El Club de Waterpolo de Albacete nace tras las olimpiadas de Atlanta del 96, donde España consiguió el oro en esta disciplina. Un grupo de nadadores de la ciudad se unieron y formaron un equipo y de esta forma hizo renacer a un antiguo club que había en la provincia con jóvenes de varias edades. En el año 2010 se cambia la entidad, “un club que comenzó con 5 chavales, y ahora estamos, contando con todos, casi unos 100 deportistas más o menos” indica Jesús López, miembro de la Junta Directiva, seleccionador de Castilla–La Mancha, jugador del equipo absoluto y entrenador del Club Waterpolo de Albacete. Este fue el momento, donde el actual Delegado del Club, Julián Garde, vio a adolescentes con iniciativa, y quiso encaminar un nuevo club para formar una cantera. Este no solo sería un equipo de Waterpolo masculino, sino un club en el que puedan entrar niños y niñas de todas las edades. 

Un club que se consolida cada año, ya que cuentan con niños desde los 5 años. Desde las categorías pre benjamín, benjamines y alevines que están en la cantera de los cuales ya algunos comienzan a competir al igual que infantiles, cadetes, juveniles y el equipo absoluto que compite a nivel regional y nacional. También el año pasado el club contaba con un equipo femenino, que esta temporada se ha disuelto, ya que las chicas se han centrado en los estudios. Esta asociación privada sin ánimo de lucro desde 2012 ha fomentado, divulgado y desarrollado actividades deportivas según Jesús “creando escuelas de verano de forma más lúdica para que los niños aprendan este deporte”, basado en la natación y sobre todo en el waterpolo.

Benjamines y alevines acabando el entrenamiento con un partido, (Fotografía: Elena Martínez)

Se trata de una actividad muy completa donde se ejercita todo el cuerpo, un deporte de equipo que ayuda a transmitir entre los más pequeños valores como el esfuerzo, la lucha y el compañerismo. Por lo que, a su vez desarrollan capacidades físicas como: resistencia, velocidad, equilibrio, fuerza y coordinación. Esta iniciativa tiene como finalidad especifica la directa participación de los integrantes en manifestaciones y actividades deportivas. “Si no eligen este deporte es por el desconocimiento, porque la gente no sabe que hay waterpolo y mucho menos en Albacete. En verano cuando los chavales prueban en las escuelas de verano y ven que están en la piscina y se lo pasan bien, se les deja una pelota y empiezan a jugar les gusta, pues luego cuando vienen aquí, de todos los que prueban raro es el que no sigue” añade Jesús. Este verano han estado sobre 30 niños probando este deporte de los cuales 25 se han quedado a comenzar una nueva trayectoria en su vida.

El Club de Waterpolo de Albacete progresa en una comunidad pequeña

Los más pequeños que empezaron por el año 2010, ahora ya están compitiendo casi con los grandes, en el equipo del absoluto. Según indica el seleccionador, “Tenemos ya como 12 años de generación, y esperemos que siga así”. Esta escuela deportiva empieza a competir con la categoría infantil con niños de 12 y 13 años, el pasado año este rango ganó todos los partidos del campeonato de Castilla–La Mancha y pasaron a competir al nacional. Por lo tanto, “van cogiendo un nivel que nosotros en su día no teníamos, en 5 o 6 años podremos estar luchando por un puesto en categoría nacional, de momento vamos en buen camino y eso sí, que los chavales sigan respondiendo”. Un club con progreso, que anima a sus jóvenes para llegar a competir en la selección nacional, ya que se hace un campeonato solamente por selecciones y de esta escuela fueron a competir 8 niños. Un campeonato que resultó positivo para ellos y para el club, en la que quedaron en el décimo puesto de dieciséis selecciones que hay a nivel de España. En este caso, las comunidades más pequeñas, en cuanto a campeonatos como señala Jesús, “dependemos de que salga una camada buena de chavales”.

Un deporte de superación y de trabajo en equipo

Por consiguiente, todo conlleva un buen entrenamiento para que los niños progresen adecuadamente. La natación y el waterpolo van de la mano. La preparación comienza con un calentamiento de natación, después se va introduciendo ejercicios de juegos con pelota, “para que los niños desarrollen habilidades con el balón” indica Víctor Martínez, entrenador en el Club de Waterpolo de Albacete de las categorías pre benjamín, benjamín y alevín, niños de 5 a 14 años. Normalmente los entrenamientos acaban con partidos o con ejercicios de tiro. “Un deporte que requiere disciplina porque es un deporte de contacto, y no se pueden enfrentar a nadie por el contacto que hay” señala el entrenador. Las reglas de waterpolo requieren una seriedad y que si recibes un golpe se tiene que aguantar y no enfrentarte a tu adversario y “poner la otra mejilla”.

El entrenamiento finaliza con el grito de guerra entre los niños y los entrenadores, (Fotografía: Elena Martínez)

Una tarea difícil es la del entrenador, ya que enseñan a los más pequeños a apaciguar el temperamento y a saber aguantar en los momentos de más presión. El ganar y el perder cuando se trata de niños es complicado, “todos quieren ganar, todos quieren marcar el último gol, pero forma parte de la disciplina, enseñarles que ni siempre se gana ni siempre se puede meter gol”. En definitiva, en los entrenamientos se incentiva la formación, se les enseña a superarse, a trabajar en equipo con disciplina y sacrificio y a comportarse equilibradamente. Los niños ven a sus entrenadores como modelos a seguir porque, son también jugadores, al igual que ven al equipo absoluto como referentes en este deporte.

 

Víctor Martínez: “Los equipos se componen de 13 jugadores y se intenta, en la medida de los posible, que jueguen todos. Sobre todo, en el equipo absoluto y en categorías como los juveniles y un poquito más mayores, sí que se hace una selección de los jugadores a la hora de convocarlos para los partidos”.

 

La cantera de Waterpolo de Albacete crece y se mantiene activa

En Castilla–La Mancha no hay tanta tradición como en otras comunidades, por lo que un Club pequeño como es el de Albacete no puede hacer equipo todos los años para la selección. En este sentido, el Instituto Municipal de Deportes de Albacete (IMD), facilita las instalaciones y el horario de piscina para poder practicar este ejercicio, ya que sin esto no se podrían llevar a cabo los entrenamientos. Por el contrario, cuando el club necesita entrenar para campeonatos, sobre todo el equipo absoluto, se adquiere otra piscina de la cual se encarga el Club de Waterpolo de costearla. Hoy en día, jóvenes con 16 años hacen uso de esta instalación, ya que se les está introduciendo poco a poco en el equipo del absoluto. Este próximo año, dice Jesús López, “serán dos equipos los que competirán en Valencia, uno de ellos compuesto por chicos que empezaron en la escuela y otro será el de los absolutos en el que estamos de 10 a 12 adultos más otros 5 niños de la cantera, que valen”.  Es el caso de Ignacio Montserrat, que comenzó por iniciativa propia en este deporte y ya lleva formando parte de este club seis años. según indica “con constancia y trabajo duro”, se llega a jugar en el equipo absoluto. Un joven que comenzó con nervios y que eso nervios ahora se han convertido en ganas y superación.

The following two tabs change content below.

Elena Martinez

Estudiante de Periodismo, en la UCLM en la Facultad de Periodismo de Cuenca
Elena Martinez

Elena Martinez

Estudiante de Periodismo, en la UCLM en la Facultad de Periodismo de Cuenca

Leave a Response