Actualmente, se puede observar como todas las grandes metrópolis tienen problemas crecientes de transporte urbano: congestión, accidentalidad, conflictos en el acceso, entre otros.

América Latina al ser una de las regiones más urbanizadas, pero a la vez más subdesarrolladas del todo el mundo, se ha planteado varias soluciones para corregir estos problemas. Unas relacionadas directamente con la dificultad de acceso, llevando a cabo la construcción de infraestructuras específicas; otras con el desarrollo de proyectos de innovación en transporte público y otras incluso han desarrollado proyectos masivos en referencia al uso adecuado de estos vehículos y como mejorar su viabilidad. Por otra parte, existen diversos instrumentos de carácter económico que se han utilizado para restringir el uso del automóvil particular (multas, políticas restrictivas) y que, en algunos casos, han sido utilizadas para financiar el sistema de transporte público de la ciudad.[1]

Una pieza esencial

Lo que es claro es que el transporte público es un instrumento clave para solucionar los problemas de transporte urbano y lograr así una ciudad más eficiente y equitativa. Son medios más eficaces en relación a los privado, es mayor el número de pasajeros transportados en menor espacio, permiten una reducción del impacto ambiental, entre otras ventajas. Los principales inconvenientes son, por su parte, una gran incomodidad de pasajeros, falta de seguridad o atraso de infraestructuras, aspectos aún por mejorar. [2]

A pesar de ello, se deben tener en cuenta su importante labor social y su eficiencia en torno al factor inversión-uso de los recursos públicos. Esta inversión en transporte público tiene una importante trascendencia para poblaciones masivas y con mayores en transporte. Estas inversiones en transporte público son más eficientes dado que son mucho menos costosas que las realizadas para el transporte privado. [3]

En América Latina, según estudios del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) este servicio constituye una pieza central “dentro del desarrollo de la vida urbana tanto en ciudades grandes como pequeñas”, ya que todas las actividades desarrolladas por la población están interrelacionadas por el sistema de movilidad. [4]

Por tanto, la mejora de los sistemas de transporte público es decisiva para el desarrollo sostenible de una ciudad en términos sociales, ambientales, económico, políticos y urbanísticos. [5] Especialmente en ciudades en etapa de progreso, donde una alta tasa de población depende de estos servicios para su movilidad, como es el caso de Guatemala. “Es un país subdesarrollado con todo lo que ello implica y es todo super antiguo y peligroso”, comentaba una turista. “El transporte público era pésimo. En algunos casos, el transporte era una furgoneta en la que íbamos más de 20 personas, unas encima de las otras. En otros, eran autobuses viejos, que parecían de lata y en los que algunos asientos ni estaban, te tenías que sentar como podías” reiteraba.

El origen del transporte de masas: Los tranvías

Toda acción comienza con un punto de inflexión. En el caso de América Latina ese momento de consumo masivo del servicio público comenzó con el desarrollo de la red de tranvías en las diferentes ciudades de la región. Aunque llegó a la región 20 años después de su desarrollo en Europa, este medio significaba un gran avance tecnológico en toda el área latinoamericana, generando una gran satisfacción, pero a la vez un control estricto de este servicio. Algunas de estas restricciones hacen referencia a la velocidad en vía (un máximo de 10 km por hora) y la total prohibición de transportar pasajeros de pie. A pesar de todo, a finales de siglo, la ciudad de Buenos Aires ya contaba con una red de tranvías de más de 190 kms de extensión.[6]

Primeros tranvías Latinoamericanos Fuente: Col. Allen Morrison http://www.tramz.com/ec/q/qe03.html

Sin embargo, a pesar de la novedad, los sistemas férreos han dependido, desde su inicio, de una serie de subsidios para cubrir todos sus costes. Esto suponía un coste añadido para los gobiernos latinoamericanos que, además, debían cubrir otros aspectos notables de las sociedades como educación o sanidad. Además, entre los usuarios del metro únicamente obtienen beneficios aquellos que residen o trabajan cerca de las estaciones, o aquellas personas dueñas de propiedades situadas en los alrededores de estas infraestructuras, debido a que la amplia accesibilidad que proporciona el metro se traduce en un incremento en el valor comercial de estas propiedades. Generando tasas reducidas de utilización de este servicio.[7]

