El “Colo” como así lo llaman y es conocido en Cuenca, es un jugador de balonmano  nacido en Ramos Mejía (provincia de Buenos Aires) el 18 de julio de 1989. Juega como lateral derecho, aunque también hace la función de lateral en ocasiones o cuando hace falta. Salió del Colegio Ward, colegio donde estudió, se fue a Italia para vivir una experiencia distinta al Pallamano Conversano, donde ganó la liga, volvió a Ward y llegó finalmente en 2015 a donde es su sitio actualmente y en el que se siente muy cómodo, el BM Ciudad Encantada.

El Colo cuenta cómo se lo llevaron a Italia: “Cuando tenía 17 años y  estaba jugando en Ward fueron la gente de otros clubes de Europa a ver un partido donde jugaba un chico muy bueno del equipo contrario, pero ese día se ve que hice un buen partido y les gusté y hablaron con mi representante y éste me dijo que si me interesaba ir, yo tenía que terminar el colegio y le dije que si acababa todo bien me iba a hacer una prueba”. Sigue contando “Empecé yéndome dos meses de prueba, creyendo que volvería a Argentina y me gustó tanto que decidí quedarme y así me quede dos años y medio. Volví a Argentina y en el 2015 por una cuestión de orgullo, de querer pertenecer a la selección había perdido un poco de terreno, entonces decidí venir a jugar a la Asobal y surgió esta posibilidad, con mucho temor porque no sabía si iba a rendir si me iba a ir bien o si no”.

 

Vainstein en su etapa en Ward. Fuente:pasionhandball.com.ar

 

Rutinas

Cuenta que sus días son casi rutinarios:  “Mis días son casi siempre una rutina, trato que sea de la forma más profesional. Me levanto, por las mañanas un poco de gimnasio, voy al fisio cuando me siento mal  y por las tardes entrenamiento. Todo depende de cuando nos toquen los partidos”  dice el Colo. En su  tiempo libre, trata de pasarlo con amigos y pasarlo bien, y sobre todo de estar tranquilo. Echa mucho de menos a la familia en Argentina, los amigos, el club de donde salió, pero que esto que está viviendo es una manera profesional de vivirlo, y trata de disfrutarlo de tal manera.

Referido a la temporada que está jugando el equipo, el extremo derecho comenta que está yendo como pretendían e incluso un poco mejor. “Nos hicimos fuerte de local, y creo que hemos sacado buenos resultados fuera, esperemos terminar la primera vuelta seguir en los puestos de arriba”.

Con respecto al vestuario, se lleva bien con todos, “hay muy buen ambiente, quizás a lo mejor por cuestión de apego, con los argentinos, pero en los 3 años que llevo aquí, compartí muchos momentos buenos con Sergio, Thiago, Mendoza o Hugo, tenemos un grupo fantástico y nos llevamos todos muy bien”.

“Handball” en Argentina

La aspiración cuando juegas en Argentina es tratar de llegar a la selección, que es lo que pudo lograr, “es un equipo que siempre lucho por los primeros lugares, fue creciendo y muchos ex alumnos juegan ahí y siempre se mantuvieron en un buen nivel. Yo fui al colegio allí como toda mi familia y como es un colegio donde el balonmano es una actividad recreativa también lo hicieron de forma profesional digamos pero amateur, se inscribieron en la máxima categoría y se obtuvieron muchos resultados buenos, campeonatos, sudamericanos…”. El Colo agrega que es un orgullo representar a su país, y que como cualquier deportista es el máximo objetivo que uno tiene, y tuvo la oportunidad de hacerlo en citas importantes como en los juegos olímpicos de Río o mundiales. “Uno trata de trabajar al  para poder estar ahí”.

La selección Argentina en los Juegos Olímpicos de Río. Fuente: ole.com.ar

 

De la lesión ya está mejor, tuvo una lesión cervical, le salió un edema óseo en el cuello, que le generaba algunas molestias en los hombros y algunas contracturas. “Era cuestión de desacatarlo y eliminar este edema que era lo que me generaba dolor, ahora estoy bien, con alguna molestia, pero bien”.

