Gemma Arenas, natural de Almagro, empezó a correr a los 27 años. Primero en llano, hasta pasarse al trail running o carrera de montaña. Dos disciplinas tan exigentes como diferentes, de las que ha conseguido sacar su máximo rendimiento y que demuestran su gran polivalencia. A pesar de llevar pocos años en la élite, ha logrado innumerables victorias. Pero a Gemma le queda mucho camino por correr.

No se cansa de ganar. El pasado 18 de noviembre se proclamaba campeona del Circuito Spain Ultra Cup 2017, tras vencer en la última carrera, único resultado que le valía para alzarse con el campeonato. “Estoy muy contenta, ha sido un año largo y con muchas carreras. Iba bastante preparada para esta prueba y me ha salido un buen resultado”, afirma una Gemma Arenas pletórica.

Es un título más que se suma a su amplio palmarés. Campeona de España Ultra Trail 2015 y 2016, Campeona del Mundo de Ultra Skyrunning 2016, Campeona de España de Trail 2017 y, además, elegida Mejor Corredora de Montaña del año 2016.

Mi objetivo para el año que viene es el Campeonato de España de la Federación de Atletismo de Trail

Pero la temporada aún no ha acabado para Gemma: “Me queda una carrera el 10 de diciembre en Jumilla, de montaña, y ya cierro temporada, aunque solamente descanso tres semanas. A finales de diciembre o principios de enero empiezo otra vez a preparar la próxima temporada”.

Una nueva temporada llena de retos para esta Almagreña de 38 años.”Tengo un objetivo claro para el año que viene, que además está próximo, el Campeonato de España de la Federación de Atletismo de Trail que se disputa en Canarias a mediados de febrero”. De quedar entre las tres primeras, Gemma será seleccionada para el Mundial con la Selección Española, que se celebra en Castellón el próximo mayo.

El año ha sido muy largo, y es momento de hacer balance: “Ha habido altibajos. La temporada la catalogo más bien buena, porque ha habido bastantes victorias, pero también ha habido algunas carreras que no lo he hecho lo mejor que podía”.

Gemma Arenas en una de sus carreras de este año, el Gran Trail Peñalara, que ganó. Fuente: Darío Rodríguez

 

Un inicio tardío

Para entender la grandeza de esta corredora hay que remontarse a sus inicios. Gemma Arenas sintió el espíritu del running en 2005, cuando tenía 26 años. “Mi entrenador Agustín Luján, con el que era novia entonces, fue a hacer la media maratón a Madrid, y yo fui a verle. Me gustó tanto el ambiente que se creaba que me planteé correrla al año siguiente. Empecé a entrenar dos días a la semana y con eso me la preparé”. Se podría decir que Gemma empezó a correr en 2006, aunque a modo de hobby. “En el 2007, cuando nos casamos, me lo empecé a plantear más en serio porque me había dado cuenta de que se me daba bien y me gustaba realmente. A partir del 2008 me empecé a programar la temporada y hasta el día de hoy”, añade.

Por el momento no me planteo dejar la montaña

Empezó corriendo en llano y después se pasó a la montaña, un cambio que a Gemma le ha traído muchas alegrías, pues la mayoría de sus grandes triunfos han sido en la altitud. “Yo había hecho carreras de 10 kilómetros, de 21 y de maratón, y lo que mejor se me daba era la larga distancia. Conocí la existencia de los 101 kilómetros de Ronda, que tienen un poco de montaña, y lo hice en el 2014. Tanto me gustó la experiencia que, aunque no tenemos montaña en Almagro, ese mismo año decidí hacer una maratón de alta montaña, la de Jarapalos”. A raíz de ahí empezó todo.

Por el momento, la almagreña no se plantea dejar la montaña: “Llevo 3 años compitiendo y realmente me gusta mucho, aunque también me gusta correr rápido. De hecho, a lo largo de la temporada hago también alguna maratón de asfalto, para no perder la velocidad. Pero hoy por hoy me quedo con las carreras de montaña”.

