Llega diciembre y con él las comidas y las cenas con la familia y los amigos. Las colas en los supermercados, los mariscos, las gambas, los polvorones o el turrón. Las carreras de última hora en busca del regalo perfecto y las estanterías repletas de juguetes. Llega diciembre y con él la Navidad. Una época asociada al gasto y al consumo. Aproximadamente diez días en los que los españoles se gastarán una media de 633 euros según un informe elaborado por Deloitte, entre regalos, comida, viajes u ocio.

Fechas en las que prima, la alegría, la felicidad y el cariño, pero que también tienen su lado amargo. Algo tan tradicional como la cena de Nochebuena o abrir un regalo el día de Reyes, resulta una tarea difícil, y en ocasiones imposible, para muchas familias. Por ello, son diversas las organizaciones, que luchan a diario por reducir las desigualdades y más, en estas fechas.

La lucha contra el hambre

La Federación Española de Banco de Alimentos (FESBA) se define como una organización aconfesional y apolítica que nace con el objetivo de ayudar todos los días, a la alimentación de los más necesitados de nuestro país, respetando siempre la libertad y la igualdad de las personas. La Federación está formada por un total de cincuenta y seis bancos de alimentos, repartidos por todas las provincias. José Antonio García, presidente del Banco de Alimentos de Albacete, destaca la labor principal del BAA en “aprovechar todos los alimentos, que por diversos motivos, habría que destruirlos, y al mismo tiempo, hacer que estos alimentos lleguen a la gente que más los necesita”.

Los alimentos se obtienen por la recuperación de excedentes alimentarios, como puede ser el caso de productos que son consumibles pero no comercializables por un fallo en el etiquetado o una fecha de caducidad próxima, el acuerdo con la OPFH (Organización de Productores de Frutas y Hortalizas) que se compromete a enviar todos los productos excedentes a los bancos de alimentos de toda España y, a través de donaciones y colectas.

Por ello, son ya varios los años que el banco de alimentos realiza, entre finales de noviembre o principios de diciembre, la conocida como la “Gran Recogida”, para que las personas que más lo necesitan puedan tener unas fiestas de navidad, por lo menos dignas, y conseguir una gran cantidad de alimentos para el resto del año. El objetivo,  apoyar así, a las miles de familias que aún viven en una situación de precariedad alimentaria en España. Este año, durante los días 1 y 2 de diciembre  y 3, también en algunas localidades, se habilitaron más de 11.000 puntos de recogida en diferentes hipermercados, supermercados o tiendas de alimentación en diversas localidades del territorio nacional. Cerca de 130.000 voluntarios se lanzaron, bajo el lema “Cuento Contigo”, a colaborar con la causa con la intención de superar los veintidós millones de kilos de alimentos del año anterior.

 En Castilla- La Mancha se recogieron alrededor de 650.000 kilos de productos

En concreto, en la provincia de Albacete se obtuvieron 168.000 kilos. Según el presidente del banco de alimentos de la ciudad, José Antonio García, este año, con llegar a los 125.000 kilos se “habría cumplido el objetivo” ya que se parte de una limitación,  la existencia de siete centros de recogida menos que en años anteriores. De los 17 supermercados que Mercadona cedía para la recogida, tan solo ocho de ellos (cuatro en la capital y otros cuatro en los pueblos) han participado este año, lo que supondría alrededor de 3.000 kg menos, según José Antonio García. Sin embargo, habrá que esperar a que acabe el proceso de valoración, clasificación, colocación y cuantificación para ofrecer datos más precisos.

Voluntarios trabajando en labores de colocación, clasificación. Fuente: propia

Antonio López Ruiz  participa, desde hace varios años, en esta recogida porque considera que  “lo más bonito de esta vida es ayudar” además de que “lo que cada uno pueda aportar a esta causa puede convertirse en mucho”. La forma de hacerse voluntario es mediante un cuestionario, disponible a través de su página web. Juan Antonio García, destaca aquí la importancia de las redes sociales y el boca a boca para motivar a la gente a participar ya que los voluntarios son el soporte principal de los BAA y sin ellos sería imposible el funcionamiento de los mismos. Hay voluntarios estables, colaborando de forma fija y presencial en el banco (25 o 30 en el caso de Albacete) y eventuales, como el caso de Antonio que colaboran en acciones determinadas como las colectas y su clasificación.