Los entrenamientos son duros, “Lidio sabe manejar bien el tema de los entrenamientos. Tenemos una merma física que al correr de los partidos hay que bajar un poco la dosis de entrenamientos porque si no después los jugadores no llegan en su plenitud a los partidos y después siempre están las lesiones, los parates…” Entrenan todos los días por las tardes y por las mañanas alternan entre gimnasio o fisio.

Principales diferencias del balonmano

El Colegio Ward pertenece a la primera categoría en el “handball” de Argentina, que es como allí lo llaman. La principal diferencia con el balonmano europeo es que en el país sudamericano este deporte es amateur y aquí es profesional. “La gente allí lo hace por amigos, por compañeros, la mayoría de los equipos son amigos de toda la vida y equipos conocidos está River Plate que tenía muy buen equipo de balonmano. El Ward, Ballester lucharon mucho en los últimos años para estar arriba, y tienen jugadores de selección en estos últimos años”.

Vainstein cree que al balonmano de allí le faltaría ser más profesional. “Creo que estaría bien crear una liga federal, nacional que puedan participar todos los equipos del país para hacerla más competitiva. Ahora lo que tiene el balonmano allí, es que está centrado en Buenos Aires, la mayoría de los equipos buenos están allí, quizás alguno ahí en alguna provincia, pero al no ser  federal las provincias no compiten y obviamente es lógico, no hay profesionalidad no hay dinero, todo sale del dinero de los jugadores”. Además, el jugador argentino destaca que “se hace por amor, por pasión, por satisfacción de compartir con los compañeros pero no hay ningún rédito, al fin y al cabo uno tiene que dejar el balonmano porque tiene que elegir trabajar para poder tomárselo como un hobbie, no termina siendo un trabaja como es aquí”.

La receta para estar en la élite del deporte, para Vainstein lo fundamental es saber trabajar, entrenar fuerte y tener devoción por lo que uno hace. “Yo siempre me considero un jugador que no soy talentoso pero me considero un trabajador que intento dar el máximo, mejorar las cosa que hago mal. Si uno sueño con algo tiene que ir a buscar, siempre lo hice así y siempre me ha ido bien por suerte. Estoy muy feliz de estar aquí porque encontré un lugar donde me siento cómodo donde quizás en otro lugar me podría haber sentido mal pero aquí estoy muy bien y feliz”.

La gente en Cuenca le gusta mucho el balonmano y así se lo hacen saber a uno de los jugadores más aclamados por la afición conquense. “Por la calle me saluda mucha gente y me reconoce, la gente es muy aficionada al balonmano. Son muy amables, y muy cordial y muy respetuosa”. Es un chico que se considera muy trabajador, “intento dar todo lo que puedo durante los 60 minutos. Intenté jugar siempre de la misma manera durante los 3 años, te puede salir bien o mal, hacer goles o no, pero el trabajo siempre está ahí. Tuve mucha suerte de jugar muchos minutos, en los últimos años, creo que todo el equipo actúa de la misma manera”. Es hincha del Barcelona, y admite que el Palau es una cancha muy bonita para jugar, pero “donde se vive más ambiente de balonmano, creo que es en León, se respira mucho ambiente y el Ademar tiene un muy buen equipo”.

 

El Colo lanzando de 7 metros vs Ademar León. Fuente: tribunadecuenca

Por el momento, el “Colo”  no piensa en irse a jugar a otros país aunque “el jugador siempre quiere más, por ahora mi objetivo es jugar una copa europea, ya que así estarías a la altura de los mejores equipos del mundo, y eso significa mucho”.

En cuanto al tiempo que se puede quedar en Cuenca, no lo sabe a ciencia cierta lo que puede pasar: “Yo vine para quedarme un año, y ya llevo tres, no sé qué pasara, pero estoy muy cómodo, me siento feliz, querido y respetado, disfruto estar con mis compañeros, con mi gente y con el club, asique estoy contento” añade.

Leave a Response