El ciclismo es el deporte más practicado por los españoles, ya sea por ocio o como profesión, según la Encuesta de Hábitos Deportivos realizada en el 2015. Está gestionado por la UCI, la Unión Ciclista Internacional, que a su vez engloba la Federación Amateur – la cual representaba a este deporte en los Juegos Olímpicos- y la Profesional.

La modalidad deportiva de ‘bike trial’, antiguamente conocida como trialsín, nació en España por la década de los 70, en concreto en Cataluña, como una derivación del motociclismo. Fue un nuevo deporte que pasó a depender de la Federación Española de Ciclismo (FEC) desde el año 1979, organizándose así el primer Campeonato de Europa en 1982, y cuatro años más tarde, el primer Campeonato del Mundo.

Al igual que con las motos, en el ‘bike trial’ el piloto debe mantenerse en equilibrio sobre la bici mientras supera unas zonas -que pueden ser naturales o creadas de manera artificial- en un tiempo limitado y sin tocar el suelo, salvo las ruedas, ya que sería motivo de penalización. Una de las figuras de este deporte es el español Abel Mustieles (Caspe, 26 de agosto de 1991), quien ha vuelto a revalidar, por tercer año consecutivo, el título de campeón del Mundo con 26 años. Pero no sólo es tetracampeón del Mundo, también cuenta en su palmarés con cinco Copas del Mundo, tres Campeonatos de Europa y dos de España.

Sus inicios

Abel comenzó su andadura en esta modalidad con sólo 5 años: “Empecé hace ahora 21 años. Mi padre hacía Trial en moto en Alcañiz, en un club motorista de allí con los amigos. Como los hijos de éstos tenían bicis de trial, pues me regaló una. Poco a poco fuimos cogiendo afición hasta que se convirtió en el pan de cada día”. No obstante, a pesar de ser todo un experto en esta modalidad, también afirma que no ha probado ninguna otra, aunque no puede decir lo mismo de su atracción por las motos: “Si, de hecho tuve un lapsus de unos meses que quería pasarme a la moto, pero una marca me ofreció un buen acuerdo de patrocinio, aquello me hizo mucha ilusión y quise continuar en la bici, decisión de la que estoy súper contento”.

“A nivel personal, creo que estuve en mi nivel óptimo, no podría haber hecho un mejor trial que el que hice, así que muy contento” – Abel Mustieles.

Muchos son los aspectos que han cambiado en el ‘bike trial’ desde su comienzo, ya que del Campeonato del Mundo de Trials pasó a incorporarse como modalidad dentro del Campeonato del Mundo de Ciclismo de Montaña, para terminar englobándose -junto a la de ‘campo a través por eliminación’ y ‘BMX freestyle’- dentro del Campeonato de Ciclismo Urbano, cuya primera edición se ha disputado este año en China. Este cambio ha suscitado algunas dudas al piloto español: “Normalmente solíamos participar en el Campeonato del Mundo junto a MTB y DH. Ahora nos han metido en el paquete Urban. A priori no me pareció buena idea, ya que el ambiente MTB puro me gusta más, pero he de reconocer que después de estar allá, nos puede encajar muy bien”. Al ser la primera vez, se desconocía el nivel con el que se iban a encontrar allí: “El nivel altísimo, como siempre, llevamos un par de años de mucha competencia y China fue un día duro. A nivel personal, creo que estuve en mi nivel óptimo, no podría haber hecho un mejor trial que el que hice, así que muy contento”. Las zonas y obstáculos a superar también varían según su dificultad: “Las zonas de trial rara vez suelen ser peligrosas, la realidad es que se puede encontrar mucha dificultad sin tener que arriesgar demasiado. Las zonas de China no fueron nada peligrosas”.

