Cada vez son más los jóvenes que por pasión a un deporte se van de casa siendo niños y vuelven solo para períodos cortos de vacaciones o de “visita exprés”, es el caso de José Luis Zalazar, deportista de 19 años que promete un gran futuro como futbolista.

José Luis, más conocido como “Kuki”, dio sus primeros pasos acompañado de un balón y en la escuela que su padre fundó, el también futbolista, José Luis Zalazar. “Yo nací con una pelota, siempre andaba jugando con ella hasta que mi padre fundó una escuela de fútbol cuando yo tenía cuatro años y ahí, empezó todo”. El sueño de un padre transmitido a su hijo a través de pasión, disciplina y mucho esfuerzo es ahora el objetivo de Kuki.

Kuki en un partido con el Málaga C.F. Foto cedida por Kuki Zalazar

La trayectoria de Kuki se disparó de inmediato en Albacete y pronto empezó a despuntar en el Albacete Balompié otorgando grandes triunfos y convirtiéndose en uno de los máximos goleadores del equipo desde una edad muy temprana. Sin embargo, con tan solo 15 años una llamada le cambiaría su vida de la noche a la mañana: el Málaga C.F. estaba interesado en el joven Zalazar para la próxima temporada y no se lo pensó dos veces, el albaceteño se trasladó a la ciudad andaluza donde ha jugado hasta la temporada pasada.

El joven futbolista reconoce que “es muy complicado dejas atrás a tu familia y amigos, pero yo creo que gracias a eso pude formarme como persona y madurar” y aconseja a otras futuras promesas como él que “hay que trabajar como el que más y lo más importante, ser siempre humilde”.

Foto de presentación de Kuki Zalazar para el Málaga C.F. temporada 2016/2017. Foto cedida por Kuki Zalazar

El equipo malagueño le ha dado uno de los recuerdos que más cariño tiene, el título de la Copa de Campeones de España, partido que le hizo despuntar aún más y que todas las miradas se fijasen en él, incluido “la roja”, que ha contado con él desde la sub 15 hasta la sub 19. Y es que el potencial del albaceteño no pasa desapercibido para nadie, incluso cuando se habla de la derrota que sufrió en el Europeo sub 17 contra Alemania, que supuso la eliminación en cuartos de final y que califica como “el momento más triste”, le ha servido para seguir creciendo y atrayendo miradas de muchas partes, aunque confiesa: “El Albacete Balompié es el club de mi vida y me encantaría poder jugar en el Carlos Belmonte”, uruguayo de nacimiento pero albaceteño de corazón.

Aunque José Luis tuvo oportunidad de vestir la camiseta de Uruguay ya que nació allí y a los dos meses vino a España, siente que la roja es su camiseta. “La selección representa un orgullo para mí, desde pequeño quería jugar con España. Vestir la camiseta de tu país y representarlo en citas importantes es muy bonito”, afirma. Y a pesar de que el futuro es incierto, Kuki lo tiene claro: “Voy a seguir trabajando para que el entrenador de la selección española pueda contar conmigo cuando él lo requiera”.  Un sueño por el que “lucho para que esto se cumpla”, concluye.

 

Kuki celebrando un gol con la selección española sub 17. Foto cedida por José Luis Zalazar

Aunque lo de Kuki es vocación, la pasión le viene de familia, su padre José Luis Zalazar ya exfutbolista, fue uno de los jugadores más destacados del Albacete Balompié en su época de Primera División, además de haber jugado en otros equipos españoles como el Cádiz o el Racing de Santander. Y aún más importante en su currículum, es el ídolo de su hijo Kuki. “Yo siempre me he fijado en mi padre, creo que él es mi ídolo y el que me ha enseñado todo lo que se”, afirma.

Ser hijo de una gran estrella no es fácil y más cuando quieres seguir sus pasos porque os une un mismo sueño. José Luis reconoce que fue difícil: “No he tenido presión, pero si es verdad que desde pequeño siempre he tenido que demostrar más por ser “el hijo de” y siempre me decían que había logrado todo por ser “hijo de”. Con el tiempo he demostrado que nadie me ha regalado nada y todo lo que tengo ha sido por mi esfuerzo y mi calidad como jugador”, afirma. Gracias a la disciplina y empeño que le ha puesto, está alcanzando sus objetivos. “Todo lo que soy ahora es porque me lo he ganado yo”.

José Luis Zalazar y Kuki en la presentación del F.C. Cartagena. Foto cedida por Kuki Zalazar

Actualmente cedido al C. F. Cartagena de Segunda B, Kuki nota algunas diferencias con la categoría de Tercera de la que proviene, pero nada puede parar a esta gran promesa. “Al principio me costó adaptarme, porque vine con una lesión que arrastraba desde Málaga y me costó entrar en la dinámica del equipo, pero poco a poco y gracias a la confianza del míster me fui ganando un puesto en el 11. Las diferencias entre categorías son abismales, en una categoría como esta (2B), hay un equipo que lucha cada año por subir a Segunda A y es totalmente diferente”, reconoce.

Y aunque en Cartagena se encuentra cómodo, no descarta volver a la ciudad andaluza que tantos triunfos le ha dado. “Me queda un año de contrato con el Málaga, estoy en Cartagena formándome como jugador. Creo que necesitaba salir y sentirme importante en un club tan grande como es el Cartagena y el año que viene lucharemos para que me tengan en cuenta en Málaga”.

Kuki aspira alto y confiesa que sus objetivos por el momento son volver a Málaga y “poder demostrar que estoy para jugar en Primera División” además de intentar el ascenso con el C.F. Cartagena. Y aunque aún es pronto, al joven Zalazar le queda mucha carrera futbolística por delante, pero no se imagina lejos del campo en un futuro. “Cuando me retire del fútbol, me gustaría seguir ligado a esta profesión como entrenador o representante de futbolistas”.

Maria Galdon

Maria Galdon

Estudiante de Periodismo en la UCLM.

Leave a Response