La historia del fracking viene de largo. La primera vez que se hizo una fractura hidráulica de este tipo tuvo lugar en los años cuarenta en Reino Unido para explotar hidrocarburos convencionales. Un tiempo más tarde se empezó a utilizar de manera más comercial. Desde entonces se han realizado más de dos millones y medio en todo el mundo. De esta forma, lo ha sufrido Castilla–La Mancha, más exactamente los términos municipales de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara que han tenido una gran batalla para frenar esta práctica.

Entre los años 2012 y 2013 se autorizaron proyectos de explotación de gas natural no convencional (fracking) en áreas de las comarcas del Campo de Montiel, que comprende territorios como: Munera, Lezuza, El Bonillo, Viveros, Ossa de Montiel, Villarrobledo y El Ballestero. En la provincia de Ciudad Real al término municipal de Alhambra. En Guadalajara afecta a 24 municipios de la provincia. Una práctica que supone la extracción del gas de esquisto que se encuentra entre las rocas a miles de metros de profundidad. Por lo que, se inyecta agua a presión de un acuífero junto con arena y más de 400 productos químicos. Cuando impacta contra la roca, la rompe y libera el gas que sale a la superficie. “Una técnica abusiva que contamina y daña el medio ambiente” dice Aurora Pérez, activista del movimiento Anti-Fracking.

Esta técnica es una agresión contra el medio ambiente, ya que todo lo que se inyecta en el subsuelo no es agua.  Es una composición que contiene entre un 95% y un 98% de agua, sobre un 5% de arena de sostenimiento y casi un 1% de productos gravemente perjudiciales para el medio ambiente y además altamente lesivos para la salud. El fracking es una práctica que acaba con el paisaje e incrementa la magnitud de terremotos. La activista Aurora señala,“el problema es que no extraen toda el agua que inyectan, por lo que mucha de esa agua contaminada se filtra en los acuíferos, sale al exterior y contamina el agua de los ríos”. Por lo tanto, sería un “daño irreparable para nuestro medio ambiente, para nuestra salud y también para nuestra economía que es absolutamente incompatible con este tipo de práctica” indica Pedro Antonio Ruiz Santos, Delegado de la Junta en la provincia de Albacete.

Castilla–La Mancha rica en sus suelos no permite el fracking

En este sentido, en la provincia de Albacete, pionera de la iniciativa de acabar con esta práctica, nacieron campañas de denuncia articuladas por la Plataforma contra el fracking del Campo de Montiel. En los municipios de esta comarca afectaba al Parque Natural de Las Lagunas de Ruidera, un espacio protegido y uno de los grandes humedales de gran importancia en la península. Un paraje de gran belleza con singularidades paisajísticas y geológicas.

Laguna de Ruidera, zona en la que en su alrededor se realizó una perforación subterránea  (Fotografía: Elena Martínez)

Una plataforma que desde el primer momento quiso “informar y movilizar a la gente con una serie de actuaciones, actividades y manifestaciones para que se diera a conocer y que los políticos pensaran en el rechazo unánime que tenía esta técnica” señala Antonio Sánchez, portavoz del movimiento Anti – Fracking en el Campo de Montiel. A esta se unieron Ecologistas en Acción de Ciudad Real y también las plataformas creadas en Guadalajara. El Delegado resalta que, “en Castilla–La Mancha nunca sería rentable por mucho valor que tuviera el gas que se extrajera, porque nuestra economía está basada en la industria agro-alimentaria”. Una región rica en sus suelos no podía permitir que está práctica se realizara. Después de tres años en una constante pelea de manifestaciones, creación de plataformas, reivindicaciones contra el gobierno autonómico y estatal se ha obtenido la recompensa deseada. Por lo que, “hay que tener conciencia de creer en el medio ambiente” indica María José Vázquez Flores, Diputada de Medio Ambiente en Albacete.

Por el contrario, hay que destacar que también hay quienes defienden esta técnica. Un lobby a favor de esta práctica es, Shale Gas España. Una plataforma que muestra el potencial que supone para España el desarrollo de la fractura hidráulica. Entre las competencias de esta empresa se encuentra la oportunidad de estimular el crecimiento económico con la comercialización de esta fuente de energía así como la generación de empleo. En este caso, se trata de producir pequeñas fracturas en la roca, de esta forma aumenta y se favorece la interconexión. El gas que se extrae desde este punto de vista saldría hacia el pozo y de ahí a la superficie, sin afectar al medio ambiente. Por consiguiente, hay que tener en cuenta que todo sale por una perforación a miles de metros de profundidad de un acuífero.

