Por motivo de su relación con el mundo del vino, Carlos de la Morena, se desplazó el pasado 28 de Septiembre a Alcázar de San Juan, ya que allí se impartía tercera edición del curso de verano «Vino y Comunicación: El caso de la Denominación de Origen La Mancha». En este curso, De la Morena, realizó una ponencia en la que habló del vino que hay en La Mancha y de vinos de otros países con historias muy especiales que quiso compartir con los asistentes. Tras ello, se le realizaron unas preguntas:

Pregunta: ¿Cuándo y por qué te adentraste en el mundo del vino?

Respuesta: No soy consciente de cuando me enganché al mundo del vino. Te diré que mi padre tenía en Madrid una taberna, yo vivía en Madrid, y me he criado en el mundo del vino pero no soy consciente de que esos años me atrapara el mundo del vino, como luego me ha acabado atrapando. Siempre hay un libro o una publicación, algo que poco a poco te va enganchando, que te fascina, que te atrapa, pero en mí no existe ni un día, ni un libro, ni un acto que me dijera que me iba a dedicar a esto.

P. En el programa que haces en Radio 5 llamado “De vinos” cuentas historias ingeniosas y apasionantes para adentrar a la gente en el mundo del vino, ¿Qué nos puedes contar de estos programas?

R. Estoy convencido que las cosas se transmiten mejor con sensaciones y con historias. Una historia conmueve y atrapa y transmite mucho más que cualquier noticia, con datos, con números y con palabras que no van a ninguna parte, las historia siempre atrapan, entonces decidí juntar mi inquietud por la escritura con el conocimiento del vino, entonces a través de hurgar y conocer y aprender, todas las historias que cuento tienen un origen real, por increíbles que puedan parecer, están basados en hechos reales que yo adapto un poco para convertirlo en historias interesantes.

P. ¿Los nombres de tus historias son ficticios?

R. Sí, por ejemplo he conocido a un tipejo que me ha caído muy bien, un gallego que tiene allí un restaurante, y más pronto que tarde haré un programa en torno a mi amigo Miguel, que así se llama, y contare algo de las inquietudes de los vinos en Escocia y sobre esa base real intentaré que sea interesante adaptándolo un poco a la irrealidad.

P. De todas las historias que cuentas en tu programa de radio, ¿hay alguna que recuerdes con más cariño que las demás?

R. Sí, hay una historia que me gusta mucho que es de mi sobrino y resulta que un día me llevé a mi sobrino cuando tenía 16 años y él quería disfrutar del vino porque estaba acostumbrado a beber cerveza con sus amigos, y para mí fue como un pequeño juego que hice para que a mi sobrino le empezara a gustar al vino.

P. También eres autor de un libro titulado “La cultura del vino en Castilla-La Mancha”, ¿Qué podemos leer en este libro?

R. Pues es un libro que hice en colaboración con otra gente, aunque es verdad que lo hice yo y lo medio escribí yo, era ese libro que quería leer y que no existía, es un libro que habla de los artistas que pintan, como Antonio López ha pintado mil veces paisajes de Tomelloso. Es un libro que habla de la literatura infinita que hay en torno al vino de Castilla-La Mancha, que toca todas las facetas artísticas, incluida la agricultura, todo el ámbito de la cultura, intentando hacer una enciclopedia del saber en Castilla-La Mancha en torno al vino, en un convenio de la literatura de toda la literatura que se ha escrito en Castilla-La Mancha, todo lo que se ha pintado, la arquitectura de las bodegas…

 

Carlos de la Morena, explicando la comunicación del vino a sus asistentes en la sede de la D.O. en Alcázar de San Juan. Autor: Jesús Rodríguez

P. La vendimia es este año 2017 va a pasar a la historia por ser una de la más tempraneras, ¿Crees que eso afecta a la uva y con ello a que sea un buen o mal vino?

