La ciudad conquense cuenta con un total de 4 escuelas de danza. Algunas similares y otras distintas como es el caso de la escuela de danza oriental Selkis Nuit, donde su directora Beatriz López imparte clases de formación personal, talleres especializados, bollywood, masterclass y todo tipo de información sobre la danza oriental.

Beatriz empezó a bailar flamenco y danza clásica con 3 años, 11 años más tarde decidió especializarse en otras disciplinas. En Cuenca había muy pocas clases de las disciplinas que le interesaba, así que decidió buscar fuera y especializarse de manera profesional en varias academias realizando diversos cursos, además de acudir a diversos festivales. Actualmente sigue formándose en distintos eventos como las competiciones. Lleva 7 años dando clases en Cuenca, diferenciándose de otras academias de la ciudad encantada por su especialización en una disciplina muy poco conocida. Su principal objetivo es impartir su especialidad con el respeto que se merece. En Selkis Nuit los niveles son bastante mixtos, encontrándose desde un nivel más básico hasta un nivel más avanzado llegando incluso a entrar en su propia compañía, pero desde un principio va controlando el nivel del alumnado. Desde su escuela, se hace al menos dos festivales al año, para mostrarle a los conquenses su trabajo y el arte de la danza oriental. Beatriz considera que la mejor publicidad que puede tener son las redes, ya que en ellas es más fácil llegar al público y mostrar su trabajo.

Cuenca cuenta con una Escuela superior de danza, con dos años de andadura, su directora Rosario Tosta se adentró en el mundo de danza desde niña, tuvo sus inicios en Venezuela, teniendo la suerte de ser formada por una profesora rusa de la vieja escuela de la II Guerra Mundial. Rosario tuvo la oportunidad de formarse y especializarse en artes escénicas sacándose su especialización en ballet clásico. “Una vez en España, llegué a Cuenca donde empecé a impartir clases en un antiguo estudio en el que nos encontramos, esto me facilitó un poco las cosas”. Un pilar clave de esta escuela superior es su equipo de trabajo, siendo todos profesionales en su disciplina desplazándose desde Madrid. Otra seña de identidad es la complicidad con el alumnado, siempre observando que lo que hacen les gusta, se divierten y aprenden. Otro aspecto que le diferencia de otras academias es las salidas a competiciones nacionales e internacionales. En esta escuela se puede encontrar diferentes disciplinas de danza como el ballet clásico en el que asisten tanto niños como niñas desde los 3 años, contemporáneo, flamenco, sevillanas, funky, hip-hop, new style, zumba… Anualmente, Rosario organiza un festival en el teatro auditorio de Cuenca simbolizando el cierre del curso académico, celebra el día de la danza y todas las navidades realiza un flahmob junto a su alumnado, desde la dirección del centro lo que se pretende es que los alumnos adquieran experiencia y conocimiento. Rosario destaca el incremento de alumnado masculino en danza urbana, afirmando que se ha dado el caso de algún repunte en el flamenco.

Ubicación: Escuela superior de danza Rosario Tosta
Fuente: Juan José García Jiménez

Por otro lado, Cuenca tiene en su poder la academia de danza de Dolores Muñoz. Dolores comenzó sus estudios en Cuenca con Emiliana Villar con 6 años. Con tan solo 7 años interpretó su primer solo en el mundo de la danza en el Salón de Actos de la Escuela de Magisterio de Cuenca. Con 11 años interpretó La Muerte del Cisne, siéndole concedido el honor de representar a la ciudad conquense en TVE y eso marco un antes y un después en  su carrera. Cuando tenía 17 años acabó sus estudios de Danza Española en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Madrid. En 1986 abrió su propia academia tras llevar varios años asociada con su profesora de la infancia. El objetivo de esta academia era enseñar todo lo relacionado con el ballet clásico y la danza española. De su oferta formativa, destaca el ballet clásico, danza española, flamenco, bailes de salón, danzas árabes, contemporáneo y un amplio abanico de bailes urbanos, entre otros. Todos los años Dolores organiza eventos sobre la danza y festivales en el teatro auditorio de Cuenca.

Por último y no menos importante está la escuela de danza y pilates de Alegría y Javier. Alegría Montalvo y Javier Yuguero son los directores de la escuela y ambos forman un gran equipo. Comenzaron en el Conservatorio Profesional de Danza Clásica de Madrid. Su carrera profesional está plagada de diversas compañías de danza como la de Ballet Contemporáneo de Burgos o el Ballet Clásico Mediterráneo. Llegaron a Cuenca a través de una suplencia que tuvo que cubrir Javier. Decidieron apostar por Cuenca y fundaron una escuela situada en la Avenida del Mediterráneo.

Ubicación: Escuela de danza superior Rosario Tosta
Fuente: Juan José García Jiménez

Después de unos años, la escuela creció y decidieron cerrarla y abrir una más grande y con mejores instalaciones. La seña de identidad que mejor define el proyecto de Alegría y Javier es la calidad y la profesionalidad, puesto que todos los profesores que imparten danza académica en su centro son profesores titulados por el conservatorio profesional de danza. Otro aspecto beneficioso es el tipo de enseñanza reglada que ofrece, la línea y la técnica es muy importante en este mundo. Con un total de siete profesores la academia ofrece una gran variedad de actividades regladas como ballet clásico siguiendo el método vaganova, danza española como el flamenco y el folklore, danza contemporánea; por otro lado, cuenta con danzas más urbanas como Funky, hip-hop y bailes latinos. “Aquí puedes asistir desde los tres años ya que disponemos de cursos adaptados para todas las edades”.

Hay que destacar el primer curso para niños de 3 años, donde se imparte una pequeña introducción a la danza y se familiariza con música y movimientos además de incluir juegos, siempre captando la atención del aprendiz. El centro cuenta con un curso de verano propio en el mes de julio coincidiendo con el fin del calendario escolar. Participan en eventos siempre beneficiando al alumnado, ya que lo que se pretende es que aprendan, salgan a bailar a diferentes teatros, interactúen con otros bailarines ya que para Alegría el concepto básico es el arte y lo que realmente quiere es ganarse el aplauso del público. “Sin lugar a duda la mejor publicidad para nuestro proyecto es el boca a boca, no hay mayor satisfacción que recibir a padres o alumnos interesados por nuestras clases”, afirma Alegría. Al igual que en otras academias existen ápices de varones o niños en el mundo de la danza urbana.

Clase gratuita

Jorge Valera, empezó en el mundo de la danza con 12 años y todo ello por una clase gratuita que ofrecían en su pueblo. Empezó con ballet y la profesora que impartía la clase le fichó y le propuso que se apuntara. A Jorge le ha gustado desde pequeño el ballet, pero no todo comienzo es fácil y para empezar a bailar tuvo primero que prepararse físicamente, además antes de embarcarse a esta andadura quiso preguntar a otros bailarines por su experiencia en este mundo. Al principio cuando empezó a bailar, Jorge afirma que era objeto de burla en numeradas ocasiones, pero solo quedaba en eso. La danza le aportó confianza en sí mismo, que anulaba todo tipo de comentarios con objeto de burla, además de conocer a gente maravillosa y numerosas habilidades en alguna que otra disciplina que nunca pensaría que bailaría. “El baile te abre muchas puertas, muchos mundos, viajes, vives muchas experiencias… lo mejor que puedes hacer es vivirlas”.

The following two tabs change content below.

Leave a Response