Como cada año, desde hace seis ediciones, se celebra el Premio Promesas de la Alta Cocina de Le Cordon Bleu, que busca reconocer los resultados académicos y potenciar el talento de los futuros cocineros que se están formando en las escuelas de toda España. Esta convocatoria tiene como objetivos apoyar y estimular la formación de las futuras generaciones de cocineros, además de premiar el talento de estos alumnos. El concurso está enfocado a estudiantes con una edad comprendida entre 18 y 25 años, que estén cursando el último curso de formación de un programa de cocina.

Como se indica en la página web de Le Cordon Bleu, existen dos opciones de presentar la solicitud: a través del centro de estudios, o por medio de una candidatura individual en el caso de que el centro de estudios donde el alumno esté matriculado no presente candidatos. Este año, el plazo de inscripción ha ido desde el 28 de septiembre hasta el 30 de noviembre.

Los 50 seleccionados

El pasado 14 de diciembre se publicó la lista de los 50 candidatos preseleccionados en la página web de Le Cordon Bleu Madrid. El criterio de selección está basado en: vocación por la profesión, capacidad de liderazgo, expediente académico, talento y buena predisposición hacia el trabajo. Estos 50 alumnos tendrán que enviar antes del 22 de enero de 2018 la receta que van a elaborar, especificando todos los ingredientes, técnicas y pasos necesarios en la elaboración, y un video con una duración de entre 3 y 5 minutos, donde aparecerán los pasos de elaboración y técnicas empleadas.

Los videos de todos los participantes serán publicados en la página oficial de la escuela en Facebook y en el canal de YouTube del concurso, para que las personas puedan emitir sus votos que serán tenidos en cuenta a la hora de elegir a los finalistas.

Solo 10 pasarán a la final

Como se indica en la web de la escuela, la lista de los 10 finalistas se publicará el día 20 de febrero en la página web de Le Cordon Bleu Madrid. Los agraciados tendrán que presentar antes del 22 de marzo de 2018 la receta que van a elaborar, con previas indicaciones de la escuela. La final se celebrará el día 12 de abril de 2018 en Le Cordon Bleu Madrid, donde el jurado compuesto por chefs profesores y cocineros de prestigio invitados,  evaluarán las técnicas utilizadas en la elaboración, la originalidad, el sabor, la presentación y la exposición del plato preparado. En ediciones anteriores el jurado ha estado presidido por grandes profesionales como Pedro Subijana, Diego Guerrero, Martín Berasategui, Joan Roca o Quique Dacosta.

En la final se elegirán al primer y segundo clasificados. Ambos obtendrán una beca para estudiar en la escuela. El primer premio consta de una beca del 100% para estudiar y un Diploma (valorada en más de 23.000€), y una beca de 1.500€ para el centro de estudios.  El segundo clasificado, por su parte, recibirá una beca del 100% para estudiar un certificado (valorada en 8.500€).

Dos castellano-manchegos aspiran al Premio

Se trata de los jóvenes Alejandro Arcaz Arnaiz del I.E.S. San Isidro de Toledo, y Cristina Alarcón Martínez del I.E.S. San José de Cuenca.

Alejandro Arcaz es un estudiante de Grado Medio, amante de la cocina desde pequeño, señala que lleva tres años trabajando y que decidió estudiar cocina para tener un título oficial, y ahora que se le ha presentado esta oportunidad está decidido a ir a por ella. Además asegura que en un futuro le gustaría poder vivir de las artes culinarias. Es al primer concurso de este tipo al que se presenta.

Alejandro presentó su candidatura a través del centro de estudios donde imparte el Grado Medio, donde el director del le escribió una carta de recomendación a la hora de presentar la solicitud, además de presentar una personal por su parte.

El joven asegura que no esperaba estar entre los 50 seleccionados, y que mandó la solicitud por probar suerte, pero que cuando se vio en la lista de semifinalistas se llevó una grata sorpresa, también señala que si consiguiera ganar el premio su objetivo es seguir estudiando, para formarse y seguir adelante en este mundo, ya que una escuela como Le Cordon Bleu no se te ofrece todos los días. “Que te ofrezcan la oportunidad de ganar un premio así, y formarse acompañado de los mejores que hay ahora mismo en España en cuestión de formación sería todo un lujo”.

Plato elaborado por Alejandro Arcaz. Fuente: Alejandro Arcaz.

Las becas para primer y segundo clasificado le parecen perfectas, y aunque la segunda sea más reducida, no se puede desaprovechar la oportunidad de entrar en esa escuela, ya que allí vas a aprender lo que no vas a aprender en ningún otro sitio, además de las salidas profesionales que te pueden surgir al tener un título de ese prestigio,  señala Alejandro.

Por último se define como un cocinero creativo, serio, que improvisa y que no le gusta pensar las recetas, tiene su propia idea y con ella va hacia delante. Además, para el joven lo más importante para conseguir un buen plato es que haya un buen producto, el sabor y el emplatado, ya que se comemos por la vista, y es importante que el plato nos llame la atención nada más verlo. La presentación en ocasiones cuenta mucho más que cualquier otra cosa.

La otra estudiante de Castilla –La Mancha que opta al premio es Cristina Alarcón, es también estudiante de Grado Medio, y amante de la cocina desde bien pequeña. Coincide con Alejandro en que le gustaría dedicarse a las artes culinarias el día de mañana. Presentó su candidatura por medio del centro donde estudia, aunque ella llevó los trámites, al ser la única estudiante que se presentaba del I.E.S. San José, de Cuenca. Es el primer curso de cocina que realiza, y para nada esperaba estar entre los 50 estudiantes seleccionados. Asegura que en su centro nunca antes se habían presentado a este Premio, pero si a otros diferentes.

