Nadar en aguas abiertas: natación sin límites. La natación en aguas abiertas es una actividad que se realiza en espacios abiertos y naturales, como en mar abierto, bahías, canales, lagos o ríos. La adrenalina llega a niveles inexplicables. La fauna, las corrientes, las mareas y las temperaturas del agua son algunos de los factores que en cada escenario imponen un reto adicional a esta especialidad. María Luisa Cabañero no es solo una nadadora que figura en la historia de la natación por haber alcanzado grandes palmares, es más bien un ejemplo de que lo que parece imposible puede hacerse realmente posible: nadar en aguas abiertas.

María Luisa Cabañero, experta en aguas abiertas y larga distancia. Foto cedida por: María Luisa Cabañero.

Luchadora, sacrificada, amistosa y competitiva. Así se define María Luisa Cabañero, nadadora natural de Puertollano y residente en Miguelturra, que a sus 51 años no concibe su vida sin la natación: “una mujer diferente a lo convencional”. La experimentada nadadora pertenece al Club Natación Alarcos de Ciudad Real, del que es fundadora, y compite en categoría Máster de 50 a 54 años.

Montserrat Treserras i Dou, primera española en atravesar el Estrecho de Gibraltar a nado, es una de las figuras que aparecen en la cabeza de María Luisa Cabañero al hablar de un deporte como es la natación en aguas abiertas. “Es mi madrina y mi mayor inspiración, ya que ha sido una de las primeras en atravesar el Estrecho y el Canal de la Mancha en doble sentido. Monserrat vivirá y morirá pensado y soñando con la natación en aguas abiertas”.

Maria Luisa, como cualquier otra niña, comenzó a practicar este deporte a los diez años. “Con tan solo diez años empecé a nadar en un cursillo de perfeccionamiento, gané la competición de final de curso y en ese momento, decidí apuntarme al club natación de Puertollano”. Después de cinco años, destacó como nadadora de piscina y consiguió hacer mínima para los campeonatos de España.

María Luisa Cabañero, nadadora de aguas abiertas, durante uno de sus entrenamientos en el pantano.

La inquietud y el apoyo del que era su entrenador, Modesto Eiroa, fue lo que motivó a “darse permiso” o animarse a explorar aguas abiertas y descubrir en esa experiencia lo que implica nadar en agua fría a muy baja temperatura. Esto le permitió reconocer y redescubrir lugares diferentes y lograr desde el punto de vista deportivo, una superación continua al proponerse nuevos retos. “Mi entrenador me animó a cruzar el Estrecho de Gibraltar y fue ahí cuando comencé a entrenar en pantanos. Descubrí que me gustaba nadar en larga distancia y decidí participar en los campeonatos internacionales de largo recorrido”.

Tras 41 años practicando este deporte, la nadadora puertollanense afirma que la natación ha sido y es una parte fundamental de su vida. “Compañerismo, amistad, respecto, sacrificio y disciplina, son algunos de los valores que transmite este noble deporte. Nadar es una manera de soltar adrenalina”.

Una nadadora de largo recorrido

Brazada a brazada, la experimentada nadadora ha logrado importantes hazañas. En 1990, logró el récord del mundo en relevos del cruce del Canal de la Mancha y fue la primera persona que realizó la doble travesía del Estrecho de Gibraltar, sin neopreno, con un tiempo de 10 horas y 56 minutos. “Batir un récord es superar un reto. Te pones retos e intentas conseguirlo. A día de hoy, he cruzado el Estrecho cuatro veces en un sentido y una en dos. El cruce en doble sentido fue el más entretenido en cuestión marina, pero cuando llevas siete horas bajo el agua, con bastante frío, hay que actuar con sangre fría”.

