La paleontología es ya una de las señas de identidad de la provincia de Cuenca. El Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha, la ruta de los dinosaurios y los diferentes yacimientos, entre otros, constituyen todo un atractivo científico, cultural y turístico que añade valor a la ciudad y a la región. Pepito `Concavenator´ se ha convertido, de hecho, en uno de los dinosaurios más conocidos de la Península Ibérica. Fue descubierto en el yacimiento de Las Hoyas, en la localidad conquense La Cierva, y desde entonces, gracias a su peculiar joroba y a  la conservación de casi todos sus huesos, se ha convertido en un símbolo más de la zona. Lo Hueco, por su parte, constituye uno de los yacimientos más destacados de la Península Ibérica y de Europa en cuanto a la época del Cretácico Superior.

Este año se cumplen diez años de su descubrimiento, uno de los yacimientos paleontológicos más importantes de la provincia que se formó hace alrededor de 75 millones de años en las proximidades de Fuentes. Los primeros huesos aparecieron durante las obras de excavación de las vías del tren de alta velocidad Madrid-Valencia. Los técnicos comenzaron a trabajar con maquinaria pesada y a mover grandes cantidades de tierra cuando sacaron grandes huesos que correspondían a saurópodos de tipo titanosaurio, una especie muy común en el Cretácico Superior.

Lo Hueco

El profesor de la UNED y codirector de la excavación del yacimiento, Fernando Escaso, cuenta que el responsable de control arqueológico de ese tramo se personó en el Museo de las Ciencias, donde él trabajaba como responsable de conservación de la colección de Las Hoyas, con una serie de huesos que se habían localizado. Ese mismo día varios paleontólogos se dirigieron al lugar de los hechos y se encontraron con “una especie de solar inmenso en el que afloraban infinidad de restos óseo de todos los tamaños”. A partir de este momento comenzaron las excavaciones en las que llegaron a participar hasta 80 profesionales.

El trabajo comenzó, según el codirector del yacimiento de Lo Hueco y paleontólogo de la UNED, Francisco Ortega, sin ningún tipo de control paleontológico, y es que nadie se esperaba un hallazgo de esta magnitud en cuanto al número de fósiles y a la edad de los mismos. “Una de las primeras cosas que hicimos fue ver en qué mas sitios se repetían estas condiciones alrededor para intentar minimizar los problemas que esto iba a causar a la obra del AVE”. Sin embargo, no consiguieron encontrar réplicas del yacimiento en ninguno de los cerros cercanos a Lo Hueco, que sí eran semejantes geológicamente.

Réplicas de huesos extraídos de Lo Hueco

De los seis meses de trabajo (junio-diciembre de 2007) salieron del campo 10.000 registros de piezas de dinosaurios, cocodrilos, tortugas y otras especies, aunque según la conservadora, restauradora y codirectora del yacimiento de Lo Hueco, Fátima Marcos, “siempre hemos movido la cifra de unos 14.000”. Asegura que nunca se sabrá la cifra exacta de piezas que salieron del yacimiento porque “tenemos bloques completos que están llenos cada no de una parte de un dinosaurio, y dentro puedes encontrar 20 registros más”. Todos estos restos se trasladaron en cajas de cartón a una nave del Polígono Industrial Sepes de Cuenca, donde continúan depositados mientras esperan a ser restaurados. Finalmente, los fósiles se trasladan al Museo de Paleontología de Cuenca para ser expuestos o almacenados en la colección.

Uno de los factores que más sorprendió a los paleontólogos durante la excavación fue la gran suma de elementos fósiles que iban apareciendo. De hecho, el paleontólogo de la Universidad Autónoma de Madrid y codirector en la exploración de Lo Hueco, José Luis Sanz, sostiene que no hay ningún yacimiento en la Península Ibérica que pueda compararse con este en términos de cantidad. Asimismo, declara que también les sorprendió que apareciesen esqueletos parcialmente articulados, algo extraño en yacimientos como este y que es supone una garantía para los paleontólogos “de que sabes cuál es la relación entre piezas y qué pieza pertenece a una especie determinada”.

