Castilla la mancha es considerada la gran despensa de Europa. Gracias a la necesidad de fomentar este tesoro gastronómico surgen iniciativas que impulsen un mejor negocio de la fortuna que yacen en las tierras de La Mancha. La problemática del sector agroalimentario de la región no es ni la calidad ni la cantidad, sino la promoción y el buen comercio. Pero, ¿Cómo se puede fomentar la promoción de nuestros productos?

Antonio Lucas Torres, alcalde de Campo de Criptana (CiudadReal) tuvo la idea de crear una escuela para la formación y promoción del género que más importancia tiene en Castilla La Mancha: El vino, el queso y el aceite. “La escuela de catadores nace de una idea del rector de la universidad, Miguel Ángel Collado y yo pensamos en este proyecto. Tenemos mucho alimento, calidad y cantidad y por ello estamos en el top 3 de exportadores a nivel nacional. Somos los que más vino exportamos al mundo, de 39 millones de litros, solamente en La Mancha se suelen hacer unos 22 millones. En esa proporción, en queso, cordero y determinados productos, y por ese motivo nos hemos convertido en principales exportadores”, afirma.

Fachada de la Escuela de Catadores // Fuente Patricia Muñoz

A su vez, es un centro de formación y promoción del sector primario, con el compromiso y el fin de fomentar y dinamizar un sector fundamental para la economía local, comarcal y regional, apostando por un motor generador de riqueza, desarrollo rural y puestos de trabajo. Uno de los principales objetivos de dicho proyecto es ayudar a que se produzca el cambio generacional y que nuestros jóvenes se incorporen a dicho sector, mejorando de esta manera la calidad de vida en el mundo rural. “Nos merecía la pena realizar este tipo de iniciativas para promocionar y formar en el sector agroalimentario y darnos a conocer. Desde Campo de Criptana hemos querido comercializar nuestro sector agroalimentario. Para ello hay tres grandes ejes: el primero sería la formación para universitarios llegando a un acuerdo con la Universidad de Castila La Mancha, al que vendrán próximos doctorados agrónomos, sumado a distintos cursos y talleres sobre los principales alimentos castellano manchegos”, asegura el edil Criptanense.

La gastronomía de Castilla-La Mancha abarca las costumbres culinarias, tradiciones y platos que comprenden lo que hoy en día se conoce como Castilla-La Mancha. Se trata de una cocina austera y sencilla, de origen humilde y pastoril, conocida internacionalmente debido a que algunos de sus platos aparecen en la divulgada obra Don Quijote de La Mancha.

“Queremos que nuestros agricultores sean más competitivos en su sector con la que en su momento fue la extensión agraria. Son cursos impartidos por ingenieros y catedráticos de la propia Universidad de Castilla La Mancha.”, afirma Lucas Torres.

Bien es cierto que pese a la calidad de los productos, existe un desconocimiento sobre nuestro mercado. “Queremos dar formación a lo que es la sociedad en general, y que ellos mismos sepan la riqueza que hay en La Mancha. Tenemos mucho vino y alimento pero existe un desconocimiento sobre el mercado y por ello queremos formar a los hosteleros para promocionar los principales. La calidad es muy buena pero fallamos en la comercialización y en la promoción”.

Entre los colaboradores y patrocinadores de la Escuela de Catadores se encuentra, Fenavin, que ha trasladado la primera sede fuera de Ciudad Real instalándose en Escuela de Catadores. Por otro lado, la agencia Efe ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento criptansense y como resultado de ello tendrán lugar los primeros premios periodísticos a nivel internacional para el sector agroalimentario de Castilla La Mancha. Como entidad bancaria, Agrobank, banco perteneciente a La Caixa, ha apostado por invertir en La Escuela de Catadores con el fin de llegar a esa promoción del sector. En cuanto a la parte institucional, el ministerio de Sanidad junto con el ministerio de educación y agricultura, han querido colaborar sin dejar de trabajar por el apoyo a Castilla La Mancha inyectando fondos para llegar a cabo un proyecto que en 2017 se ha hecho realidad.