“He cruzado el Estrecho de Gibraltar cuatro veces en un sentido y una vez, en dos”

Dos años más tarde, consiguió el récord del mundo y Guinness nadando durante 24 horas en piscina y recorriendo 82.575 metros. “Esta aventura la recuerdo con mucho sufrimiento, tuve bastantes secuelas después. Pero, el reto lo conseguí, crecí con él, pasé de nuevo a la historia y siempre pensé que esto serviría para ser un ejemplo a seguir para los jóvenes”. En 1995, María Luisa se retiró a nivel internacional debido a la escasez de becas que había en esa época. “En aquella época, las becas eran muy escasas. Todos los gastos que conllevaban los campeonatos, salían de mi bolsillo. Además, mis hijas ya eran mayores y no podía sufragarme todos los costes, por tanto, decidí retirarme de los campeonatos internacionales y seguir con los nacionales”.

En el 2004, obtuvo la carta mejor marca mundial del cruce a nado del Estrecho de Gibraltar. También logró el récord del mundo del cruce a nado del Canal de la Mancha en 2006 y en el 2008, el récord del mundo del cruce a nado del legendario Lago Ness. En 2009, fue incluida en el Salón de la Fama de la Natación Mundial y cruzó a nado el canal de Sicilia con un recorrido de 150 kilómetros entre Túnez y la isla italiana.

La nadadora logró la medalla de bronce en el lago Balatón de Budapest (Hungría) del XVII Mundial FINA. Foto cedida por: María Luisa Cabañero.

 

Además la nadadora ostenta, entre otros logros, ser subcampeona del Mundo Máster, en los 3.000 metros en aguas abiertas, en categoría 45-49, en el décimo sexto mundial de natación, el 7 de agosto de 2015 y en 2016, ganadora en la categoría Europa Máster de 50 a 54 años en los Campeonatos de Europa de aguas abiertas, celebrados en la ciudad croata de Rijeka. A dichas competiciones hay que sumarle que ha logrado el séptimo puesto en el ranking mundial de larga distancia. “Como deportista es un honor y es emocionante subir al podio para recibir una medalla en un campeonato de Europa o del Mundo, ganar campeonatos internacionales, salir en la prensa nacional e internacional… Pasar a la historia por ser experta en aguas abiertas y en largas distancias, me produce orgullo y escalofríos”.

“Pasar a la historia por ser experta en aguas abiertas y en largas distancias, me produce orgullo y escalofríos”

Cabañero en una pasada competición. Foto cedida por: María Luisa Cabañero.

La base principal para conseguir dichos logros son los entrenamientos. María Luisa confiesa que, además de entrenar en el Club de Natación Alarcos de Ciudad Real, prepara sus campeonatos en pantanos, como el del Vicario o Montoro, donde el agua es más pesada que la salada, con aire o menos aire, depende del tiempo que haga. “En invierno, nado con el Club de Natación de Ciudad Real y en verano, cuando comienzan las travesías, entreno en los pantanos con mi compañero de fatigas, Francisco Tamaral”. Para mantenerse en forma, la experimentada nadadora confiesa que no sigue ningún entrenamiento ni dieta especial, “me cuido en el peso y no he dejado de hacer deporte, lo cual me mantiene bastante bien”. Además explica que “con una hora que entrene 3 días a la semana en invierno y con una hora  4 o 5 días a la semana en verano, es suficiente para llevar acabo mis retos”.

Como reconocimiento por parte del Ayuntamiento de Puertollano, María Luisa da nombre al complejo de piscinas de la Calle Copa, las instalaciones deportivas más antiguas y de mayor trayectoria de Puertollano. Un reconocimiento que se oficializó con el descubrimiento de una placa y de busto de la deportista por su esfuerzo, trabajo e impulso en el deporte. “Fue un reconocimiento sorpresivo para mí. Anteriormente, el Ayuntamiento no se portó bien conmigo y como no me callé, me vetaron  y escondieron el busto casi once años. Todo ello por mezclar deporte y política, pero el tiempo pasa y los políticos cambian”.

El agua, su hábitat

No cabe duda que el agua es su hábitat, María Luisa siente que es parte de la naturaleza, como si su cuerpo se uniera con ese medio: nadar con el agua, no contra el agua. “El agua es el medio de mi deporte y nadar en aguas muy frías es demostrar a otros y a mí, que se puede hacer. Aunque somos humanos, el cuerpo tiene mucho aguante”.

La experimentada nadadora en su hábitat: el agua.