Aprobado el Proyecto Ley contra la fractura hidráulica

Las Cortes de Castilla-La Mancha han luchado porque, “la fractura hidráulica no sea una realidad en la región” afirma Pedro Antonio. El pasado mes de marzo se aprobaba el Proyecto Ley en el que se adoptaban medidas adicionales de protección del medio ambiente para la explotación, la salud pública, investigación o explotación de hidrocarburos utilizando la técnica del Fracking, con los votos a favor de PSOE y Podemos, y la abstención del PP. También, “se abandonan los proyectos de investigación”, así como la exploración y la explotación de hidrocarburos obtenidos a través de esta técnica. “Lo que se hace es que las premisas que se incorporan en esta ley son tan exigentes que prácticamente ha sido imposible que se pueda hacer efecto los proyectos que hasta ahora los gobiernos del partido popular tanto a nivel estatal como a nivel autonómico anterior, Rajoy y Cospedal, habían aprobado. Va a ser prácticamente imposible que puedan cumplir esas premisas. Han sido exigencias tanto técnicas como legales que lo que vienen a proteger es nuestro medio natural, nuestro medio ambiente, nuestra agua” señala el Delegado provincial.

Por lo tanto, Castilla–La Mancha se convierte en otra comunidad autónoma que regula la fractura hidráulica. Así mismo, Cantabria fue la primera en legislar el uso de esta técnica y le seguiría La Rioja. Según la Diputada,“Una ley que tendría que ser a nivel nacional, para delimitar esta práctica”. A pesar de que estas regiones fueron reguladas en un momento dado, el Tribunal Constitucional apenas un año después de su aprobación las declaró inconstitucionales. En aquel entonces se perdió una batalla pero no la guerra. Actualmente, el gobierno regional sigue luchando por conseguir que las medidas y las normas sean efectivas en estas comunidades desde los órganos superiores como es el Gobierno de España.

La región gana la batalla

La medida que el gobierno de la región ha desarrollado, después de tres años de lucha y desafíos contra esta técnica con la fuerza de los ciudadanos afectados, junto a todos los ayuntamientos y diputaciones de las zonas expuestas para este tipo de práctica, obtiene un resultado positivo. Ahora la Junta de Comunidades, “a pesar de todas las voces en contra que había, dio permisos para explorar las zonas” dice el portavoz del movimiento Anti – Fracking; la institución con capacidad de legislar en la región, por fin ha actuado. Para ello, han tenido que vivir y haber por medio unas elecciones autonómicas y un cambio de gobierno para que esta técnica se frene. En este caso, los políticos están para escuchar a sus vecinos a los que representan y apoyarlos en los momentos más difíciles como, es que contaminen tu alrededor, lo que es tu vida y de lo que uno vive, lo cual, el tiempo que se ha estado luchando y manifestándose por una posición contraria al fracking ha conseguido su fruto. “Los políticos estamos para defender lo que tenemos, para defender nuestro medio ambiente, para defender a las personas, para defender nuestros entornos naturales“ señala la Diputada.

María José Vázquez, Diputada de Medio Ambiente en Albacete involucrada con la causa (Fotografía: Elena Martínez)

En definitiva, un compromiso que sigue vivo en cuanto a la labor de difusión y protesta por parte de las plataformas. Un lema que cruza fronteras “Fracking no, ni aquí ni en ningún sitio”. Hoy en día, aún quedan proyectos cerca de la región y en general en toda España que siguen activos, por lo que se apoyará la lucha siempre vigilante a lo que suceda. Con esta Ley en Castilla–La Mancha se ha ganado una batalla muy importante.

The following two tabs change content below.

Elena Martinez

Estudiante de Periodismo, en la UCLM en la Facultad de Periodismo de Cuenca
Elena Martinez

Elena Martinez

Estudiante de Periodismo, en la UCLM en la Facultad de Periodismo de Cuenca

Leave a Response