FUENTE: Kike Belenguer

La modalidad BTT (Bicicleta todo terreno) es una prueba de ciclismo de montaña. Cuenta con numerosas categorías y como bien indica el nombre, esta disciplina se realiza sobre un terreno de gran dificultad, escarpado e  inclinado lo que desemboca en descensos a alta velocidad con periodos de saltos y multitud de obstáculos.

La primera carrera se celebró en Fairfax, California en 1976 y actualmente y poco a poco, este deporte se ha abierto hueco en España. Actualmente, existen once equipos inscritos según la Real Federación Española de Ciclismo en la modalidad  BTT en todas las categorías. La ciudad de Cuenca cuenta con un espacio paisajista que cumple con todos los requisitos para realizar este deporte. La ciudad, situada entre dos hoces ofrece un espacio óptimo, aunque la realidad de su desarrollo es diferente.

BBT la modalidad de los atrevidos

En este deporte los ciclistas participan en una carrera contrarreloj, se comienza generalmente en intervalos de treinta segundos, en series que suelen durar entre dos y cinco minutos. Los ciclistas se organizan en equipos y el orden de salida se determina por los mejores tiempos realizados en pruebas anteriores. Son muchos los ejemplos de descensos grabados por los propios ciclistas con cámaras GoPro en los que se puede vivir en primera persona las dificultades y los espacios en los que se realizan. Esta modalidad es practicada tanto por hombres como mujeres y cuenta con una gran participación.

Para su desarrollo solo se necesita un equipo especial  y una bicicleta que puede ser de varios tipos: Rígidas (sin suspensiones), con suspensión delantera, doble suspensión y las 29 (con ruedas de 29 centímetros de diámetro).  El principal problema de practicar este deporte es el gran gasto que supone el equipo al completo. Son numerosas las protecciones que se deben utilizar ya que se trata de un deporte que conlleva un gran riesgo. El vehículo utilizado también debe ser óptimo y su precio es bastante elevado, algo que no es apto para todos los bolsillos. Además se trata de un deporte que requiere entrenamiento y mucha técnica.

Marcos Serrano, estudiante del Grado Medio de Conducción de la actividad físico – deportiva en el medio natural, en la ciudad de Cuenca asegura que este deporte es necesario que se enseñe. “Existen técnicas específicas para descender, para saltar… Es necesario tener unos conocimientos previos.” Este deporte conlleva un gran riesgo ya que cualquier fallo puede suponer una caída de gran peligrosidad. Marcos asegura que el equipamiento es fundamental al igual que la posición y la manera de caer en caso de un accidente o pérdida de control de la bici. En este grado se ofrece a los estudiantes una formación básica para guiar a grupos y enseñar ciertas técnicas.

La Real Federación Española de Ciclismo da cobertura a las carreras BTT aunque estas no son las más reconocidas y practicadas. Existen escuelas en toda España así como un campeonato nacional y otros realizados en diferentes comunidades. A pesar de ello, este deporte no está al alcance de todos y no todas las ciudades españolas cuentan con una escuela o entrenadores profesionales que enseñen y promocionen este deporte que todavía le queda un largo recorrido en algunas provincias.

Cuenca y la  BBT que nunca llega

La Federación de ciclismo de Castilla La Mancha también cubre dichas competiciones pero la falta de enseñanza y promoción provoca que no tenga una cobertura amplia en todas las provincias, un problema que afecta a numerosos  jóvenes en la comunidad. En la ciudad de Cuenca existe un grupo de jóvenes en edades comprendidas entre 15 y 19 años que practican este deporte en la categoría de descenso o también lo denominado “Downhill” una modalidad de MTB (Mountainbike)  por su propia cuenta.  Los jóvenes han dedicado tiempo y esfuerzo a crear circuitos por la serranía conquense para poder desarrollar la actividad pero los problemas y dificultades crecen a medida que pasa el tiempo. Alberto Rodenas de 19 años de edad, empezó a practicar descenso por la diversión que le proporcionaba, además de poder probar los circuitos que ellos mismos realizaban y trazaban para poder practicar esta modalidad.

Él mismo asegura que le hubiera encantado competir pero no cuentan con los medios suficientes. En Cuenca no existe una escuela que cubra esta modalidad y los jóvenes han apostado desde hace años por practicar y entrenar por propia iniciativa. Asegura además que una iniciativa buena sería que se les proporcionaran circuitos y ayudas para poder practicarlo. Jesús Hontana de 17 años empezó a practicar este deporte porque estaba “de moda”. “Era un deporte que se mostraba mucho por las redes sociales y me gustan las bicis así que decidí probar”. Tanto Alberto como Jesús aseguran que es un deporte que produce mucha adrenalina y satisfacción.

El Open XC Maratón de Castilla La Mancha se dio cita en la ciudad conquense el pasado septiembre, con el nombre II Maratón Sendas de Cuenca se posicionaba como la tercera carrera del Open. En la propia ciudad se celebraron dos competiciones de descenso consecutivas. “Había muy pocas posibilidades, ya que, la mayoría de espacios estaban restringidos para practicar el deporte y desarrollar la carrera”. No llegaron ni a 20 corredores. Nuestros ciclistas conquenses tuvieron la oportunidad de demostrar todo lo que habían aprendido, pero esto no es suficiente para todo lo que querían ofrecer. Existen medios, hay espacios óptimos y colinas impresionantes en la ciudad conquense, los jóvenes se lo plantean: “Se podría construir un circuito cuidando el medio ambiente. Existen algunas rutas pero hemos sido los propios ciclistas los que hemos creado eso.”Tanto Alberto como Jesús hubieran deseado competir y demostrar todo en el terreno pero coinciden, “si quieres competir tienes que ir por tu cuenta y es muy caro a diferencia de estar en un equipo”.

Actualmente nuestros jóvenes conquenses no practican este deporte por falta de tiempo y medios. Además Jesús resistió una caída grave en la que sufrió una fractura de clavícula y asegura que a raíz de ese accidente “ya no era lo mismo”. Las razones se suman para que estos jóvenes decidieran pausar su andadura.“Es como entrenar al fútbol y nunca jugar un partido”, nos afirmaba Jesús. La esperanza es lo único que se pierde y seguro que nuestros ciclistas conquenses consiguen algún día practicar este deporte como se merecen.

The following two tabs change content below.

Lolaizquierdo

Leave a Response