R. Las vendimias son puntuales, en cada zona surge de una manera, los tratamientos, las fechas… Lo que está claro es que desde un punto de vista global cuando la maduración de la uva es tan acelerada como ha sido la de este año, otros parámetros que se resienten, y se vendimia en función del nivel de azúcar de la uva, pero si la maduración de la uva, la generación de azúcares se produce antes de tiempo, hay otros parámetros como es el PH que sube muchísimo, la acidez abaja, los polifenoles en la piel de la uva no se forma debidamente, y al final esos son valores muy importantes para la producción de vinos de calidad, o bien se corrigen en bodega, que siempre es una actitud que a los bodegueros no les gusta, y se añade acidez o se añade color, o los vinos se resisten. Es posible que en Valdepeñas, en La Mancha surjan muy buenos vinos de acidez y de alcohol, pero como criterio general cuando la maduración de los azúcares es tan rápida el resto de parámetros se resienten y eso afecta al vino.

P. ¿Crees que la gente sabe cada vez más vino o es una moda?

R. Pues es curioso porque ahora parece que todo el mundo sabe mucho de vino, todo el mundo hace cursos de cata, todo el mundo se apunta a revistas… pero eso forma parte de esta paradoja que hemos hablado antes, a pesar que todo el mundo sabe de vino resulta que cada vez se bebe menos vino. En España hay un poco de esnobismo, la gente ve que el vino puede estar de moda e intenta acercarse a él y y conocerlo , pero si realmente no te atrapa ni te cautiva pues luego el consumo no es real.

P. Sé que has asistido a varias catas de vino ¿Cuál es el vino que más te ha gustado y por qué?

R. Sí, un día en Canadá, en Quebec, nos gustaba tirar la casa por la ventana, había una lista de vino llamado Caymus Cabernet Sauvignon, que me encantó, y además era un vino que miré la carta y era bastante asequible y dije esta es una ocasión perfecta para probarlo. Pero cuando nos trajeron la cuenta, yo había mirado mal el precio y había mirado el precio de una copa, el precio de la botella estaba en la columna siguiente y era un locura, unos 200 y pico dólares.

P. ¿Cuáles son las claves del éxito de la uva y por consiguiente del vino de Castilla-La Mancha?

R. Pues creo que el secreto es toda esa cultura que hay detrás, es decir, los bodegueros presumen de que tienen viñas de hace 50, 60, 70 años, eso no es fácil verlo en otros territorios, viñas antiguas elaboradas con la pasión con la que se hacen aquí, con las horas de sol. Hay zonas por el norte que sufren porque no tienen horas de sol suficientes que puedan madurar las uvas correctamente. La maduración aquí de las uvas es genial porque hay muchas horas de sol y el sol ayuda a madurar perfectamente y eso ayuda muchísimo a la hora de hacer buenos vinos, porque en otros países para suplir las horas de sol le echan azúcar o hacer otras estrategias.

P. ¿Crees que deberían hacerse más campañas o cursos para incentivar el consumo de vino?

R. Creo que está a punto de salir una campaña del Ministerio de Agricultura en colaboración con las Denominaciones de Origen, me parece que están preparando un proyecto, y hace 5 años también creo que se hizo una campaña pero no tuvo mucho éxito. Sobre todo hay un hándicap en el vino y es que estamos hablando de un producto alcohólico. Es un producto que se puede consumir pero hay que ser sensato y tener consciencia clara de lo que estamos bebiendo.

Descripción del entrevistado
Carlos de la Morena García, nació en Talavera de la Reina (Toledo) en 1963, además de ser profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), es un periodista muy reconocido en la comunidad. Es redactor de RTVE desde el año 1986, también ha sido presentador, además de editor y director en TVE Castilla-La Mancha. A parte ha trabajado como corresponsal en la Agencia EFE desde 1994 a 1996 y en esos mismos años también colaboró como periodista en el Diario Ya. Actualmente también tiene un programa de radio en Radio 5 titulado «De vinos».

Leave a Response