Todos estos factores llevan a que el transporte por vía férrea haya quedado reducido a un segundo plano, dejando como líderes infranqueables a los autobuses, que durante la crisis del sector público, llegaron como los todoterrenos del sector por sus grandes innovaciones de “carácter técnico, económico e institucional”. [8]

En casi todas las ciudades latinoamericanas se muestra cómo la superioridad de los operadores de autobuses se produjo a partir de la reducción de los sistemas de tranvías preexistentes. Sin embargo, durante la evolución del autobús, el sistema de transportes urbanos sufrió una agravada crisis en el sector debido a la implantación de políticas neoliberales llevadas a cabo en los diferentes gobiernos. Esto desembocó en una desorganización del transporte público, mala gestión, alejamiento institucional y falta de inversión para seguir avanzando. El resultado fue un deterioro progresivo de la calidad de los servicios debido a la feroz lucha entre los operadores privados.[9]

Sistemas BRT

Ante los continuos aprietos de conseguir grandes inversiones en el sector transporte que dieran soluciones a los problemas crecientes, surgió la idea de los buses rápidos, que fue madurando desde la década de 1970 y que fue denominada Sistema BRT (Bus Rapid Transit). [10]

Los sistemas BRT consisten en un canal exclusivo para autobuses, perfeccionado por un restablecimiento del esquema pactado y de la prestación del servicio, así como por la implantación de algunas características presentes en los sistemas férreos, como el pago del billete en estaciones, programación de los servicios a través de un centro de control o nuevas estaciones como infraestructuras exclusivas.

Bus rápido Fuente: UITP; http://www.latinamerica.uitp.org/es/los-sistemas-de-transporte-brt-benefician-todos
Bus rápido Fuente: UITP; http://www.latinamerica.uitp.org/es/los-sistemas-de-transporte-brt-benefician-todos

Una diferencia crucial con el sistema férreos que el sistema BRT, en detrimento del sistema férreo, ha buscado integrar los operadores existentes del transporte público a la par que busca reemplazar el sistema tradicional.[11]

La viabilidad de la gestión en el medio desembocó en un boom de este servicio por todas las regiones de América Latina. Este fenómeno se inició a partir de la implantación del sistema construido en Bogotá (TransMilenio). [12]

Entre las principales características del sistema de bus rápido se puede observar que posee una serie de infraestructuras exclusivas; carriles exclusivos para su circulación o que los vehículos utilizados para estas operaciones son de gran desempeño y capacidad; autobuses con capacidad para 160 o incluso 200 personas y de bajas emisiones.

Además, se lleva a cabo una reorganización institucional; la gestión se convierte en público-privada. Se desarrolla una gestión adecuada de la operación, se establecen una serie de parámetros de operación para el correcto ejercicio del servicio. Como última medida el pago de billete se efectuará en las diversas estaciones. [13]

La implantación de los sistemas BRT ha sido la solución que finalmente ha sobresalido en el ejercicio institucional desarrollado en la mayoría de las ciudades. Sin embargo, esta solución no ha venido acompañada de cambios en las estructuras corporativas, sino que se ha limitado a la creación de sujetos de gestión, con responsabilidad sobre la planificación y control en la operación de estos servicios de movilidad.[14]

En grandes rasgos, lo que es claro es que la participación institucional para una correcta gestión del sector es necesaria y entre las últimas propuestas se encuentra la de desarrollar una serie de políticas integrales de transporte que tengan en cuenta los diferentes factores económicos, sociales y ambientales de cada ciudad y que busquen una sostenibilidad en estas mismas dimensiones y, a largo plazo, proporcionar una mayor calidad de vida a los ciudadanos.

