El Club Piragüismo de Cuenca fue creado en el año 1993 por Manolo Valet y Justino Bordallo, comenzando su andadura bajo el nombre de Club Universitario, ya que la Universidad de Castilla-La Mancha les patrocinaba. A pesar de sus difíciles comienzos y de agrupar a pocas personas, se fundó por la demanda existente de practicar este deporte. Se iniciaron en el recinto de la Playa Artificial, en un antiguo transformador con tan solo cinco piraguas. “Nos teníamos que cambiar en la calle, incluso en invierno. Pasábamos muchísimo frío. En el recinto guardaban perros y había garrapatas. Fueron unos principios muy duros”, afirma uno de los entrenadores del Club Piragüismo de Cuenca, José Óscar Ósma Culebras. Poco a poco el Club fue creciendo y, por ello, con el paso del tiempo hicieron una pequeña ampliación donde, a partir de un depósito de agua, construyeron una caseta para guardar más piraguas. Por aquel entonces no contaban con ningún tipo de ayuda pública y tuvieron que iniciarse como un negocio “familiar”.

Finalmente empezaron su actividad competitiva en el año 2004 bajo el nombre de Club Piragüismo Cuenca. Sin embargo, se les conoce como “Cuenca con Carácter” ya que es su patrocinador oro. “Esta cadena de hoteles nos patrocina con dos comidas en su restaurante, y el dinero que sacamos es íntegro para el Club. Al conocernos con este nombre queremos llamarnos, definitivamente, Cuenca con Carácter. Si el patrocinador nos deja tenemos pensado cambiarnos el nombre pronto”, asegura José Óscar Ósma Culebras. Pero no fue hasta 2007 cuando el Ayuntamiento de Cuenca les proporcionó la mayor ayuda, con motivo de la apertura de la Escuela Municipal de Piragüismo, una nueva localización más grande y mejor equipada para desempeñar lo que más les gusta, practicar piragüismo. Estas instalaciones se encuentran en el paraje de “Las Grajas”. Una ayuda indispensable para ellos es la de la Diputación Provincial de Cuenca, otorgándoles el pasado 2016 una subvención de 2.277,2 euros, según dicha institución.

Instalaciones donde guarda todo el material necesario el Club de Piragüismo de Cuenca || Foto propia

Así comenzó la andadura de este club que, desde entonces, ha cosechado muchos éxitos, siendo el último la segunda posición en la 28ª edición del Tradicional Trofeo Abierto Nacional de Ferias Ciudad de Talavera de la Reina. Hasta el campeonato se trasladaron un total de 36 palistas conquenses realizando un gran papel que les hizo ser subcampeones en una cita deportiva de prestigio en este deporte.

Un Club que crece día a día

Actualmente, el Club Cuenca con Carácter “está compuesto por 97 miembros”, afirma su secretario, Rodrigo Bayo Cotillas. Asimismo cuenta con dos entrenadores nacionales, José Óscar Ósma Culebras y Francisco Javier Morillas Poyatos, y quince monitores titulados. “El club ha cambiado mucho desde que empezó hasta ahora. Todos los socios provienen de la Escuela Municipal, entonces de un grupo de quince chavales quedarían siete para el club. Comenzaron viniendo por temas familiares. Por ejemplo mi primo venía conmigo”, sostiene José Óscar Ósma. Aun así, el entrador asegura que, por ejemplo, en pueblos pequeños gallegos hay clubes de más de 100 niños, sin contar categorías mayores, mientras que en la localidad conquense la afluencia es más escasa.

Niña de categoría infantil guardando la piragua tras el entrenamiento || Foto propia

En cuanto a la actividad competitiva, el club presenta diversas categorías como Pre-Benjamín, Benjamín, Alevín, Infantil, Cadete, Juvenil, Sub-23, Sénior, conocida ahora como Máster, y Veterano. Los palistas conquenses participan de manera regular en competiciones a nivel regional, nacional e internacional. En este último año han conseguido el tercer puesto en la clasificación por clubes en la XX Regata Fiesta del Motín, en la localidad madrileña de Aranjuez. Asimismo cuentan con el tercer puesto en la Liga Nacional de Ríos y Travesías disputada en Avilés, Asturias, y, además, el Club regresó del prestigioso Descenso del Sella con cinco podios, realizando una histórica actuación. Cabe recalcar la 55ª Regata Internacional del Lago de Sanabria, Zamora, donde los conquenses se hicieron con la victoria en varía categorías. Destaca la quinta posición por clubes, por parte de las categorías Juvenil, Sénior, Sub-23 y Cadete, mientras que los Veteranos se hicieron con el décimo puesto, ya que no tuvieron tanta representación como las demás categorías.