El poder mental es un aspecto determinante, ya que además de dominar el agotamiento físico, se debe controlar la angustia que producen circunstancias como: el temor que produce la desorientación, los cambios de temperatura del agua, las corrientes y los obstáculos que se nos presentan en el mar (fauna marina, algas, desechos…). Por ello, coordinar mente y cuerpo es primordial. “Tus pensamientos te ponen a prueba y hay que actuar con cabeza, corazón y sobre todo, sangre fría. Cuando estás en medio “de la nada” se te pasa de todo y de nada por la cabeza y te dan ganas de tirar la toalla, pero hay que pensar siempre ´yo puedo´”. Además, nadar en la noche, no es tarea fácil. “De noche no se ve nada, nadamos mirando al barco, puesto que es nuestra guía. La gran dificultad es encontrarte con medusas y de distracción sirven los peces lunas, orcas, delfines, tortugas, calderones, tiburones…”.

“Tus pensamientos te ponen a prueba y hay que actuar con cabeza, corazón y sobre todo, sangre fría. Cuando estás en medio “de la nada” se te pasa de todo y de nada por la cabeza y te dan ganas de tirar la toalla, pero hay que pensar que se puede”

María Luisa Cabañero camino de la victoria. Foto cedida por: María Luisa Cabañero
Familia, trabajo y deporte

Aparte de ser la primera persona en cruzar la doble travesía del Estrecho de Gibraltar, María Luisa Cabañero es la primera mujer bombero de España. “Vi por casualidad las oposiciones y como físicamente estaba muy fuerte, era muy fácil pasar las pruebas físicas. El ser bombero es como ser deportista, también tiene sus retos: salvar vidas”.

El apoyo familiar es esencial para superar los mayores obstáculos y la nadadora puertollanense ha tenido la suerte de contar con el apoyo de toda su familia y entorno. “Mi madre ha sido mi mayor pilar, venía a los campeonatos internacionales, me acompañaba como entrenadora y se podía pasar muchísimas horas en la barca solo para darme de comer sin moverse. Mi padre y mis hermanos también me han acompañado en mis mejores momentos, como cuando cruce el Estrecho de Gibraltar”.

Cabañero es madre de cuatro hijos, ¿compaginar deporte y maternidad es fácil? “Los embarazos  te limitan, pero siempre puedes sacar tiempo para hacer deporte. Además, tener una madre que te dedique su tiempo, te apoye y ayude, es muy importante para sobrellevar ambas cosas. Mientras entrenaba, ella se quedaba al cuidado de mis hijos e incluso  he llegado a llevarme a mis hijas mayores a la piscina y mientras dormían, nadaba”. Y, ¿trabajo y deporte? “Por suerte hacemos guardias de 24 horas y eso me da mucho tiempo libre para dedicarme al deporte”.

“Los embarazos  te limitan, pero siempre puedes sacar tiempo para hacer deporte. Además, tener una madre que te dedique su tiempo, te apoye y ayude, es muy importante para sobrellevar deporte y maternidad”

Convivir con alguien que vive con tanta pasión este deporte y que ha conseguido grandes palmares, ha despertado el “gusanillo de nadar” a algunos de sus hijos. “Mis hijos por obligación han nadado hasta los 12 años. De los cuatro, María nada en aguas abiertas, aunque tiene problemas musculares  y Guillermo nada en piscinas, puesto que nadar en aguas abiertas requiere un mayor esfuerzo”.

Mirada hacia el futuro

Seguir mejorando y superándose cada día es el reto de la experimentada nadadora. “Siempre que pueda haré nuevos retos, aunque el tiempo pasa y para mí también, y las recuperaciones se hacen más duraderas. Pero, seguiré dando guerra”.

“Un claro objetivo: luchar al máximo para estar en el podio y hacer más grande su leyenda”

La puertollanense se prepara para el Campeonato de Europa en Eslovenia y para cruzar en doble sentido el Canal de la Mancha en relevos, con un claro objetivo: “luchar al máximo para estar en el podio y hacer más grande su leyenda”.

The following two tabs change content below.
Cristina Lopez

Cristina Lopez

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha.

Leave a Response