Según la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados, el Judo es un deporte de lucha de origen japonés que trata del estudio, aprendizaje y práctica de técnicas de proyección y control ante distintos rivales. ¿Es el Judo un deporte minoritario? Según un estudio realizado en 2016 por el Consejo Superior de Deportes, es el sexto deporte en número de licencias en España (104.932) por detrás del fútbol, baloncesto, caza, golf y montaña.

Luchador, inconformista, con afán de superación y trabajador. Así es como se define Jorge Galán, un joven judoca natural de Ciudad Real, optometrista de profesión, que a sus 33 años no concibe su vida sin el Judo. “He practicado otros deportes como el fútbol en manera ocasional, pero no me han transmitido las sensaciones que encuentro practicando judo, el ambiente que se vive en este deporte y lo valores que transmite es lo que hace que me llene tanto”.

Jorge, como cualquier otro niño, comenzó a practicar este deporte a los 4 años junto a su hermano mayor. “Mis padres nos apuntaron al gimnasio para hacer algo de deporte pero sobre todo para calmar toda la energía que teníamos. No recuerdo con exactitud esa etapa, pero recuerdo que era el más pequeño de la clase y correteaba entre los mayores durante los primeros meses”. Los primeros años sirven para desarrollar y mejorar las habilidades como la psicomotricidad y coordinación mediante juegos. “Con los años comienzas a conocer el judo, sus técnicas y aplicaciones y sus diferentes ramas como la competición, la cual fue la vía que más me enganchó, es decir, tener un objetivo, una meta por la cual entrenar”.

“El ambiente que se vive en este deporte y los valores que transmite es lo que hace que me llene tanto”

El japonés Tadahiro Nomura, el uzbeco Rishod Sobirov, el japonés Hiroaki Hiraoka y Naohisa Takato son algunas de las figuras que aparecen en la cabeza de Jorge Galán al hablar de un deporte como es el Judo. “El japonés Tadahiro Nomura era la referencia mundial durante mi infancia y actualmente, Nahoisa Takato, entre otros, son algunos de los judocas en los que me fijo para intentar evolucionar”.

El ciudadrealeño comenzó a competir con tan solo 6 años en categoría alevín. “Fue un campeonato local en Ciudad Real donde logre la medalla de oro”. A partir de ese momento, Jorge ha competido en todas las categorías. “He competido en todas las categorías. En la categoría cadete fui campeón de Castilla-La Mancha y accedí por primera vez a un campeonato de España. También he competido en categoría junior, senior y master, en esta última he conseguido los mejores resultados a nivel internacional”. Actualmente, compite en categoría senior y master (M-1 de 30 a 34 años) en -60kg, el peso más bajo en categoría masculina. “Es la categoría más apropiada para mí debido a mí morfología. Es un peso muy ligero en el que los judocas somos muy rápidos y explosivos con combates muy vistosos y espectaculares para el espectador”.

Tras 29 años practicando este deporte, Jorge afirma que el Judo ha sido y es una parte importante de su vida. “Respeto, humildad, esfuerzo, amistad, compañerismo, constancia, gratitud, son algunos de los valores que transmite este noble deporte, valores que he aplicado en mi vida diaria y me han ayudado a formar la persona que hoy soy tanto personal, profesional, como deportivamente. En otras palabras, me han enseñado a ser constante, a esforzarme cada día por lo que quiero. El día de que deje de sentir todas estas emociones y sensaciones, será el momento de finalizar mi etapa competitiva”.

“El día que deje de sentir todas estas emociones y sensaciones, será el momento de finalizar mi etapa competitiva”

En su larga trayectoria, Jorge Galán ya ha conseguido grandes triunfos. “He conseguido grandes resultados en categorías infantiles, cadetes y junior a nivel nacional, pero los mejores resultados han llegado en la categoría master”. En el año 2014, consiguió la clasificación nacional para poder participar en el Campeonato del Mundo de Judo de Veteranos donde quedó en quinta posición. “Era mi primer campeonato a nivel internacional en esa categoría, aunque nos quedamos a las puertas de la medalla el resultado fue muy positivo ya que nuestra intención era adaptarnos a la nueva categoría y conocer a los rivales”.