Con este proyecto se crean vínculos entre bodegas y cooperativas de la región ya que cualquiera puede hacer uso de La Escuela de Catadores para promocionarse. “Queremos apoyar a los consejos rectores no solo de las cooperativas de Campo de Criptana sino también del resto de la comarca. Ellos mismos afirman la necesidad de herramientas para la promoción de sus vinos“.

Joaquín Parra, enólogo y profesor en la Escuela de Catadores // Fuente Patricia Muñoz

Joaquín Parra, enólogo y profesor en la Escuela de Catadores afirma la importancia de crear este tipo de iniciativas de cara al resto de Comunidades Autónomas. “El sector vinícola de España está en un proceso constante de renovación y mejora de sus estructuras comerciales y son necesarios profesionales que orienten en todo lo relacionado con la imagen y venta del vino. Es más que necesario la creación de escuelas de formación que abarquen las principales venas de La Mancha”
Años de experiencia en el sector vinícola han hecho de Parra un experto en caldos. “Me considero comunicador del vino porque siempre intento hablar de y sobre vinos, intentando plasmar mi particular idea de entender el vino. Siempre hacerlo fácil, sin florituras ni palabras retorcidas para que llegue al mayor numero posible de personas y éstas lo vean como algo “fácil y cercano” para que todo el mundo aprenda lo básico y sepa disfrutar de el. Siempre bebiéndolo con moderación”, añade.

Por su parte, Alfonso Fernández, coordinador de los cursos relacionados con
la enología de la EFA Molino de Viento se ha congratulado por el “aumento de alumnos en estas materias”, asegurando que “una gran mayoría de las personas que se forman en este sentido terminan trabajando en las empresas donde realizan las prácticas”.

La sequía: Un grave problema para la producción a largo plazo

En el mes de diciembre han tenido lugar en este centro diferentes cursos entre los que destaca la presentación de los nuevos vinos de la temporada donde el tema principal y de debate fue la actual sequía que tanto está dañando las tierras manchegas. “ las perspectivas de cosecha de vino en la inminente campaña, tras el análisis de los datos aportados por cooperativas almazaras de las principales comarcas productoras “no son nada halagüeñas, hablan de una producción de aceite de 80.000 toneladas ”.

 

Fuente: Embalse.net

 

Además existe una gran preocupación en el sector no solo por lo que acontecerá en esta campaña sino por los efectos que puede ocasionar la sequía en campañas futuras dado el nivel en el que se encuentran los pantanos y acuíferos de prácticamente todo el territorio.

 

Por otro lado, el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha aseverado que el “sector agroalimentario es la primera actividad económica de Castilla-La Mancha”, en un año que termina con datos muy positivos, incluso a pesar de la sequía, ya que “hemos alcanzado el 14 por ciento del Producto Interior Bruto” en Castilla-La Mancha.

Para el Gobierno de la región, ven en la sequía un problema aislado.Así lo ha señalado Martínez Arroyo durante su participación esta mañana en el desayuno informativo ‘Punto de Vista’, organizado por la Fundación CooperActiva en Alcázar de San Juan, donde ha indicado que el próximo viernes llegará a las cuentas de los agricultores y ganaderos el 30 por ciento restante de las ayudas desacopladas de la Política Agraria Común (PAC), lo que supone una cuantía de 190 millones de euros para más de 100.000 agricultores, completando así las ayudas relativas a Pago Básico y Pago Verde que se unen a los 334 ya abonados a mediados del mes de octubre. En total, 523 millones de euros de la campaña de la PAC, lo que supone un 14 por ciento más que lo pagado en las mismas fechas el año pasado.

Sin embargo, añadía que, “desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se va a seguir con el compromiso y la apuesta por el sector como lo ha hecho hasta ahora con el objetivo, entre otros, de aumentar estas exportaciones hasta los 2.500 millones de euros”.

Leave a Response