A la práctica de este deporte no solo acuden personas para competir, sino que también, el Club de Piragüismo de Cuenca posee socios recreativos que tan solo quieren dar un paseo por las Hoces del río Júcar. El Club se dedica, además de a la Escuela Municipal de Piragüismo, a realizar actividades como las visitas guiadas, en las que se reciben nociones básicas para poder disfrutar de la ruta. Asimismo realizan descensos de 12 kilómetros por corrientes de nivel dos que son transitables con piraguas de fibra. “El nivel tres ya sería en aguas bravas, por lo que no realizamos este tipo de actividad”, añade José Óscar Ósma. Además, el “Cuenca con Carácter” cuenta con un convenio con la Escuela de Español True Spanish Experience con los que llevan a cabo diferentes actividades.

Piragüismo más que un deporte

El Club de Piragüismo de Cuenca no solo se basa en el desarrollo de este deporte, sino que se ha convertido en una segunda casa para muchos de sus miembros. Dos de los mejores palistas conquenses, Víctor Pardo y Pablo Toledo, integrantes del Club, han coincidido en que “el “Cuenca con Carácter” se fundamenta en el apoyo mutuo de sus componentes, respeto, sacrificio y trabajo”. Además, Pablo Toledo añade que “compartes la mayor parte del tiempo con gente del club, entrenamientos, regatas, viajes y comidas. Tanto tiempo juntos hace que, al final, acabes formando tu grupo de amigos con gente de piragüismo”. Víctor Pardo comparte la opinión de su compañero, “convives con ellos día a día y aunque de cara a las competiciones y selectivos nacionales son tus rivales, fuera son tus amigos, y esto hace cambiar tu forma de ver las cosas”, afirma el palista conquense.

La cosecha de triunfos se debe al duro y disciplinado entrenamiento que, desde pequeños, se les inculca. “Los primeros años en el mundo del piragüismo el único objetivo que se tiene es pasarlo bien. Los entrenamientos consistían en hacer juegos para aprender la técnica, ganar equilibrio y coger confianza en el rio. Entrenábamos cuatro días semanales y los resultados no tardaron en llegar. En 2009 tuve una de las primeras competiciones en Pamplona donde conseguí mi primera victoria”, relata el campeón de España Sub-20 de 200 metros, Pablo Toledo. Al ser un deporte muy técnico que requiere mucho equilibrio, se comienza con piraguas muy básicas de plástico por lo que tardan un año en montar barcos de competición. En todas las categorías entrenan como mínimo cuatro días a la semana, siendo el lunes el día de descanso

El “Cuenca con Carácter” en lo más alto

Tanto Víctor Pardo como Pablo Toledo  han competido a nivel mundial, llevando el nombre del “Cuenca con Carácter” y de la ciudad a lo más alto. Ambos comenzaron desde pequeños, a la edad de ocho años, donde han ido creciendo poco a poco como deportistas de élite. Desde sus inicios despuntaron en el mundo del piragüismo, “a partir de 2010 empiezo a competir a nivel nacional en la categoría Infantil, en la que hasta 2012 siempre estuve en el top 10 nacional”, relata Pablo Toledo. También destaca junto a su pareja, Víctor Pardo, “en el año 2013, en la categoría Cadete K2 conseguimos estar en el pódium en todos los campeonatos y copas de España del calendario nacional”. Con los años estos deportistas han ido evolucionando. Por ejemplo, Pablo Toledo destaca que el año 2015 fue en el que consiguió sus mejores resultados, logrando tres oros de tres posibles en el Campeonato de España (K1 200, K2200, k2500).

Víctor Pardo y Pablo Toledo en el Campeonato de España de categoría Cadete K2 || Foto propia

Estos palistas cuentan con un palmarés lleno de premios y reconocimientos, como el de mejor deportista en edad escolar de Castilla-La Mancha con mención honorífica del Consejo Superior de Deportes, obtenido por Víctor Pardo el pasado año. Además, ambos han tenido contacto con la Selección Española, “tras los buenos resultados en la copa de España de velocidad, soy convocado con la selección Española para representar a España en el Campeonato del Mundo y de Europa en distancias del programa olímpico, además de inmediatamente ser concentrado con el equipo nacional en Asturias para la preparación de las pruebas internacionales”, cuenta Pablo Toledo.

Gracias a los buenos resultados de los palistas del Club, el “Cuenca con Carácter” se ha hecho un hueco en el piragüismo nacional. “Hace quince años no ganábamos nada pero ahora incluso la Federación Española nos pone como ejemplo. Este año hemos quedado terceros de España en la Liga de Ríos y Maratón”, afirma José Óscar Ósma.

Reportaje realizado por Mari Carmen Quilez e Irene Tello

Leave a Response