En 2015, asistió junto a su club al campeonato de Europa en Balatonfüred (Hungría), donde consiguieron la primera medalla internacional para el club. Cuatro meses después, Jorge Galán consiguió el subcampeonato mundial en Ámsterdam (Holanda). “A día de hoy, este es mi mejor resultado a nivel internacional junto con el Campeonato de Europa que conseguí el año pasado en Porëc (Croacia) subiendo a lo más alto del cajón”.

Final del Campeonato del Mundo de Ámsterdam en 2015. Foto cedida por: Jorge Galán.

Este año (2017), el ciudadrealeño se proclamó campeón de España de Veteranos en Salamanca, un campeonato que refuerza la moral del manchego para sus próximas competiciones. “Fue una inyección de moral para afrontar los siguientes campeonatos con confianza”. Además, Jorge Galán ha sido nombrado por las instituciones provinciales como mejor deportista en el área de Judo en los años 1999, 2014 y 2016.

El joven judoca durante el Campeonato de España en Salamanca. Foto cedida por: Jorge Galán.

Al hilo de sus mayores logros, el joven judoca confiesa que cualquier táctica es buena para ganar, aunque lo más espectacular y llamativo para el espectador es ganar con un ippon de pie o estrangulación. “Mi técnica favorita de judo pie es Seoi-nage, mientras que en judo suelo es una estrangulación, dos técnicas con las que he obtenido los mejores resultados”.

Jorge Galán pone en práctica la técnica de inmovilización durante un entrenamiento. Foto: Cristina López.

Pero, todo esto no hubiera sido posible sin su club Ortega Gym. “Un club pequeño del que han salido y salen grandes competidores, campeones regionales, medallistas en campeonatos de España y desde hace un año, campeones internacionales”. Para Jorge Galán es su segunda casa, pues pasa más horas con sus compañeros de entrenamiento que con su familia. “El judo es un deporte individual pero en el cual se necesita rodearte de buenos compañeros para que te ayuden a mejorar y avanzar. Sin ellos no hubiera llegado hasta aquí.”

No todo es color de rosa. Y es que, en su paso por los tatamis, para Jorge Galán, no todo han sido alegrías. Durante los 27 años que lleva practicando este deporte ha tenido pequeñas lesiones como golpes y torceduras, “nada importante que no pueda solucionar un poco de esparadrapo para continuar el entrenamiento”. Sin embargo, en 2015 empezaron las complicaciones. “En una copa de España sufrí una lesión de SLAP en un hombro. Tras varios diagnósticos y tratamientos, decidí pasar por el quirófano para solucionar el problema, lo que me mantuvo cinco meses fuera de los tatamis. Fue un momento difícil porque no me aseguraban que pudiera volver a competir al mismo nivel, pero un largo y duro periodo de rehabilitación han permitido que vuelva a competir a nivel internacional”.

A las lesiones se le suma las derrotas en la competición, algo que para el ciudadrealeño tampoco es fácil, “a veces es difícil de digerir, pero de las que siempre se pueden sacar cosas positivas”. Y es que, según Jorge, los judocas tienen un lema: “está permitido caerse, pero es obligatorio levantarse”.

“El judo es un deporte individual pero en el cual se necesita rodearte de buenos compañeros para que te ayuden a mejorar y avanzar. Sin ellos no hubiera llegado hasta aquí”

Además, Galán siempre ha tenido la suerte de contar con el apoyo de toda su familia y entorno. “Tengo la suerte de tener una familia fantástica y rodearme de amigos que me apoyan en todas las decisiones que tomo y saben que para llegar lejos es necesario esfuerzo y trabajo, así me lo han transmitido”. “Evidentemente también sufren por la incertidumbre de los viajes y desplazamientos, los malos días tras un mal resultado o por tener que bajar peso, los nervios durante un campeonato pegados a la pantalla del ordenador para ver los resultados…”, afirma Galán que aprovecha para darles las gracias, ya que hacen que sea más fácil y llevadero.