Gemma Arenas en la Maratón de Ciudad Real, una de sus pruebas en llano de este año. Fuente: Lanza

 

“En una nube”

En este corto periodo de tiempo, Gemma ha entrado en la élite de este deporte. Sin embargo, todo resulta un sueño para ella, pues cuando empezó no pensaba que podría llegar tan lejos: “De hecho no sabía que se me daba tan bien. Hasta que no empiezas a competir y lo descubres no sabes cómo se te va a dar. Que me dijeran que iba a ser tres veces campeona de España no me lo creo aún. Ha ido surgiendo sobre la marcha, sobre ruedas y estás como en una nube. No te acabas de creer que te esté pasando a ti”.

Ir dos veces con la Selección Española a un Mundial es lo más fuerte que me ha pasado

Además, ha ido dos años con la Selección Española a los mundiales, algo que veía impensable: “Es lo más fuerte que me ha pasado. Estar representando a tu país es algo que a todo el mundo le gustaría hacer alguna vez en su vida, y yo he tenido la suerte de poder hacerlo dos. Espero en un futuro poder volver a repetirlo y seguir disfrutando, compartiendo y viviendo cosas con la Selección que son inolvidables”.

Pero por si no era poco, esta mujer todoterreno también se anima con los duatlones y triatlones, aunque por el momento no a nivel profesional, ya que requieren mucho tiempo más: “Trabajando, con los niños y la casa es muy complicado. Hago a nivel popular porque me gusta nadar y se me da bien la bici, pero a nivel competición no”.

Gemma en el Mundial de Trail de este año con la Selección Española. Fuente: Irunfar

 

Trabajo, deporte y familia, fáciles de compaginar

Gemma trabaja a media jornada en Torytrans, una empresa que se encarga del diseño y producción de transformadores eléctricos de baja tensión. “No me resulta difícil compaginarlo con mi trabajo, me dan muchas facilidades. Trabajo 15 días enteros y 15 días no, por lo que los días que no trabajo tengo muchísima libertad para poder entrenar y dedicarle más tiempo. La quincena que trabajo le dedicamos un poco menos de tiempo, pero siempre queda el fin de semana”.

Más fácil le resulta aún con su vida personal: “Como suelo entrenar con mi marido, siempre es muy agradable. Hay veces que no me apetece pero al final te alegras, y más si lo estamos haciendo juntos”.

Actualmente, entrena cuatro días a la semana “porque creemos que es tan importante el entrenamiento como el descanso”. “Cuatro días son suficientes para competir. Ya dependiendo de la prueba le metes más horas o menos”, añade la corredora.

En uno de sus entrenamientos en Corral de Calatrava. Fuente: Marca.
El entrenador en casa

Nadie la conoce mejor que su entrenador. Y es que, además de eso, es su marido y padre de sus dos hijos, Lucas y Nora. Ella le atribuye un alto porcentaje de sus éxitos y él se deshace en elogios hacia ella. “Mi marido siempre ha visto algo en mi”, afirma Gemma. Además de entrenarle, Agustín Lujan le acompaña en la mayoría de sus competiciones. Se puede decir que forman un tándem perfecto.

PREGUNTA: ¿Resulta complicado entrenar a tu mujer?

RESPUESTA: En absoluto. Gemma es una campeona, es impresionante su capacidad de competición. Entrenando es buena, pero no llega al nivel de las competiciones. En las competiciones da el máximo y un poco más y en los entrenamientos a veces le cuesta dar ese poquito más para mejorar. Pero no me quejo.

P: ¿Qué tal llevas centrarte en los éxitos de Gemma? ¿Te gustaría poder dedicarte más a tu propia carrera?

R: Para cualquier entrenador, que su pupilo consiga buenos resultados ya es una alegría inmensa. Si encima es tu mujer, más todavía. Disfruto mucho de sus éxitos y tampoco me centro en lo que puedo conseguir yo. Ella está varios escalones por encima de mí a nivel mundial, entonces yo considero que es bastante más importante que ella siga consiguiendo lo que está haciendo, que es muy grande, y yo si de paso me puedo llevar alguna alegría en las carreras, mejor. Pero prefiero que ella siga por donde va.

P: La gente te conoce más por ser el entrenador de Gemma que por tu labor de corredor también, ¿qué piensas de esto?

