El tiro con arco es un deporte peculiar. Posiblemente tiene su origen en las épocas más primitivas del ser humano, ya que se remonta al paleolítico. Las antiguas pinturas rupestres, como las de la Cueva de la Saltadora en Castellón o en la Cueva de los caballos de Valtorta, en Valencia,  ya incluían como elemento común, el arco. Las flechas y los arcos han sido herramientas trascendentales  para la supervivencia humana. A través de ellos, el hombre conseguía comida y era un instrumento con el que poder defenderse ante cualquier peligro. Aunque en épocas posteriores, el arco y las flechas  se acabaron convirtiendo en las principales armas para la guerra. El arco era el único sistema dominante para el lanzamiento de proyectiles.

Los primeros en utilizarlo fueron los egipcios. Además en la época de los primeros faraones se practicaba el tiro con arco para defenderse de los persas y para cazar. Su uso se popularizó y existen referencias en el Antiguo Testamento, que destacan a los hebreos, como unos especialistas en la utilización del arco. Sin embargo el tiro con arco, no alcanzaría la consideración de  disciplina deportiva hasta que en el siglo XVI, el rey Enrique VII, lo declarase con arco como deporte oficial en Inglaterra.

Hasta llegar a ser una disciplina olímpica

En 1900 fue la primera vez que se incluyó el tiro con arco en unos  Juegos Olímpicos.  Sin embargo, en esa época, todavía no existía ninguna federación internacional que regulara este deporte y esto provocaba que cada país tuviese unas reglas diferentes. Todo esto, reflejó la imposibilidad para que se pudieran realizar campeonatos a nivel mundial, y por ello, finalmente no se incluyó como deporte en las Olimpiadas de 1900. En 1931, siete países (Francia, Holanda, Polonia, Italia, Republica Checa y Reino Unido) fundaron la FITA (Federación internacional de Tiro con Arco) y se solicitó al Comité Olímpico Internacional  que se reconociera otra vez a esta disciplina como deporte olímpico. Finalmente habría que esperar hasta las Olimpiadas de Múnich en 1972 para ver el tiro con arco convertido en disciplina olímpica.

Actualmente, el tiro con arco cuenta con diferentes tipos de modalidades a aparte del tiro olímpico. Hay que tener  en cuenta que a lo largo de los años, se han ido desarrollando nuevos tipos de arco.

Arco tradicional desmontado, con las palas de aluminio y el cuerpo de Carbono

Gracias a nuevos materiales más resistentes y fuertes como el carbono o el aluminio y las nuevas técnicas que se utilizan para mejorar la potencia del tiro ( poleas, gomas, kliker) esta disciplina, a día de hoy se ha convertido en uno de los deportes más técnicos y complejos.

El Club ArcoCuenca, máximo representante del tiro con arco en Cuenca

En 2007, dos apasionados del tiro con arco, Vicente López y Juan Carlos di Giacomo, se enteraron a través de amigos y por internet que existía un club de tiro con arco en Tarancón. Ambos se animaron a seguir este deporte y decidieron desplazarse a Tarancón para realizar unos cursos de iniciación. Todos los días iban al pueblo para practicar el tiro con arco. Pasado un año desde que empezaron a hacer los cursos de iniciación, ambos decidieron hacerse monitores de la federación Española, lo que se denomina coloquialmente como “monitores Refeta”. Los dos hicieron  el curso de monitores en Granada y a partir de ahí, comenzaron a hacer todos los esfuerzos posibles para tener un club de tiro con arco en Cuenca capital. Finalmente, después de diferentes reuniones entre concejales y el ayuntamiento, descubrieron un recinto, que estaba sin dueño y gracias al entonces alcalde de la ciudad, Javier  Pulido y al concejal de deportes, se les cedió las instalaciones y se creó el club.

Actualmente el Club ArcoCuenca cuenta con 46 licencias, es decir, 46 arqueros, que practican el tiro con arco de precisión, que es la disciplina que se imparte en el club. Además, cuenta con diferentes categorías; ardilla, benjamín, alevín, infantil, cadete, junior, veterano y todas ellas, vienen definidas por la edad de cada uno. Cabe destacar  que conforme va aumentando la edad, se va aumentando la distancia y se va reduciendo el círculo de impacto.“Es increíble la transformación que ha tenido el club en los últimos diez años,  cuando Juan Carlos y yo comenzamos con esto, no pensábamos que ibamos a llegar tan lejos “asegura Vicente López, actual presidente del club y uno de los fundadores.

