Está amaneciendo. Son las 7:15 de la mañana del primer domingo de octubre. A estas horas muchos duermen, otros apuran sus últimos minutos de fiesta y, sin embargo, 308 personas (con sus respectivos acompañantes) se preparan un domingo más para montarse en sus bicicletas de montaña y competir en la XXXI prueba del Circuito Provincial de Albacete, que hoy acoge Villaverde de Guadalimar. Onceavo año consecutivo que la Diputación organiza este circuito y cada vez consigue más adeptos. Julián Fortes, panadero de profesión, sacrifica su único día de descanso para, según dice, “practicar su pasión”. Afirma que no le importa madrugar con tal de sentir “eso” que solo un amante del deporte entendería.

En esta ocasión, hay corredores de todo tipo. Están los que no se pierden una, los que vienen de vez en cuando porque les apetece o porque pueden escaquearse de sus obligaciones; todos ellos aficionados, sin embargo, hoy hay corredores de lujo como Iván Martínez, ciclista profesional y natural de la localidad albaceteña de Letur y que, dice, participa “cuando el trabajo lo permite”; además, es para él uno de sus tantos métodos de entrenamiento.

La carrera comienza a las 10, pero todos llegan con más de una hora de antelación para firmar y prepararse ante los 39 kilómetros de subidas y bajadas que tendrán que recorrer en plena Sierra del Segura. Con una agradable mañana, que supera los 18 grados, en Villaverde. Lugar que ofrece un recorrido exigente de tipo A y, aunque la sequía ha hecho mella en el paisaje, las vistas son inmejorables.

A las diez menos cuarto todos los participantes ya se encuentran en el cajón de salida para no perder su lugar. La mayoría tienen un rostro serio y parece que sus mentes divagan más allá de donde se encuentran; la minoría restante (sobre todo el pelotón de atrás) hablan de las cervezas que se tomarán después de terminar la ruta. Aunque es un deporte en el que puede participar cualquier persona mayor de edad, el dominio masculino es patente, sin embargo, con el paso de los años aumentan las féminas que compiten como iguales.  Villaverde de Guadalimar cuenta con una población de menos de 400 habitantes, pero los curiosos y acompañantes llenan las aceras del lugar ansiosos por no perderse nada.

Corredores minutos antes del inicio de la prueba- Fuente: Carmen Cantos

El reloj marca las diez en punto y se escucha el pistoletazo de salida; una salida muy competitiva que rápidamente separaría al grupo cabecero del resto. Los habituales del pódium Yago Sardina, Óscar Carrasco y Javier Gómez Carpena, todos del equipo albaceteño Bicicletas Manzanares, lideran la carrera en sus inicios; les siguen César Ruiz e Iván Martínez. Una decena de coches avanzan rápidamente hacia la primera parada para no perderse ni un detalle de la carrera. Entre esos acompañantes están Juan y su socio Kiko, ambos de Bicicletas el Hellinero. Ellos no se han perdido ni una sola carrera del circuito. Viven este mundo con pasión y cuidan a sus corredores con mucho cariño. Su debilidad es Alberto López, un gran corredor, que el pasado año consiguió posicionarse como líder general del circuito, no obstante, este año ocupa el cuarto de la general.

En la primera parada, cerca del kilómetro 15, la dificultad del terreno aún no es muy acusada, aunque la tierra seca produce un polvo molesto para participantes y espectadores. El grupo líder generado en los primeros kilómetros sigue sin cambios, aunque la distancia con sus perseguidores aumenta cada vez más. Decenas de corredores van pasando a gran velocidad y sin titubear; de repente, cerca del octogésimo puesto aparece Desiré Moya, también de Bicicletas Manzanares. La primera fémina de la competición que lidera su categoría en el circuito general y que está acostumbrada a ser la mejor, de hecho, es la ganadora absoluta del Open de Castilla- La Mancha 2016 y la segunda a nivel nacional en la Categoría Femenina Sub -23.

Ya en el kilómetro 28, el calor comienza a ser más intenso. Dos villaverdosos con sus azadas se quejan un tiempo anormal para ser octubre y achacan estas rarezas al cambio climático, que dicen que irá a peor por culpa de un tal Trump. Son las 11 pasadas y la cabeza de carrera sigue siendo la misma. El terreno continúa siendo relativamente llano, y aunque las cuestas no son muy prominentes, la tierra seca y las numerosas piedrecillas ponen en apuros a más de uno. Cuando ya han pasado más de dos centenares de corredores, un participante provoca el primer y único susto de la jornada cayendo directamente al suelo por unas calas que aún no controla.

Dos participantes pasando por el kilómetro 28- Fuente: Carmen Cantos

A partir de los últimos 12 kilómetros los corredores ofrecen lo mejor de sí y exprimen al máximo sus capacidades. De una carrera algo monótona se pasa a la acción. Iván Martínez, relegado sorprendentemente en el octavo puesto, acelera sus pedaladas y se acerca con gran ímpetu a la cabeza de carrera posicionándose en quinto lugar, por detrás de César Ruiz. No es la primera vez que Iván “despliega sus alas” en los últimos minutos quedando victorioso. Si bien, el trío de Bicicletas Manzanares no se da por vencido y aumenta también la velocidad; el público que se encuentra en el último avituallamiento (km 30), la mayoría acompañantes de los ciclistas, comienza a ponerse nervioso y a vaticinar una victoria del corredor de HM Bikes.

A tan solo unos 7 kilómetros de la meta, la competición presenta su cara más dura con una subida que alcanza los 1.111 metros sobre el nivel del mar, teniendo en cuenta que la altura media de esta carrera oscila entre los 700 y 800 metros. Pese al susto inicial de la mano de Iván, desde lo lejos se divisa la cabeza de carrera que sigue liderando los tres corredores del Manzanares. A partir de ahí, los ciclistas desaparecen de nuestra vista y todos corren para no perderse la llegada a meta.

Últimos metros de la prueba- Fuente: Carmen Cantos

Después de una hora y treinta y ocho minutos llegan a meta los primeros corredores de esta ruta. En primer lugar, y sin sorpresa alguna, Yago Sardina gana la XXXI prueba del Circuito Provincial de BTT Albacete. En segundo lugar, Óscar Carrasco seguido de Javier Gómez Carpena.  La cuarta posición para César Ruiz y en quinto lugar Iván Martínez, que prevé ir a más en las próximas competiciones. En cuanto a la categoría femenina, sobrada victoria de la joven Desiré Moya que termina en el puesto 80 muy lejos de Verónica González y Alfonsi Villar, que ocupan el puesto 165 y 177 respectivamente.

A falta de ocho pruebas, el circuito sigue liderado por Bicicletas Manzanares. Yago Sardina, con 5.030 puntos en la categoría masculina y Desiré Moya con 209 en la categoría femenina, se alejan poco a poco de sus adversarios y, si no ocurre algo fuera de lo habitual, serán proclamados ganadores de esta XI Circuito de BTT.

El domingo 8 de octubre la localidad de Ossa de Montiel será la encargada de acoger el próximo evento deportivo que, por el momento, contará con más de 350 participantes. La información e inscripciones pueden consultarse a través de la página oficial del Circuito Provincial de BTT Diputación de Albacete.

Leave a Response