R: Es normal. A Gemma la van parando para hacerse fotos, sale mucho en las redes sociales, entonces es lógico que la antepongan a mi, que me conozcan como Agustín, que la entrena. Luego alguno se sorprende cuando se dan cuenta de que he ganado alguna carrera, pero cada uno tiene su sitio y ya está. Yo intento ir por el mío y ojalá que sigamos así mucho tiempo.

P: Cuando corres con ella, ¿te centras solo en tus resultados o también en cómo le va a ella?

R: Hay carreras y carreras. En las importantes y serias, lo principal es que ella lo haga bien. Si yo tengo que quedar más atrás o más delante me da lo mismo. Si la carrera es ya más popular o ya no se está jugando tanto, decidimos cada uno jugar nuestras bazas y nos separamos más.

P: ¿Quién de los dos es más competitivo?

R: Los dos tenemos una visión del deporte parecida y somos muy competitivos, pero también sabemos disfrutar del deporte. Sabemos darlo todo y también si hay que correr alguna carrera lenta con los amigos, se hace. Sí es verdad que ahora en el momento que se encuentra Gemma, esa parte es complicada hacerla. Pero somos conscientes que el deporte de alto nivel dura unos años y que hay que aprovecharlos e intentar estar lo más arriba posible, pero que cuando se tenga que ser menos competitivo y disfrutar, estaremos deseando también hacerlo.

P: Teniendo esos padres, ¿te gustaría que tus hijos se dedicaran al running?

R: Cuando ellos decidan hacer algún deporte, que lo practiquen y ya está. No les vamos a hacer que sean ciclistas, ni triatletas, ni corredores de trail, ellos lo van a decidir. Todo el mundo nos dice que con estos padres van a ser unos campeones, pero nunca se sabe. Mis padres nunca han hecho deporte y yo lo he adorado desde pequeño. Entonces, ni los vamos a forzar ni les vamos a hacer decantarse por ningún deporte, que ellos decidan.

Gemma Arenas y Agustín Lujan han conseguido este año una victoria conjunta, en el Gran Trail de Peñalara. Fuente: Spain Ultra Cup

 

Las claves del éxito

“Genética, entrenamiento, sacrificio y esfuerzo” son algunas de las claves que Gemma destaca para sobrellevar las carreras. Para ella “todo está encadenado. Sin una cosa o sin otra no se podría conseguir”.

Sin embargo, la alimentación resulta fundamental para las pruebas de larga distancia: “Es una cosa muy personal. Hay cosas que te sientan mejor y otras que te sientan mejor. Tienes que ir probando. En general va todo un poco a base de pasta de almendras, huesos de santo, productos naturales, algún gel para meter cafeína o sales para que no te den calambres”.

Ídolo en su pueblo

Para el pueblo de Almagro, Gemma es un referente en todos los sentidos. Ella siente el calor de sus vecinos cada vez que se enfrenta a una competición. “Siempre me demuestran mucho cariño. Por las redes sociales, cuando me ven por la calle. Siento mucho su arrope, te da muchos ánimos pensar que hay mucha gente detrás esperando que llegues a meta”.

Gemma en un homenaje realizado en su pueblo, Almagro, en 2016. Fuente: Pozuelo Digital

 

Gemma más a fondo
  • Tu carrera más importante: “Los tres campeonatos de España y la Copa del Mundo”.
  • Un sueño que te quede por cumplir: “Ganar un Mundial con la Selección Española”.
  • Tu peor momento a nivel profesional: “Tuve que correr un Campeonato del Mundo con la Federación de Montaña justo una semana después del fallecimiento de mi padre, que era un gran seguidor mío. Es el peor momento de mi vida deportiva, por el recuerdo de mi padre”.
  • Objetivos a largo plazo: “Que me dure muchos años, porque esto me gusta mucho y espero estar muchos más años arriba”.
  • ¿Cómo te defines como persona? “Normal y corriente. Humilde, amable, amiga de mis amigos y muy simpática, siempre todo el mundo me dice que estoy sonriendo”.

Así es Gemma, una corredora por vocación en la que su marido y entrenador, Agustín Lujan, vio algo especial desde muy pronto. Y no se equivocaba. Detrás de una carrera plagada de éxitos está una mujer “normal y corriente”, como ella se define, con los pies en la tierra pero licencia para soñar.

Maria Gutierrez

Maria Gutierrez

Estudiante de Periodismo en la UCLM.

Leave a Response