Psicología, la pieza clave para conseguir el éxito

El tiro con arco cuenta con múltiples modalidades según el tipo de arco que se utilice. En todas las modalidades, el objetivo es simple, tratar de darle al centro de la diana. Cada arco es diferente según de la modalidad que se practique. Existen diferentes tipos de arcos: el arco recurvo tradicional, más pequeño, sin elementos de precisión y realizado con multitud de materiales, el arco recurvo olímpico, que llevan elementos de precisión y están fabricados con metales y fibras, el arco longbow, más tradicional y más largo, sin palas y tiene que formar una D perfecta que se suele denominar longbow y por último, el arco compuesto, que destaca por tener en los extremos de las palas, unas poleas por las que pasa las cuerdas del arco.” La gente suele pensar que solo teniendo  un arco profesional ya va a hacer lo mismo que un profesional, y se equivocan”, asegura Vicente.

Tanto a niveles profesionales como a niveles más amateur, la gestión de la cabeza y el control de los nervios suelen ser los principales factores que pueden determinar el éxito. “Es un deporte muy técnico, aparte de físico, pero un factor primordial es el aspecto psicológico” afirma Paolo Ocaña, secretario y el monitor de los cursos de iniciación del club.

Diferentes arqueros cargando el arco antes del tiro

Paolo también considera que la musculatura del arquero no influye en ningún momento en el tiro de la flecha. “La constitución física de un arquero no influye en ningún caso para el tiro de la flecha. De hecho, personas que estén muy definidas, es lo que más puede molestar el tiro”. Por eso en los cursos de iniciación que el club realiza todos los años, además de desarrollar la técnica y la musculatura necesaria para realizar en cada gesto, siempre se enseña controlar los nervios y saber gestionar la cabeza en situaciones complicadas.

La seguridad, uno de los aspectos más importante de este deporte

La mayoría de personas aficionadas a los deportes, pensarán que en los coches de fórmula 1 o en las motos, son los únicos que tienen más medidas de seguridad, pero lo cierto es que otras disciplinas como el tiro con arco, pueden precisar más seguridad de la que imaginamos. Lo primero que se tiene que tener en cuenta que es un deporte que está regulado por la ICAE (Cuerpo de intervención central de armas y explosivos de la Guardia Civil), porque el arco está estipulado como arma. “Cuando tenemos alguna competición nacional y viajamos en avión, las flechas y el arco tienen que ir en el salvaguardas del avión. Y en el AVE, se obliga siempre viajar con el vástago de las flechas y la punta por separado”, asegura Paolo.

Además desde el club existe un gran empeño por enseñar y establecer los comportamientos adecuados para evitar que se produzcan el menor número der riesgos. Como señala Paola,  “Lo que siempre tratamos de enseñar en los cursos de iniciación, es la seguridad. Aquí hay cosas que no se pueden y ni permitimos hacer, por ejemplo, a nadie se le ocurre abrir un arco delante de un arquero, pero incluso sin flecha, eso está completamente prohibido. Cualquier niño o adulto que abra un arco delante de alguien, incluso sin flecha, está automáticamente expulsado de la escuela”.

Por otra parte, el propio club, a la hora de solicitar un campo de tiro para celebrar una competición, realiza siempre con un año de antelación, un dossier de seguridad que se entrega a la guardia civil para que se les homologue el lugar y se les conceda el permiso. Una vez entregado dicho informe, se compara con el manual de seguridad que tiene la federación española de tiro con arco que homologa ese informe. Después de todo eso, se debe montar el campo una semana antes de la propia competición. Todo debe desarrollarse exactamente igual a como está reflejado en el dossier de seguridad. En el momento en el que haya algún elemento que no coincida con el dossier, la propia guardia civil puede detener la competición.

La complejidad y la monotonía, ingredientes agridulces para gente

Para Vicente López, el tiro con arco tiene menor reconocimiento del que debería tener en realidad. Para Paolo, la monotonía, el alto nivel técnico que exige y  la dificultad de obtener resultados rápidamente son los principales factores para que no sea un deporte demasiado atractivo. “Conseguir clavar una flecha en el centro de la diana es un trabajo difícil que requiere esfuerzo y muchas horas para lograrlo”, darle a la diana o acertar al centro no se consigue con facilidad y quizás eso es lo que hace que no llame tanto la atención como pueden hacerlo otros deportes.

Actualmente el club tiene unas 46 licencias, pero no todas tienen acceso de manera individual a las instalaciones del club. Solo pueden acceder aquellos arqueros que la junta directiva garantiza que esa persona es apta para tener un arco. Para esto el arquero tiene que llevar en el club más de un año y demostrar que conoce las pautas de seguridad que se deben cumplir para que no haya riesgos. Además, las licencias no son emitidas a la federación sin que se haya pasado antes por el curso de iniciación. El curso tiene un precio de 80 euros y no tiene límite de tiempo en el que se debe superar el curso.

En este deporte la seguridad prima por encima de todo, pero a pesar de todos estos temas, ánimo a que la gente se apunte y pruebe porque es un deporte que cuando lo aprendes te engancha y no puedes parar de practicarlo, afirma Paolo, el cual también resalta la gran cantidad de amistades que se pueden hacer a través de la práctica del tiro con arco. “Aquí todos nos apoyamos y pasamos tanto tiempo juntos que parecemos una familia”.

Leave a Response