La Universidad de Castilla-La Mancha está de enhorabuena, la profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales en el campus de Ciudad Real, Gemma Herranz, ha sido reconocida por la Real Academia de Ingeniería (RAI) debido a su gran labor investigadora en el campo cientifico. El pasado 21 de noviembre, la doctora recogía de manos de Elías Fereres, director de la RAI, la medalla “Juan López Peñalver”, un premio que la institución concede a investigadores jóvenes por la trayectoria, méritos y contribuciones a la ingeniería.

Esta madrileña de 40 años forma parte de la UCLM desde que finalizó su doctorado en 2004. Desde su llegada siempre ha demostrado su implicación en el crecimiento y desarrollo de la facultad “entre 2004 y 2008, iba y venía desde Madrid pagándome el AVE, con lo que apenas me llegaba para vivir. En 2008, cuando obtuve la plaza como contratado doctor, me quedé a vivir en Ciudad Real, y hasta ahora. Aposté por conocer una escuela nueva, donde había cosas por hacer, y me fue bien”.

Ahora con dos hijas menores, un equipo de investigación y su trabajo como catedrática tiene que ajustarse para disponer de tiempo para todo, su secreto llevar una buena organización. En el trabajo señala la importancia del orden, “sin una metodología ordenada y precisa, creo que es imposible abordar seriamente el campo de la investigación. Es imprescindible esa metodología repetitiva, consciente, comprobando tus errores, volviendo a revisar… Es una de las cosas clave de un investigador: ser muy, muy metódico”.

Pregunta: La Real Academia de Ingeniería te entrego hace unos días la medalla “Juan López de Peñalver”. ¿Qué se siente al recibir un premio tan importante?

Respuesta: Un enorme agradecimiento a la Real Academia de Ingeniería porque logra dar visibilidad al enorme esfuerzo que vengo realizando en mi campo de trabajo. Es ilusionante y da mucha energía para continuar que un organismo externo, objetivo y de alto prestigio se pare a analizar tu trabajo y decida reconocerte entre los premiados.

P: En concreto, has sido premiada por tus aportaciones “al moldeo de inyección de polvos metálicos y cerámicas en el campo de la ingeniera de materiales”. Para los que no entendemos mucho de este mundo, nos puedes explicar de manera breve en qué consisten estas labores.

R: El moldeo por inyección de polvos metálicos y cerámicos (también llamada tecnología PIM o MIM) es una tecnología de procesado avanzada de materiales que permite obtener piezas de geometría compleja y tamaño pequeño. En 2010 conseguí montar una planta piloto para hacer investigación en este campo en la UCLM, después de haber realizado mi tesis doctoral en esta línea de investigación en la Universidad Carlos III, y ese impulso nos ha permitido profundizar y hacernos expertos y reconocidos en esta línea de trabajo. Hacemos una labor de investigación bastante completa desde la materia prima hasta la caracterización de las piezas finales y colaboramos con varias empresas para mejorar el proceso, las propiedades finales o abrir nuevos campos de aplicación de esta técnica, con el fin de abaratar costes de producción, mejorar propiedades en servicio, o fabricar piezas de nuevas funcionalidades en distintos sectores (biomateriales, piezas estéticas, joyería, herramientas, aeronáutica, etc). Hasta el momento hemos logrado una captación de fondos importantes para el grupo, lo que permite que haya personas contratadas en esta línea de trabajo, y además hacer una transferencia de los resultados, que es lo más interesante para la investigación en ingeniería.

P: ¿Pensaste en algún momento de tu carrera, que se te reconocería tu gran labor a la investigación?

R: No. Es muy difícil imaginar que con mi edad alguien vaya a fijarse en tu trabajo, más en el mundo tan competitivo en el que vivimos.

P: En el discurso que diste en tu presentación destacabas la gran implicación de las mujeres en este campo, que por suerte cada día es mayor. En un mundo, como el ingenieril, donde todavía predomina el género masculino. ¿Crees que por el hecho de ser mujer este esfuerzo es mucho mayor?

R: Me gustaría decir que no. Pero, por desgracia, casi cada día me doy cuenta de que sí. Aún queda mucho por cambiar y es necesario seguir visibilizando el papel que hacemos las mujeres para que cambien mentalidades, machismos, formas de educar, de relacionarnos… Queda mucho por hacer y sí, creo que el esfuerzo es mayor porque hay un umbral de valía que tenemos que demostrar que a los hombres, en este mundo, se les da por supuesto en muchas ocasiones. El día que nadie se plantee como una mujer es capaz de combinar maternidad e investigación o maternidad y éxito laboral en el ámbito que sea, si no, que quede claro que la familia es un núcleo que permite que todos sus miembros cubran sus expectativas laborales y personales, algo estará cambiando. Si yo fuese un hombre, posiblemente, nadie me preguntaría si soy padre, y tampoco cómo me las ingenio para conciliar. El hecho de que sea destacable que una mujer lo logre es indicativo de que la igualdad no está conseguida, todavía, en ninguna escala.