Francisco Ortega entiende que el hallazgo de estos fósiles fue totalmente casual y que encontrar más yacimientos del Cretácico Superior con la misma densidad de fósiles y en la misma provincia que Lo Hueco puede ser complicado. Sin embargo, sí se conocen otros yacimientos de la misma edad que, aunque  no son tan ricos, ayudan a explicar la historia de los dinosaurios en Cuenca y, como consecuencia, en toda la península.

Taller de Restauración Paleontológica

Este taller es el lugar donde se restauran todos los huesos extraídos de la excavación del yacimiento Lo Hueco en 2007. Durante todos los martes de  septiembre y octubre de este 2017, tuvieron lugar las cuartas jornadas de puertas abiertas como una vía para dar a conocer el trabajo que se realiza en el mismo, así como para informar al público sobre todo lo extraído en el yacimiento.

El proyecto de los talleres de empleo de restauración paleontológica surge como respuesta a la necesidad de personal que ayude a preparar estos fósiles. Consiste en la acogida de ocho alumnos durante seis meses en los que aprenden a restaurar, específicamente, huesos de dinosaurios y del resto de especies halladas en Lo Hueco. Estos estudiantes provienen de carreras como Bellas Artes, Biología o Geología y están supervisados por el grupo de biología evolutiva de la UNED. El director del taller, Iván Narváez, insiste en la importancia del mismo a nivel divulgativo con la finalidad de poner en valor el patrimonio paleontológico de Cuenca.

Explicación en el Taller de Restauración Paleontológica

El taller está financiado en gran parte por el Fondo Social Europeo, que permite la formación de los alumnos, así como por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Organizado por la Fundación UNED, el taller solo ha conseguido restaurar el 5% de todo el material que se extrajo del yacimiento y, según el director, “restaurar el 100% es complicado si contamos solo con alumnos que están aquí durante 6 meses”.

Finalmente, considera que Cuenca “tiene la suerte de poseer dos de los yacimientos paleontológicos más importantes a nivel mundial si hablamos del Cretácico” y asegura que el estudio de los huesos de dinosaurio de Lo Hueco ha permitido hacer una revaluación de todo el material que se conocía en el Cretácico Superior de Europa”.

 

Ruta de los dinosaurios
La ruta de los dinosaurios permite conocer un poco más del pasado de la provincia de Cuenca. Cuenta con una visita al Museo Paleontológico, paneles que contienen información sobre geología, esculturas de dinosaurios y centros expositivos. De entre estos últimos destaca el de Fuentes, que explica la vida de las diferentes especies encontradas en el yacimiento de Lo Hueco. Esta ruta pretende crear una experiencia de campo de las condiciones en las que se encuentran los restos de dinosaurio. Además, “permite entender la historia geológica del planeta entre los dinosaurios de unos lugares y los de otro”, según explica Francisco Ortega. Todos estos descubrimientos paleontológicos han aportado tanto a la ciudad de Cuenca como a la provincia, un plus científico y cultural que ha logrado dar aún más notoriedad a la zona. José Luis Sanz considera que Cuenca es única por múltiples factores, como la concentración de artistas en los años 70, los paisajes, la proximidad con Madrid y lo relativo al Museo Nacional de Arte Abstracto, entre otros. Sin embargo, sí opina que la paleontología “si cabe, le ha dado a Cuenca una dimensión todavía más internacional. Yacimientos como Las Hoyas o Lo Hueco no son tan frecuentes en el mundo, sobre todo en la misma provincia, a pocos km y de diferentes edades”.

Todos estos descubrimientos paleontológicos han aportado tanto a la ciudad de Cuenca como a la provincia, un plus científico y cultural que ha logrado dar aún más  notoriedad a la zona. José Luis Sanz considera que Cuenca es única por múltiples factores, como la concentración de artistas en los años 70, los paisajes, la proximidad con Madrid y lo relativo al Museo Nacional de Arte Abstracto, entre otros. Sin embargo, sí opina que la paleontología “si cabe, le ha dado a Cuenca una dimensión todavía más internacional. Yacimientos como Las Hoyas o Lo Hueco no son tan frecuentes en el mundo, sobre todo en la misma provincia, a pocos km y de diferentes edades”.

 

Leave a Response