En Castilla La-Mancha encontramos números deportes cuya práctica es llevada a cabo como medio de distracción o entrenamiento físico. Son varias las prácticas deportivas de contacto que podemos practicar en la provincia de Cuenca. La ciudad conquense cuenta con tres centros en los que se puede practicar deportes de contacto, cada uno de ellos especializado en un ejercicio.

En Cuenca, si deseas practicar boxeo se puede contar con la familia que ha creado Carlos Fernández Jiménez. El creador del Gipsy Team Box, empezó a valorar todo lo que podía aportar el boxeo a los jóvenes conquenses gracias a Héctor Díaz Torrecilla. Este club fue surgiendo poco a poco, todo empezó en el 2013 cuando Carlos se fue a Guadalajara donde empezó a adquirir sus primeros títulos. Más tarde empezó a trabajar en varios gimnasios de Cuenca, hasta que entró en el plan urban de San Antón trabajando así con el ayuntamiento. Más tarde Carlos junto con sus púgiles se establecieron en calle Colón y este verano el ayuntamiento les cedió el complejo deportivo de Luis Ocaña. “Gracias a Héctor que me abrió los ojos, me dio la confianza y fuerza necesaria hoy lo tengo todo”, afirma Carlos.

En el Gipsy Team se trabaja la psicomotricidad, isométrico, coordinación, reflejos, equilibrio y aprender a desarrollar cualquier tipo de fuerza de todas las maneras posibles. “El boxeo es un trabajo funcional para desarrollar las capacidades físicas y motoras del cuerpo”, garantiza Carlos. La comunidad manchega en lo que respecta a los deportes de contacto presenta un vacío legal. En lo referente al boxeo, los manchegos no tienen una delegación que los represente y promueva este tipo de actividad deportiva. Cuando Carlos quiere desplazarse junto con alguno de sus púgiles tiene que pedir permisos de desplazamiento directamente a Madrid. Pero aun así en julio el entrenador junto a Juan Tovar se fue a competir por toda España representando a Castilla La-Mancha.

Club social

Carlos considera que su club es especial ya que afirma que: “somos un club social deportivo y trabajamos mucho con gente que no tiene recursos, que tienen problemas, que no lo están pasando bien…, en resumen, nos gusta ayudar a la gente”. El Gipsy Team ha participado en numerosos eventos solidarios, lo demostraron cuando fueron a Toledo para pelear contra el bullying en una velada de boxeo amateur. “Para nosotros fue una iniciativa muy buena, todo lo que sea apoyar a la calle, todo lo que sea apoyar a chavales con problemas nunca está demás, hay que pensar en los que están por llegar” asentía el entrenador. Otro aspecto que los hace solidarios es su trabajo con cruz roja, además de querer entablar lazos con aldeas infantiles. Siempre con la idea de que lo social es mucho más importante que el boxeo, teniendo en cuenta que el boxeo es la herramienta para trabajar.

Construir un hogar

Junto a su club, Carlos ha conseguido hacer lo que se proponía, formar una gran familia, y eso lo ve en sus chicos, “lo más importante en esta vida es sentirte en un sitio donde pertenezcas, pero que pertenezcas de verdad, hay mucha gente que no se siente ni que pertenece en su casa, que llegan a su casa y tienen miles de problemas y por eso están todo el día en la calle y no acaban bien”. En el club deportivo de Luis Ocaña lo que se pretende es que el que venga se tiene que sentir como en su hogar, sentirse cómodo y respetado.

Carlos declara que “el boxeo es un deporte en el que te encuentras a ti mismo, es una práctica deportiva en la cual te tienes que perder para encontrarte a ti mismo para de verdad ver lo que eres capaz de llegar a conseguir”.

Fuente: Juan José García Jiménez

Por otro lado, Cuenca cuenta con el club Peso Libre especializado en artes marciales y en deportes de contacto. Un club dirigido por Abraham López Guijarro e impulsado por 5 compañeros que querían aprender muay thai y se pusieron con él. Abraham imparte clases de muay thai considerado un deporte de contacto donde se emplea tanto golpe de puño, codo, piernas y de rodillas. Además, se puede derribar al adversario, es decir, tirarlo al suelo, pero luego en él no se puede golpear, para Abraham esto es la esencia de su gimnasio. También cuenta con un pequeño espacio donde tiene una sala de musculación, un poco no comercial. “Es un gimnasio que solo tiene herramientas de peso libre, no es gimnasio convencional” declara Carlos. Asimismo, goza de tener una tercera actividad llamada fitness, la función de esta es la preparación física de los miembros.