Cambio de categoría

Todo lo logrado por Abel Mustieles ha sido en la categoría de Élite 20 pulgadas (20”), hasta ahora. La temporada que viene probará suerte en otra de ellas: “Necesito nuevos retos, nuevas motivaciones y volver a recuperar la ilusión de entrenar como un loco, que aunque lo hacía, llevo un par de años que no siento la misma “pasión” de antes. El 26” es un gran reto y sé que a nivel mental me sentará muy bien”. Aunque lo único que cambia es la bicicleta, ya que el recorrido o las puntuaciones puntúan de la misma manera, el de Caspe sabe que será un gran cambio y se lo toma como un desafío: “Espero pasar un par de años difíciles la verdad, pero bueno, estoy hecho para los grandes retos encima de la bici y, ¡sé que saldrá bien!”. A pesar de todo, se mantiene cauto y no piensa en objetivos: “No me marco objetivos a corto, ya que el cambio a 26” me deja sin referencias. Evidentemente, pelearé al máximo e intentaré estar arriba, veremos qué tal se da con las ruedas grandes”.

No solo notará un cambio en su bicicleta, sino en la competencia, ya que su máximo rival en 20”, el español Benito Ros, con el que se lleva enfrentando muchos años, seguirá en la misma categoría: “Lo comentamos dos segundos antes de empezar, fue algo muy especial. Benito no tuvo un buen día. Una pelea dura entre nosotros lo hubiera hecho mucho más especial, pero bueno, el deporte es así de duro a veces”.

Abel Mustieles compitiendo en una prueba de ‘Bike Trial’. | Fuente: Fotos cedidas por Abel
Clean Factory Team

Pero los éxitos no han llegado sin ayuda. En el año 2014, ante la falta de un sponsor principal para poder financiar su carrera a largo plazo, y al mismo tiempo siguiendo una idea propia de negocio, creó junto a sus padres la marca Clean, que abarca el diseño de piezas y bicicletas -las K1-, y a su vez es un equipo de ‘bike trial’ que compiten con esas mismas bicis: “Empresarialmente es una gran apuesta, hay muchos costes de desarrollo, fabricación, etc. El recibimiento ha sido muy bueno en el mercado, esperamos que las cosas sigan así y se convierta en el nuevo referente dentro del trial”. Él mismo ha sido campeón compitiendo todo el año con una bicicleta de diseño propio: “Fabricamos las cosas directamente sacadas de la competición, cada tornillo está en su sitio por algo, así que no tengo quejas, la bici ha ido espectacular todo el año y me ayuda mucho a estar a un gran nivel”.

Toda moneda tiene dos caras, y es que compaginar el trabajo con el deporte nunca es fácil, y él lo sabe: “Es tarea dura, yo tengo un trabajo como todo el mundo, con algo más de flexibilidad que me permite compaginar entrenos, pero es cierto que me cuesta mucho llevarlo todo adelante, y he sacrificado muchos entrenos por esto. Pero realmente es lo que me gusta. Hacer un futuro dentro de la bici de trial es apasionante y cada día vengo ilusionado a trabajar. Soy un afortunado en ese aspecto”. Y eso también se ve en los buenos resultados: “Ganar el Mundial de China, a los mandos de mi propia bici, ha sido algo realmente espectacular que no olvidaré nunca”.

El ‘bike trial’ es un deporte joven, lleva poco tiempo practicándose de manera oficial, pero cada vez con más adeptos: “Es un deporte muy difícil, pero eso ha de ser la propia motivación. El ‘trial’ es minoritario debido a esto. Pero cuando se consigue hacer andar la bici, creo que la satisfacción personal que da, paga todas las horas de entreno que hay detrás. Así que, ¡paciencia e ilusión, que las cosas llegan!”. El ‘bike trial’, un deporte apasionante para practicar al aire libre, que gusta a los aficionados a la bicicleta y sobre todo, a los más atrevidos, pues el equilibrio resulta fundamental.

El Ciclismo en los Juegos Olímpicos

Es deporte olímpico desde los Juegos de Atenas de 1896, aunque no lo fue para las mujeres, ya que no les dejaron participar hasta Los Ángeles 1984 en la prueba de ruta y en Seúl 1988, en la de pista. No sería hasta los Juegos Olímpicos de 1996, celebrados en Atlanta, cuando los ciclistas profesionales finalmente pudieron formar parte en la modalidad de ruta, ya que hasta entonces no les era permitido. Además, hizo su aparición el ciclismo de montaña y en Pekín 2008, el BMX. Sin embargo, el ‘bike trial’ no es olímpico…todavía.

*Fotos cedidas por el propio Abel Mustieles.

The following two tabs change content below.

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.
Beatriz Guerrero

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.

Leave a Response