Para poder lograr estos objetivos, tanto a corto como a largo plazo, el desarrollo de una política integral de transporte sostenible es la opción más recomendada. Una política en la que la voluntad institucional es primordial como complemento a la capacidad técnica en la regulación y proyectos específicos en transporte público, establecidos por un objetivo común y unos acuerdos básicos sobre lo que se quiere lograr en una ciudad.[15]

Además, si se presentan la implantación de las políticas bottom-up (que son aquellas que hacen referencia a la priorización de la opinión y acción de la ciudadanía en la planificación del transporte) como las de top-down (que son las políticas diseñada partiendo desde la opinión e ideas de los gobernantes) de manera común y se consigue llegar a una interrelación, será más fácil lograr avances en proyectos de transporte continuamente necesarios.[16]

 

Fuentes

[1] “Contexto de la problemática para el desarrollo urbano sostenible de ciudades medianas de América Latina y caracterización de la investigación y la evaluación”. URL: https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2117/93238/07Lsvd07de12.pdf?sequence=7&isAllowed=y

[2] Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). 2011. “Desarrollo urbano y movilidad en América Latina”. URL: https://www.caf.com/media/4203/desarrollourbano_y_movilidad_americalatina.pdf

[3] Chonchol, J. “Impacto de la globalización en las sociedades latinoamericanas: ¿que hacer frente a ello?”. Estud. av. vol.12 no.34 São Paulo Sept./Dec. 1998. Scielo. URL:

http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0103-40141998000300020

[4] Pardo, C.F. 2009. “Los cambios en los sistemas integrados de transporte masivo en las prin-cipales ciudades de América Latina”. Santiago de Chile. URL:

http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/3641/S2009308_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[5] Jordán,R. Dimioni, D. 2003. “Gestión urbana para el desarrollo sostenible en America Latina y el Caribe”. Santiago de Chile. URL:

http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/2376/S2003000_es.pdf;jsessionid=E66D7E0732B7EA8CEAC5734E1871BB60?sequence=1

[6] Naciones Unidas. 1994. “El desarrollo del transporte público urbano en América Latina y el mundo”. Santiago de Chile. URL: http://archivo.cepal.org/pdfs/1994/S9400067.pdf

[7] Naciones Unidas. 1994. “El desarrollo del transporte público urbano en América Latina y el mundo”. Santiago de Chile. URL: http://archivo.cepal.org/pdfs/1994/S9400067.pdf

[8] Naciones Unidas. 1994. “El desarrollo del transporte público urbano en América Latina y el mundo”. Santiago de Chile. URL: http://archivo.cepal.org/pdfs/1994/S9400067.pdf .

[9] Naciones Unidas. 1994. “El desarrollo del transporte público urbano en América Latina y el mundo”. Santiago de Chile. URL:http://archivo.cepal.org/pdfs/1994/S9400067.pdf

[10] Drouin, J. 2015. “El futuro del transporte urbano en América Latina”. World Eco-nomic Forum. URL: https://www.weforum.org/es/agenda/2015/05/el-futuro-del-transporte-urbano-en-america-latina/

[11] Pardo, C.F. 2009. “Los cambios en los sistemas integrados de transporte masivo en las prin-cipales ciudades de América Latina”. Santiago de Chile. URL: http://archivo.cepal.org/pdfs/2009/S2009308.pdf

[12] Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). 2011. “Desarrollo urbano y movilidad en América Latina”. URL: https://www.caf.com/media/4203/desarrollourbano_y_movilidad_americalatina.pdf

[13] Pardo, C.F. 2009. “Los cambios en los sistemas integrados de transporte masivo en las prin-cipales ciudades de América Latina”. Santiago de Chile. URL: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/3641/S2009308_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[14] Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 2017. “Evolución de los Sistemas de Transporte Urbano en América Latina”. URL: https://publications.iadb.org/bitstream/handle/11319/8532/Sistemas_de_transporte_urbano_en_America_Latina.PDF?sequence=3&isAllowed=y

[15] Pardo, C.F. 2009. “Los cambios en los sistemas integrados de transporte masivo en las prin-cipales ciudades de América Latina”. Santiago de Chile. URL: http://archivo.cepal.org/pdfs/2009/S2009308.pdf

[16] Pardo, C.F. 2009. “Los cambios en los sistemas integrados de transporte masivo en las princi-pales ciudades de América Latina”. Santiago de Chile. URL: http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/3641/S2009308_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 

The following two tabs change content below.

Fatima Moyano

Latest posts by Fatima Moyano (see all)

Leave a Response