Cristina Alarcón en la cocina. Fuente: Cristina Alarcón.

 

Cristina señala que en caso de ganar el concurso su objetivo es seguir formándose, ya que con las becas que ofrecen, se te presenta una gran oportunidad de adquirir conocimientos en una escuela prestigiosa, para la que hace falta tener dinero entre otras cosas para entrar. Aunque deja claro que a pesar de que estudiar en Le Cordon Bleu pudiese suponerle algunos costes, intentaría por todos los medios llevar a cabo su formación allí, ya que lo ve como una inversión, y en esta escuela tienes muchas probabilidades de salir con trabajo.

Para terminar la joven se define como imaginativa y rápida a la hora de crear platos, y señala que el concepto de buen plato depende un poco del público al que vaya dirigido, y del tipo de cocina, ya que por ejemplo en la cocina moderna se tienen muy en cuenta las diferentes texturas, los crujientes o las esferificaciones. Pero que la presentación es fundamental, ya que lo primero que haces es ver el plato, además de darle un buen punto, porque el producto debe estar bien cocinado, y también hay que tener en cuenta la mezcla de sabores, los colores y las intensidades.

Plato elaborado por Cristina Alarcón. Fuente: Cristina Alarcón.
Cristóbal Muñoz fue el ganador de la primera edición

Es importante tener el punto de vista de uno de los ganadores del Premio Promesas de Alta Cocina, ya que así los estudiantes que se presentan pueden tener una visión más general de lo que puede suponer ganar un premio de este nivel. Cristóbal Muñoz ganó la primera edición del concurso, como estudiante del I.E.S. Almeraya, de Almería, ante un jurado presidido por Martín Berasategui, y compuesto por el Presidente de la Academia Madrileña de Gastronomía Miguel Garrido, la periodista Rosa Rivas y tres chefs profesionales de la escuela. Ahora nos cuenta como ganador de la primera edición, la repercusión que ha tenido para él a nivel profesional y laboral.

Pregunta: ¿Qué supuso para ti ganar este Premio?

Respuesta: Pues al ser la primera edición fuimos un poco los conejillos de indias, y fuimos viendo cómo se iba desarrollando todo. Pero al final ganar un premio así y la suerte que tuve de poder trabajar durante cinco años dentro de la escuela, pues hace que lleve una base muy importante.

P: ¿El premio de la primera edición era similar al de esta sexta edición?

R: El premio era exactamente igual al que hay ahora, aunque ahora hay algunas ventajas, respecto a anteriores, ya que vimos alguna deficiencia. Por ejemplo los centros escolares tienen alguna ventaja porque ahora los profesores acompañan al alumno. En la primera edición fui con mi padre, pero no había ninguna facilidad para el centro ni ninguna ayuda.

Cristóbal Muñoz recibiendo el Premio de primer clasificado. Fuente: www.cordonbleu.edu

P: ¿Esperabas optar al premio?

R: En mi caso fue un poco especial, yo estaba en Marbella, y el trabajo que realice para esa final pues la verdad que fue muy elaborado, y llevó mucho esfuerzo, pero mereció la pena al final. Pero es cierto que nunca te lo esperas.

P: ¿Qué plato fue el que preparaste en la final?

R: Pues en la final se nos entregó un solomillo de ternera, realicé el solomillo, atemperado, marcado en la plancha, después lo coloqué en unos moldes de acero para marcarlos, y así todos los solomillos quedaban cuadrados. A continuación los corté a la mitad, para dejarlos con forma de triángulo.

Llevaban una guarnición con espinacas y una cebolla rehogada con judías. También un coulant, colocando unas láminas de patata. Troquelábamos el centro y el coulant quedaba crujiente por fuera y por dentro llevaba un puré de patatas emulsionado con tuétano, además de una espuma de ajo, y el mismo papillote de las verduras.

P: Una vez finalizados los estudios allí en la escuela, ¿te llegaron ofertas de trabajo con el prestigio que tenías por haberte formado allí?

R: Sí. De hecho la escuela está en constante movimiento y al final muchas ofertas de empleo entran por ahí, se pueden mover mucho con la bolsa de trabajo. A día de hoy sigo cocinando, desde que gané el premio no he dejado nunca el mundo de la cocina, ha ido a más de hecho.

P: ¿Te has presentado a más concursos de este tipo?

R: Después del concurso de la escuela me presenté a otro certamen “Concurso Cocinero del Año”, me clasifiqué en la semifinal de Madrid, y fui a la final de Barcelona, pero allí no pudo ser.

P: ¿La beca conseguida fue lo que te esperabas?

R: Las becas eran lo que me esperaba totalmente. Al final cuando vienes de una escuela un poco más humilde y llegas a una escuela como esta, con las instalaciones que tienen, pues te quedas con la boca abierta. Además no tengo ninguna crítica en contra del profesorado, trabajan muy bien y lo importante que te forman genial.

Solo queda desearle mucha suerte a los cincuenta preseleccionados, y esperar al día 12 de abril, donde solo diez serán los finalistas y dos de ellos obtendrán las becas ofrecidas por la escuela Le Cordon Bleu Madrid.

Leave a Response