Los deportes practicados por poca gente se denominan «Deportes minoritarios». En España existen numerosos confines de estas características, pero el hecho de que aquí sean considerados minoritarios, no quiere decir que en otros países lo sean. Todo depende de la cultura deportiva que va ligada a cada nación. Este es el caso del Lacrosse, un deporte surgido en Canadá en el siglo XIX y donde se considera deporte nacional. Sin embargo, a pesar de que en otros países se practica y tiene gran repercusión, en España es un deporte que todavía no se ha establecido y poco a poco se abre hueco en el mundo del juego.

El Lacrosse se trata de un juego rápido, participan dos equipos de 10 jugadores en el caso masculino y 12 jugadoras en el femenino. El elemento clave es un palo con una red en la parte superior denominado «stick». El juego consiste en pasarse una pelota de goma con el objetivo de meter goles en la portería contraria y conseguir el mayor número posible al finalizar el partido. El papel de la mujer en las actividades físicas ha sido una constante lucha que hoy en día sigue vigente. El Lacrosse ofrece en todo el mundo una variedad y peculiaridad de posibilidades en el ámbito femenino. Este deporte se caracteriza por las protecciones, ya que las chicas utilizan un tipo de máscara menos protectoras que los cascos del ámbito masculino, el por qué se define en el reglamento; no están permitidos los encuentros físicos. Pero, ¿qué ocurre cuando se unen deporte minoritario y la palabra femenino? El Lacrosse es un deporte que no está reconocido en España como tal. En nuestro país existen cinco equipos femeninos de Lacrosse según recoge España Lacrosse. En la ciudad de Cuenca destaca el «Cuenca lax femenino».

El Lacrosse femenino se hace hueco

El equipo de «Cuenca lax» femenino surge en el año 2013, más concretamente a raíz de que viniera a vivir a la ciudad conquense el actual entrenador, Mario Berges, natural de Soria. Mario debutaba en Burgos, «aprendí allí a través de un jugador americano» nos cuenta. Tras su llegada a la ciudad, se puso «manos a la obra» para dar a conocer este deporte y poder ofertarlo en España y más específicamente en la ciudad de Cuenca. La formación del equipo comienza con un anuncio en la Universidad y en Institutos, el resultado fue asombroso, «se apuntaron unos 10/12 chicos y 10/12 chicas. Hicimos un equipo femenino y otro masculino». Las chicas formaron parte desde el primer momento de la formación pero actualmente se ha ido renovando el equipo mucho, desde la formación inicial hasta ahora, solo quedan tres chicos y una chica de los inicios. Como cualquier equipo minoritario el «Cuenca lax» ha tenido que superar numerosos obstáculos, como bien nos explica Mario; «La dificultad que te encuentras siempre con un deporte que es desconocido; primero lo tienes que explicar, la gente no sabe lo que es. Lo segundo es el material». Este último problema viene derivado del poco reconocimiento que tiene este deporte en España. «No teníamos material, para comprar un stick de Lacrosse necesitábamos pedirlo a Alemania porque en España no venden». En este aspecto juega un papel fundamental la Asociación española de Lacrosse, nos explica Mario, «me dejaron algo de material y junto con el que tenía yo, poco a poco fuimos creciendo, actualmente todos tenemos nuestros sticks «. En un deporte minoritario es difícil la captación de gente y como bien advierte Mario la captación de chicas para la formación del equipo no es un trabajo fácil; «Actualmente nos encontramos el impedimento de que somos muchos más chicos y hay muy poquitas chicas, cuando venimos a entrenar se encuentran un poco desplazadas. Ahora estamos consiguiendo que cada vez haya más participación, yo creo que poco a poco conseguiremos evitar eso».

«La unión hace la fuerza»

Una de las partes fundamentales para la supervivencia de un deporte es la publicidad y la financiación. En los deportes minoritarios estos términos son difíciles de encontrar y establecer. El «Cuenca lax» no entiende de límites y uno de sus mayores logros es dejar huella en la ciudad conquense. A pesar de ser un desconocido para España, el equipo conquense se hace eco en la ciudad y ha conseguido numerosos logros tanto económicos como a nivel personal e individual. Como bien nos explicaba Mario, «El Lacrosse no está reconocido como deporte por el Consejo Superior de Deportes, por lo tanto, no podemos acceder prácticamente a ninguna subvención, salvo aquí en Cuenca. La Diputación de Cuenca nos está otorgando bastantes ayudas pero el resto de equipos de España no tienen tanto apoyo ni prácticamente financiación». El «Cuenca lax» femenino se financia por patrocinios, vendiendo rifas, y aportando los propios jugadores dinero para viajes y otras necesidades. A pesar de las ayudas recibidas, el equipo afronta cuantías que superan el 60% de las ayudas y dinero recaudado según nos explica su entrenador. El equipo femenino como bien mencionaba Mario contaba actualmente con pocas chicas para debutar, pero esto no supone un impedimento para ellas. ¿La solución? La unión. «Como no tenemos suficientes chicas tenemos que unirnos con otros equipos para que puedan jugar, el año pasado nos juntamos con Alicante y este año con Sevilla para debutar en el Campeonato de España de Lacrosse que se celebrará el próximo 15 de octubre de 2017 en Duruelos de la Sierra (Soria).»

El sueño de una chica lax

Inés Jiménez de 20 años de edad lleva jugando con el «Cuenca Lax» femenino cinco años. Nos cuenta que decidió probar el deporte gracias a que se promocionó en su instituto, tras probar y ver que se le daba bien decidió apuntarse y vivir la experiencia esa misma tarde. «Nada más empezar, me compré el material; mis gafas, mi palo…». Ella también ha vivido el problema del material, ya que, como nos contaba tuvo que pedirlo por internet a una empresa extranjera, en España no se encuentra ese tipo de material. Inés nos cuenta como fueron sus inicios en el mundo de este deporte, «tan solo estábamos tres chicas entrenando», un deporte que no se conoce es normal que tenga poca relevancia pero eso no fue un impedimento para que el equipo resurgiera; «cada día que iba a entrenar los chicos nos animaban muchísimo y nos motivaban a seguir». El primer partido debutado por Inés fue en la Copa de España en Bilbao, como no tenían suficientes apoyos se juntaron con un equipo de Madrid que les permitió debutar. «En la copa no éramos más de 6 equipos». A pesar de ser un número muy inferior el de chicas que el de chicos, Inés asegura que una vez dentro del mundo, «Ambos géneros estamos en igualdad de condiciones». La meta de las jugadoras, asegura Inés, es participar en el Mundial del Lacrosse. El principal problema asegura Inés es que no todo el mundo se lo puede permitir ya que la cuota de participación asciende a 3.000 euros. Eso, asegura la jugadora; «sería llegar a lo más alto», mientras tanto, a lo único que pueden aspirar es a la Copa de España.

Este deporte tiene mucha trayectoria, se incluye dentro de los deportes minoritarios que luchan cada día para dar una voz a todos los chicos y chicas que lo practican y conseguir un reconocimiento en el panorama del deporte español. Poco a poco y tras muchas iniciativas van sumando logros y esperamos en un futuro cercano pueda recoger sus frutos.

The following two tabs change content below.

Lolaizquierdo

Latest posts by Lolaizquierdo (see all)

Leave a Response