Ni competidores ni campeones

El club Peso Libre parte de la premisa de que no está orientado a un muay thai competitivo, es decir, no es el objetivo principal del gimnasio. Su principal principio es “trabajar principalmente la técnica incluyendo también mucho componente físico, ya que es necesario para cualquier arte marcial el desarrollo tanto técnico como físico, nos interesa más el aspecto técnico que físico”. Además, también el boxeo tiene su hueco en este club, donde los viernes se hace una clase de boxeo entrenando solo los puños.

Abraham es muy condescendiente a la hora de hablar sobre las reglas de este tipo de artes marciales. Básicamente, sobre todo en el tema de muay thai hay que respetar las reglas que establezca la organización del evento. En lo que respecta al boxeo todo está más regulado. “El muay thai por así decirlo quien paga es quien pone las reglas, hay campeonatos donde se les da más importancia a los combates cuerpo a cuerpo y otros donde no se le da tanta importancia, en el boxeo está todo perfectamente regulado por el consejo estatal de deportes donde establecen los criterios a la hora de establecer un combate” afirma Abraham. España no cuenta con una federación de muay thai, lo que permite que haya muchas interpretaciones.

Hay que tener criterio

A la hora de prepararse para un combate, todo depende de las condiciones iniciales del luchador y también del juicio que tenga su entrenador. “Quizá con 6 meses de entrenamiento se te puede mandar a competir, pero yo por ejemplo, como soy de criterio pues pienso que al menos debes de llevar un par de años, también depende de las ganas que tengas tu para competir” garantiza Abraham.

En lo que concierne a los campeonatos la provincia de Cuenca es donde menos actividad hay en comparación con el resto de ciudades. Al igual que cualquier otro deporte, se necesita constancia, dedicación, seriedad y fortaleza mental. Abraham anima a todo el que quiera iniciarse en el mundo de los deportes de contacto que visite su club. Quiere que la gente “se aleje del mito de que esto es un deporte para malotes y macarras, hay que tener claro desde un principio que es un deporte que puede estar abierto a cualquier tipo de persona y que luego tenemos una imagen distorsionada en lo referente al tema de competición…, hay otro aspecto de esto, donde te diviertes, te lo pasas bien recibiendo golpes y dándolos, no tiene por qué haber violencia y no es solo recibir dolor” alega Abraham.

Evadirse de la rutina
Guadalupe Romero lleva varios años practicando muay thai y fitness en el club de Abraham y afirma que “la verdad es que mi experiencia ha sido muy positiva, empecé hace ya bastantes años en un momento en el que estaba por temas laborales bastante estresada y esto me ayudó muchísimo sobre todo para desconectar y para poder desfogar el estrés del día a día”. Sin lugar a duda lo que más le gustó fue el compañerismo que encontró en el club. Además, está orgullosa de que su deporte poco a poco vaya ganando algo de peso en la ciudad conquense.

La ciudad encantada además cuenta con el club Lao Jia Wushu dirigido por Iván Marcos Gómez y su hermano. Este centro hace más hincapié en las artes marciales como el wu shu, el sanda y el ving tsun. El wushu engloba a todas las artes marciales chinas, es decir, tanto el trabajo de técnicas de las coreografías marciales, mano vacía, con armas, defensa personal… En este club los sacos de boxeo juegan un papel primordial, para golpeo son fundamentales, también encontramos variedad a la hora de trabajar la velocidad, la pegada y las esquivas. El sanda, emplea los puños y piernas como en el King boxing, pero también hay proyecciones que es lo que lo caracteriza, además es mucho más estratégico. “En España no se conoce mucho este tipo de artes marciales como es el caso de sanda, algo similar le pasó al muay thai hace 25 años, esperamos que tenga la misma suerte” declara Iván. En este tipo de artes marciales, falta marketing que los publicite.

Profesionalmente en España dedicarse a los deportes es complicado y a las artes marciales aún más. “Lo que le digo a la gente es la verdad, hay que formarse como persona, hay que estudiar, hay que trabajar y esto al final es un hobby, yo no engaño a la gente y les digo te vas hacer el campeón del mundo y vas a vivir de esto, porque no viven ni los profesionales del boxeo en España que son de los deportes de contacto que más negocio crean, pues imagínate el resto” alega Iván.

The following two tabs change content below.

Leave a Response