El triatlón es un deporte basado en la consecución de recorridos de natación, ciclismo y carrera a pie respectivamente. A pesar de no ser de los más populares, sí es uno de los deportes más sacrificados para quienes lo practican, más aún si se trata de niños o adolescentes que comienzan a entregar a él parte de sus vidas. Con el tiempo han ido apareciendo en España escuelas de triatlón enfocadas al entrenamiento de los niños en las que se programan métodos de formación adecuados a los más pequeños de una forma divertida. Los hermanos Víctor y Jesús Ramírez Vinuesa se aventuraron hace aproximadamente 6 años a hacerse cargo de la Escuela del Equipo de Triatlón Rodense (EQ.T.R.) con la idea de que esta tuviese continuidad en el tiempo y de que aumentase el número de personas que trabajan este deporte. Los dos entrenadores comenzaron a nadar cuando eran niños y pasaron a practicar triatlón con 16 años, aunque anteriormente dedicaron cinco años únicamente a jugar a fútbol. A pesar de que el que primero se decidió a hacer triatlón fue Víctor, Jesús se enganchó enseguida y en este momento le encantan los tres deportes que engloba.

La escuela cuenta con deportistas de entre 6 y 18 años, entrenando en diferentes categorías. Los niños de 12 y 13 años entrenan todos los días de la semana excepto el jueves, y para los que quieren prepararse aún más, Jesús prepara actividades como ciclismo en carretera en sus ratos libres. El entrenador de estos niños considera que cada vez entrenan más dura y profesionalmente, de manera que “aunque entre semana también tienen que estudiar, el fin de semana tienen todo el tiempo del mundo y es cuando más se entrena. El sábado se dobla y el domingo se hace bici larga”. Por su parte, los niños más pequeños van a correr uno o dos días a la semana, e igual con la natación. Ellos lo enfocan con juegos y dinámicas en los que se trabaje la diversión, “más que haciendo deporte, están jugando, de manera que se van convirtiendo en mini-triatletas casi sin darse cuenta”.

En cuanto a las competiciones, los niños pueden participar a partir de la edad de benjamín, es decir, entre 9 y 10 años. Sin embargo, Jesús confiesa que preferiría que comenzasen a hacerlo algo más tarde para que su objetivo no sea únicamente competir, sino disfrutar de la experiencia y del equipo. Explica también que le gustan más las carreras en las que no se compite, sino que todos paran al mismo tiempo de nadar o de correr. Todos obtienen medalla pero no hay premios, aunque, según él mismo, los deportistas tampoco pueden esperar demasiado a competir realmente porque las otras escuelas están trabajando muy intensamente. Para Jesús, “en triatlón no hay que pensar en los resultados, sino en el camino que se recorre. Salga bien o no, si el camino lo has disfrutado, ha merecido la pena”.

Escuela de triatlón de La Roda practicando ciclismo. Fuente: EQ.T.R.

En Castilla-La Mancha, aunque solamente se compite en piscina, los niños tienen la oportunidad de nadar en ríos y lagos, pero la ausencia de mar hace que los deportistas más pequeños se asusten cuando se preparan para nadar en él las primeras veces. No obstante, también provoca que se entusiasmen con la idea de practicar su deporte favorito de una forma distinta. Para calmar esos miedos, los entrenadores les acompañan para practicar el día anterior a la competición. “Si tuviéramos mar lo haríamos, no es lo mismo nadar en mar que en piscina”, aclara Jesús. De hecho, asegura que él es mejor nadando en la costa porque tuvo la suerte de aprender a hacerlo rápidamente, pero que es muy normal agobiarse con las corrientes y las olas. Este ha sido el primer año que la escuela de triatlón de La Roda ha competido en el mar, en el campeonato de la Copa del Rey con un grupo de chicas y otro de chicos en categoría escolar, donde el apoyo incondicional del resto del equipo consiguió que los niños y niñas superasen los miedos y las inseguridades que les causaba nadar en mar abierto por primera vez.

Desde la escuela se procura que los deportistas se acostumbren a esforzarse desde pequeños porque “al final lo llevas a todo, a los estudios, a tu día a día. Te obliga a ordenarte mucho”. Intentan también inculcar el deporte como un factor positivo de la vida de los triatletas y fomentar la idea de un futuro saludable para todos ellos. Los niños de 12 y 13 años, que entrenan constantemente, según cuenta Jesús, son los más vulnerables a abandonar el deporte, pero practicarlo les ayuda a pensar en el tipo de vida que quieren tener en el futuro.  Marian en es la madre de Ana, una niña de 13 años que comenzó a practicar triatlón cuando tenía 7. Ella confirma que su hija está cada día más motivada a seguir trabajando este deporte, sobre todo la natación. Además, considera que el deporte es una de las mejores vías para que los niños, y sobre todo los adolescentes, fijen sus aspiraciones en entrenamientos y competiciones, “y no solo en las salidas con amigos”.

Escuela de triatlón de La Roda practicando natación. Fuente propia

Jesús  explica también que el concepto de equipo es lo que más estimula a los niños y que uno de los valores fundamentales que se aprenden entrenando es a confiar en los compañeros y a darse cuenta de que todos suman más que uno solo. Los viajes largos, las convivencias y, por supuesto, las competiciones, son los elementos que más ayudan a crear esta percepción de grupo y de equipo. El propio entrenador asegura que sin su equipo no habría llegado a conseguir los títulos que ha logrado hasta ahora. “A mí el triatlón me aporta una familia, y al final mi día a día va girando en torno a él”. Cada año es mayor el número de niños con los que cuenta esta escuela de triatlón, habiendo pasado de los 6 con los que comenzó a los 110 que forman parte del equipo en este momento. Además, la mayoría de los integrantes son chicas, a lo que Jesús manifiesta que “sería un orgullo que todas continuasen y poder sacar un equipo de cadete”.

Por otra parte, para incentivar la práctica de triatlón en la región, en el EQ.T.R. apuestan por el compromiso de los diferentes clubs para que sus deportistas participen en los campeonatos provinciales y autonómicos. “El año pasado en el provincial de Albacete había apuntados 80 niños y 45 eran de La Roda”. Jesús considera que el trabajo que se haga a partir de ahora debe ir enfocado a que cada club ponga su grano de arena, a “hacer un pequeño circuito en la región y que, compitiendo, se establezcan vínculos y se conozcan entre ellos”.  La Federación de Triatlón de Castilla-La Mancha anunciaba ya en 2015 que en los campeonatos regionales y provinciales en edad escolar estaba aumentando la participación tanto de clubs de triatlón como de alumnos que no practican este deporte, mejorando la difusión del triatlón entre los jóvenes de Castilla-La Mancha. Por su parte, la Federación Española de Triatlón (FETRI), presenta el Programa Nacional de Triatlón en Edad Escolar (PNTED), que pretende promocionar, desarrollar y ayudar al triatlón en estas edades para que el número de deportistas aumente y para que estos mejoren su formación.

Leave a Response