El ciudadrealeño reconoce seguir algún que otro ritual antes de cada competición. “Creo que casi todos los judocas tenemos alguno y por supuesto yo también, unos cuantos: siempre llevo unos calcetines antideslizantes con dibujos un tanto especiales para calentar y antes de salir al combate hago una serie de movimientos como ponerme de cuclillas y moverme de un lado a otro”. Al hilo de uno de sus rituales, el de los calcetines de dibujos especiales, Galán recuerda una anécdota. “Al terminar el campeonato en Madrid, se me acercó una señora cuando salía del pabellón para “reprocharme” entre risas que no había llevado los calcetines habituales, ya que en esa ocasión utilicé unos calcetines negros lisos. Me causó asombro y simpatía que gente del público se fijara en esos detalles”.

El ciudadrealeño antes de salir al tatami realiza uno de sus rituales: ponerse de cuclillas y moverse de un lado a otro. Foto: Cristina López.

¿Es tarea fácil compaginar trabajo y deporte? “Tengo un horario laboral de comercio de mañana y de tarde, por lo que las sesiones de entrenamiento las realizo antes y después de trabajar. El tramo de mediodía es el que aprovecho para descansar. Es la única manera para compaginarlo y aunque algunos días acabo muy cansado de toda la jornada, la pasión y lo realizado que me siento al llegar a casa hace olvidar todo”.

Mirada hacia al futuro

Seguir mejorando y superándose cada día es el reto del joven judoca. “Siempre hay muchas cosas y aspectos que mejorar, es decir, cuestiones tácticas como mejorar la ejecución ya que los rivales me tienen estudiado y hay que sorprenderles”.

“Mi techo es ser campeón del mundo, aunque es algo que no me obsesiona”

El ciudadrealeño se prepara para la primera copa de España puntuable del circuito nacional en Madrid a finales del mes de Noviembre. “Acabo de aterrizar del campeonato del mundo de 2017 en Olbia (Cerdeña) donde el resultado no ha sido el esperado y tras unos días de descanso ya estamos preparando la primera copa de España puntuable con entrenamientos de judo técnico, táctico y combate, y preparación física. Con un claro objetivo: intentar subir a lo más alto del cajón. Después el campeonato de España en Mayo donde intentaremos revalidar el título de campeón. Pero, mi objetivo principal es el Campeonato de Europa de 2018 en Glasgow en el mes de Junio y posteriormente, el mundial”, confiesa el joven ciudadrealeño.

“Mi techo es ser campeón del mundo, aunque es algo que no me obsesiona. Por encima de eso quiero que me respeten las lesiones para poder seguir disfrutando de este maravilloso deporte durante muchos años”.

¿Se puede vivir de un deporte como el judo?

“Es un deporte poco mediático pero que practica mucha gente, son muy pocas personas las que viven del judo exclusivamente. Generalmente, las personas que viven de este deporte son ex competidores que han montado sus escuelas y que gracias a su trabajo y renombre han conseguido un gran número de judocas para formarlos y entrenarlos. Pero, durante la etapa de competidor, el deportista subsiste con una serie de becas del Estado, algo que muy difícil de conseguir ya que si no consigues buenos resultados, no puedes obtenerlas. Por tanto, es muy importante que los judocas se formen académicamente al mismo tiempo que deportivamente para tener una salida el día de mañana”.

Por último, Jorge anima los más pequeños a practicar este deporte por sus valores formativos y por proporcionar y desarrollar una educación física integral: “Me ha aportado valores que he podido aplicar en mi vida a parte de desarrollar cualidades físicas, mantenerme en forma, conocer mucha gente y por supuesto, divertirme”.

The following two tabs change content below.
Cristina Lopez

Cristina Lopez

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Leave a Response