Antonio López Ruíz durante su turno de voluntariado. Fuente: propia

 El banco de alimentos de Albacete

El Banco de Alimentos de Albacete atiende a 11.500 personas y son 117 instituciones. Su presidente explica que los productos no se entregan directamente a las personas, sino a las  diferentes asociaciones que deben estar “legalmente constituidas, registradas en la Junta de Comunidades como una asociación, que ofrezcan gratis los productos que desde el Banco de alimentos les proporcionan gratis y que figure la atención a las personas en exclusión social”.

Periódicamente se hacen visitas a estas asociaciones y se pide toda la documentación de la gente que se está atendiendo como puede ser la renta, salario mínimo o ficha de empadronamiento para “atender a la gente que verdaderamente tiene esa necesidad y corre el riesgo de exclusión social”, aclara el presidente. Posteriormente se cruzan los datos de unas asociaciones con otras “para que no haya duplicidades”.

Banco de Alimentos de Albacete. Fuente: propia

 

Todos los niños con juguete

Algunas organizaciones como Cruz Roja Juventud ponen en marcha campañas de recogida de juguetes, nuevos, no bélicos y no sexistas para que ningún niño se quede estas fiestas, sin su regalo de Reyes. Estas campañas también tienen el objetivo de contribuir a garantizar el derecho al juego de los niños y que no se convierta en un elemento de discriminación.

Gema Olmedo Lara, coordinadora de Juventud de Cruz Roja Albacete, explica que este tipo de campañas están activas durante todo el año, pero de manera diferente y que es en estas fechas, cuando más se incrementan. Durante el primer semestre se centran más en talleres de sensibilización dirigidos a los padres usuarios para asesorar sobre cuáles son los juguetes ideales para sus hijos, en función de la edad y valor educativo así como en reducir riesgos de exclusión social. En el segundo semestre, se organizan los juguetes recibidos a lo largo del año por las diferentes asociaciones o particulares para, la última semana de diciembre entregarlos a los niños más desfavorecidos.

Este año, en Albacete han optado por la puesta en marcha de un economato de juguetes. Desde Cruz Roja se realizará una valoración de las familias, su situación económica, necesidades y número de hijos para después, entregarles un cheque canjeable por juguetes. Los padres estarán citados un día y una hora para acudir y elegir el juguete perfecto para sus hijos teniendo en cuenta las charlas y talleres a los que han asistido previamente, “intentando favorecer que las familias que más dificultades tienen para ofrecer un juguete a sus hijos puedan hacerlo” explica Gema Olmeda. La coordinadora aclara también que la idea es que la tienda permanezca abierta de 3 a 5 días y hasta que se acaben todas las existencias.

En otros lugares, como la parroquia de San José en Albacete, también se ofrece la posibilidad de enviar donaciones de juguetes, tanto usados como nuevos.

Tanto desde los bancos de alimentos como desde Cruz Roja, se lucha a diario por reducir las desigualdades y evitar la exclusión social, pero es con la llegada de la Navidad, cuando se intenta sacar el lado más solidario de las personas para contribuir, entre todos, a alegrar y amenizar estas fiestas a muchas familias que, por diversos motivos, no pueden permitirse vivirlas como a ellos les gustaría. Por ello, desde el banco de alimentos de Albacete piden que cuando vayas a comprar recuerdes que…”un poco de tu compra puede significar mucho para otros”.

The following two tabs change content below.

Mari Llanos

De Albacete a Cuenca. Estudiante de periodismo en la Universidad de Castilla- La Mancha.
Mari Llanos

Mari Llanos

De Albacete a Cuenca. Estudiante de periodismo en la Universidad de Castilla- La Mancha.

Leave a Response