Gemma Herranz recogiendo el premio de la mano del director de la RAI, Elías Fereres // Fuente: Gemma Herranz

P: Eres madre de dos hijas, trabajas como profesora en la facultad de la Universidad de Castilla-la Mancha y además diriges un equipo de investigación en el campus de Ciudad Real donde trabajas para ahondar más en tus exploraciones. ¿Cómo te organizas? ¿Se puede atender todo de manera satisfactoria?

R: Haciendo malabarismos y durmiendo poco, supongo. En realidad creo que es el reto al que se enfrenta cualquier familia (padres y madres) pero es cierto que parece que estamos menos acostumbrados a ver que las mujeres no renuncien a su vida profesional o a su vida familiar y yo trato de combinarlo porque no quiero renunciar a ninguno de mis roles.

P: Lideras dicho equipo y vuestro principal objetivo es continuar tus estudios para las tecnologías de procesado de polvos, tecnología pulvimetalúrgica y, en particular, con el procesado mediante técnicas avanzadas, como el Moldeo por Inyección de Polvos. ¿Cómo valorarías el trabajo que se está desarrollando?

R: Mi grupo de investigación “Diseño y Procesado Avanzado de Materiales” está haciendo un trabajo intenso, donde los resultados empiezan a dar sus frutos con proyectos de mayor envergadura y colaboraciones con otros centros nacionales y extranjeros. Somos un grupo joven pero con mucha ilusión e ímpetu así que sólo puedo valorar como positivo el recorrido que llevamos. Estamos trabajando muy duro por afianzar personal que se está especializando en esta línea de trabajo, con un enorme valor añadido como investigadores, pero también estamos creando red con aquellos jóvenes que se forman con nosotros y que van incorporándose a centros y empresas de sectores similares.

P: Las colaboraciones se deben, en especial, a empresas de fuera de Castilla-La Mancha. ¿Cómo se realiza una labor tan compleja y costosa, en una Comunidad donde hay pocas empresas que dan prioridad a la investigación?

R: Nuestra investigación la financian mayoritariamente las empresas que nos contratan. Así que nuestros recursos proceden del empuje de empresas que sí priorizan la investigación. Participamos también en proyectos competitivos nacionales e internacionales, pero tenemos que reconocer, que son las empresas que realmente están haciendo I+D, las que impulsan nuestro grupo. También le ponemos mucho esfuerzo y en ocasiones esto se traduce en contratos muy por debajo de lo que nuestros investigadores se merecen, pero es cierto que poco a poco vamos mejorando las condiciones y logrando que se valore más la labor que hacemos. Cuando trabajas con empresas son los resultados los que hablan de la calidad de tu investigación. Si no produces cosas útiles y transferibles la investigación se termina.

P: En tu época de estudios había muy pocas mujeres que se decantaran por estudiar ciencias o ingenieras, ¿qué te movió a ti hacerlo?

R: Lo cierto es que en la época en la que yo estudié había un gran impulso de las mujeres por estudiar ciencias o ingeniería. En Ciencias Químicas éramos más mujeres que hombres, por ejemplo. No me planteé nada especial cuando me decidí por estudiar ciencias o la tesis en ingeniería… ¿Por qué no iba a estudiarla? Cuando me incorporé como profesora a la UCLM en la carrera de Ingeniería Industrial, sin ser mayoría había una representación de mujeres relativamente significativa, quizá podía encontrar unas 8 a 10 chicas en clases de 50. Sin embargo, posteriormente se ha vuelto a producir un descenso que deberíamos tratar de comprender. Algo estamos enfocando mal para que las niñas piensen que las ciencias o la ingeniería no son atractivas.

P: Tu tesis doctoral fue pionera en España, se trata de la tecnología MIM (Metal Injection Moulding) centrada en el moldeo por inyección de metales. ¿Por qué te decidiste por esta investigación?

R: Fue una propuesta del jefe del grupo de investigación al que me incorporé el Dr. José Manuel Torralba que es referente en Pulvimetalurgia en España. La tecnología MIM estaba irrumpiendo en Europa y el Dr. Torralba solicitó un proyecto para abordarlo desde varios ángulos y me propuso hacer la Tesis Doctoral en esta línea aprendiendo en el extranjero sobre la técnica, ya que en España aún no había grupos referentes, y montando los equipos que fuesen precisos. Fue un reto enorme pero lo acepté y me enganchó desde el primer momento.

