeña trayectoria, Morales Serrano ya ha conseguido grandes triunfos. “En Balonmano Pista, en la etapa infantil, fuimos campeonas regionales, y además, ahí fui nombrada mejor jugadora de Castilla-La Mancha. En 2015, esta vez en la categoría cadete femenina, junto a mi equipo, logramos el título de campeonas regionales y campeonas de España. Un año más tarde, en 2016, quedamos sextas de España. Y este 2017, más en concreto el día 7 de mayo, hemos vuelto a conseguir el oro del Campeonato de España Juvenil Femenino 2017, tras vencer al BM Sanse en la gran final, que se celebró en la localidad guipuzcoana de Zarautz”, afirma la joven. Además, en su paso por el Club BM Pozuelo, Paula ha conseguido ganar muchos torneos.

Además de Balonmano Pista, Paula pertenece al equipo juvenil femenino de BM Playa de Ciudad Real. Una modalidad algo más novedosa en su vida en la que en 2016, junto a su equipo, se hicieron con la medalla de plata en el Campeonato de España que se celebró en Laredo (Cantabria). En 2017, esta vez en el municipio malagueño de Torrox, la joven ha vuelto a quedar subcampeona de España junto a su equipo.

 

                                                                                                                                               Paula en el partido de BM Playa en Laredo. Foto cedida por: Paula Morales

Pero como bien dicen, a veces hay que pasar por lo peor para conseguir lo mejor. Y es que, en su paso por el Balonmano, para Morales Serrano, no todo han sido alegrías. La joven ha sufrido dos graves lesiones a lo largo de su trayectoria. La primera de ellas, el 15 de febrero de 2014, basada en un traumatismo craneoencefálico. En ese momento, Paula se enfrentaba al Club BM Pio XII de Ciudad Real, el equipo donde comenzó su andadura. “Me quedé inconsciente y estuve a punto de tragarme la lengua”, apunta.

La segunda lesión, algo más reciente, consistió en una rotura parcial de ligamento cruzado posterior. En ese instante, Paula se enfrentaba al equipo Senior División de Honor Plata Femenina del Club Balonmano de Bolaños de Calatrava.

Aunque la joven balonmanista ha sufrido otras lesiones menos significativas, estas dos fueron las que la mantuvieron alejada de la pista durante varios meses. “En esas dos ocasiones, lo pasé realmente mal”, reconoce. Pero a pesar de los malos momentos, Paula siempre intenta quedarse con los buenos recuerdos. “Lo peor de todo, sin duda, han sido las lesiones, pero de todo lo malo se aprende y tras una lesión, te vuelves mucho más fuerte”.

Además, Morales Serrano siempre ha tenido la suerte de contar con el apoyo de toda su familia y amigos. “Mi familia siempre me ha apoyado en este deporte y me ha animado a practicarlo, y de mis amigos, no puedo decir lo contrario, ya que la mayoría de ellos también practican este deporte”. “Mis padres también son los que se hacen cargo de cubrir todos los gastos que conlleva el Balonmano”, afirma la joven, que según ella, no recibe ningún tipo de prestación económica.

Paula reconoce seguir algún que otro ritual antes de cada partido. “Soy un poco supersticiosa. Siempre me gusta colocarme la zapatilla izquierda primero y la derecha después. Y lo mismo con las calcetas. Bueno, y también me gusta echarme colonia Nenuco antes de cada partido”, sostiene. Además, desde que comenzó a jugar, el dorsal número siete ha estado presente en todas sus camisetas y reconoce que no le gustaría llevar ningún otro. “Este número siempre me ha dado muy buena suerte”.

Paula Morales con el dorsal número siete. Foto cedida por: Paula Morales

La importancia de saber compaginar deporte y estudios

Como todo deportista, la joven admite haber tenido buenas y malas rachas. “Muchas veces me he parado a pensar si seguir o no con el Balonmano, sobre todo porque cada año los estudios requieren más tiempo y dedicación. Pero creo que no podría dejar algo tan importante para mí”, reconoce.

Ahora, Paula estudia Segundo de Bachillerato de Ciencias de la Salud, con la ilusión de convertirse en universitaria dentro de poco y cursar la carrera de Odontología. “Siempre he sabido cómo distribuir mi tiempo y aunque cada vez las cosas se pongan un poco más difíciles, hasta ahora he podido con todo”, afirma con positivismo.

La jovencísima deportista compagina sus estudios con los entrenamientos que tiene a diario durante dos horas, dejando un solo día de la semana para descansar. “Entreno dos horas, cuatro días a la semana, más los partidos de los sábados”, indica. No hay trucos, el secreto está en las ganas.

Expectativas de futuro

Seguir mejorando y formándose cada día como jugadora es el gran reto de la joven ciudadrealeña. Aunque no niega que le gustaría vivir del Balonmano, Paula confiesa que siempre ha ido con la idea por delante de que es algo bastante difícil, ya que el este deporte tiene una repercusión social mínima en comparación con otros como el baloncesto o el fútbol. “El deporte femenino y más aún el Balonmano, están muy poco valorados en nuestro país”, destaca la joven.

Aun así, una de sus metas por cumplir es seguir practicando el deporte que tanto le apasiona durante muchos años más, sin que ello interfiera en sus estudios y a posteriori, en su vida laboral.

El pasado mes de junio, Morales Serrano fue convocada para jugar con la Selección Española de Balonmano Playa. “Fue uno de mis sueños cumplidos”, destaca. De cara al futuro, aún le queda alguno más. Representar a su país en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, sería su mayor ilusión.

Aparte de los valores inculcados y los buenos amigos que el Balonmano ha puesto en su camino, la joven admite haber aprendido grandes lecciones gracias a este deporte. Pero la principal, sin duda alguna, es que “sin constancia, trabajo y humildad, nunca llegarás a ningún lado, ya sea en el mundo del deporte o fuera de él”.

 

                                                                                                                                                                               Paula celebrando un premio junto a su equipo. Foto cedida por: Paula Morales

Por último, Paula da un consejo para todos aquellos que en un futuro se animen a practicar el Balonmano: “Que disfruten y sobre todo que amen ese deporte. No importa si ganas o pierdes, siempre hay que quedarse con lo positivo y sacar el lado bueno de las cosas”.

González Camacho Victoria

González Camacho Victoria

Estudiante de periodismo en la UCLM.

Leave a Response