P: Hay muchas mujeres que han realizado grandes aportaciones y trabajos para el mundo de la ciencia pero no se las han reconocido como merecían. ¿Por qué cree que sucede esto?

R: Porque sigue predominando un claro patriarcado en nuestra sociedad. Por desgracia, los libros de historia siguen incompletos porque también han sido escritos por hombres. Parece que aún necesitan ocultar que las mujeres han tenido y siguen teniendo las mismas capacidades. La sociedad sigue negándonos una igualdad que clama al cielo. Necesitamos hacer aún muchos cambios para lograrla. Cuando hoy en día la gente dice que el feminismo no es necesario “porque ya votamos, tenemos puestos de poder y las mismas oportunidades” seguimos prolongando una mentira que lleva toda la historia oculta.

Gemma Herranz en la entrega de la medalla de la Real Academia de Ingenería (RAI) // Fuente: Gemma Herranz

P: ¿Cómo sienta esto a una persona que se emplea a fondo para desarrollar un gran trabajo en la investigación? 

R: Te crea la sensación de estar en una permanente lucha. Es cierto que en ocasiones encuentras gente que realmente se ha convencido ya de esta igualdad, pero los episodios machistas son casi diarios en todos los ámbitos, así que reconozco que se siente frustración en muchas ocasiones. ¿Cree que afecta esta situación a las promesas futuras a la hora de elegir que estudiar? En realidad creo que no tanto, porque una persona que tiene claro lo que quiere no tiene porqué encontrar impedimentos para entrar en este tipo de carreras. El problema es que desde la infancia, aturdimos muchas vocaciones y muchos intereses porque todo está contagiado de sexismo como los juguetes, los juegos infantiles, los medios de comunicación, las series de televisión….claramente hay que cambiar el enfoque educativo a niños y niñas para que crezcan sin prejuicios o al menos no tan arraigados como los que seguimos viendo hoy en día en la infancia y en la adolescencia. Esa raíz es la que hace que luego no surjan tantas vocaciones como cabría esperar en las carreras científicas o ingenieriles.

P: Aunque aumentado el número de mujeres en los grados de ingenieras, todavía la diferencia entre hombre y mujeres es grande, ¿Cómo cree que se podría revertir esta situación?

R: Educación. Pero no solo en los colegios. En las casas, en los centros de ocio, en los medios de comunicación. Es necesario cambiar el mensaje que se les transmite desde pequeñas, evitar la sexualización que se sigue haciendo de las niñas y de las mujeres, y el sexismo que se transmite en juegos, hobbies, aficiones, canciones…y por supuesto, ampliar el contenido de los libros de texto, explicarles la historia real, completa, verdadera. Cambiar la idea de que la mujer tiene que elegir un solo rol en su vida…se puede actuar desde muy diversos enfoques. Todo es importante y todo influye en que la idea esté tan arraigada todavía.

P: ¿Qué mensaje enviarías a las niñas para que se enmarquen en la aventura de la investigación?

R: Les diría que es una aventura trabajar en los límites del conocimiento actual. Pero sobre todo les diría que no hay nada más satisfactorio que trabajar en lo que te gusta. Así que les pediría que buscasen aquello que les inspira y les hace ser creativas, imaginativas, aquello que les hace sentirse fuertes y motivadas. Sea cual sea el enfoque laboral, que no se cierren puertas.

P: Al margen de sexos, en un país donde se realizan pocas ayudas públicas a grandes labores de investigación y que en su gran mayoría depende de los ingresos de sociedades privadas. ¿Piensa que hay futuro para la Ciencia y la Investigación en España?

R: Es lamentable que la inversión que se destina a investigación y desarrollo en España sea tan mediocre. Hay futuro porque los que nos dedicamos a esto seguimos creyendo que  lo hay, y seguimos contagiando a los que llegan llenos de ilusión, pero está claro que no podemos alcanzar las mismas metas que en los países donde la inversión es mucho mayor. Sin duda, un mayor impulso, con la dedicación tan vocacional que en ocasiones podemos encontrar en España (si no, no se explica que haya investigadores que sigan trabajando con los contratos tan pobres que se ofertan), redundaría en una Ciencia e Investigación muy respetable. Es una lástima que se pierda tanto talento y tantas ilusiones por el camino.

The following two tabs change content below.

Rociosalcedo

Leave a Response