Lucía Miranzo, estudiante de psicología, nos muestra a partir de su experiencia personal, como es la vida de una persona que sufre ansiedad crónica, ansiedad social y depresión, con la intención de naturalizar y dar a conocer este tipo de trastornos en nuestra sociedad.

 

Me encuentro en el Antik, el lugar elegido para realizar esta entrevista, cálido, tranquilo y una mezcla de olores y sensaciones causados por los recipientes plateados repletos de diferentes tés e infusiones de todo el mundo. Con un par de minutos de retraso, aparece mi futura entrevistada con una sonrisa de punta a punta que no me esperaba, iba a abrir sus sentimientos en canal solo para mí, me esperaba nervios, pero no.

Lucía Miranzo, estudiante de psicología, 19 años, Capricornio y nacida un día 15 de Enero, se sentaba frente a mí con un pedazo de pastel de plátano y un té de chocolate, dispuesta a explicarme punto por punto su batalla personal contra la ansiedad y la depresión, sin perder la sonrisa de su cara y el brillo de unos ojos que cambiaban de tonalidad con las luces del local bajo unas pestañas que parecían no tener fin.

Era realmente complicado creer que alguien tan alegre y abierto pudiese haber sufrido tanto. Lucía, tras pedirle que me mostrase un pequeño trocito de su vida mientras movía sus manos, como si fuese el director de orquesta de aquella conversación, intentando hilar todo para poder utilizar esta entrevista como catarsis, me revela que es una persona introspectiva, reflexiva, bastante tímida y extremadamente insegura debido a su ansiedad social, pero en contraposición, existe también esa Lucía alegre, divertida y graciosa, los atributos que más ama de ella misma.

Lo que más me impresionó de aquella descripción sobre su persona, fueron los dos alicientes  que utilizó para conseguir una completa transformación psicológica , el rugby y  su afán por conseguir llegar a la carrera de psicología y utilizarla para ayudar a todo aquel que hubiese sufrido sus mismas experiencias. Abro mi libreta, despego la primera hoja, y es entonces cuando comenzamos el descenso a las profundidades de su pasado.

La ansiedad social siempre está conmigo”

¿Qué tipo de ansiedad tienes?

-Lo que viene siendo TAG (trastorno de la ansiedad generalizado) y luego tengo otra que me acompaña siempre, que es la que está siempre conmigo, la ansiedad social.

-¿Cuál te afecta más de esos dos tipos?

-Ansiedad social sin lugar a dudas.

-¿ A qué nivel?

-Lucho con ella continuamente.

-¿A qué edad comenzaste a tener ansiedad, y cuál fue el desencadenante?

-Voy a comenzar desde los inicios, empecé a los 18 años, hace un año, poco más, y fue debido a que yo estaba en segundo de bachillerato. Estaba muy agobiada con los estudios, con la típica selectividad, con los resultados en los exámenes, me empecé a agobiar y eso fue generando una ansiedad. Tenía esa ansiedad en mí, pero yo no sabía que realmente si tenía ansiedad, ya que nunca antes la había tenido, por tanto yo pensaba que era algo normal y yo no me daba cuenta. Finalmente desarrollé una depresión bastante grave.

-¿Cómo definirías la ansiedad desde tu propia experiencia personal?

-Para mí, y así se lo he dicho a todas las personas, a todas las psiquiatras y a todos los psicólogos que he visto, para mí la ansiedad es como una enfermedad que te está matando, bueno, no te está matando exactamente, pero si sientes como que se apodera de ti. Dejas de ser tú, te posee algo, llámalo fuerza o lo que quieras, que está en tu mente, no te deja pensar con claridad, lo ves todo absolutamente oscuro y sientes unas manos que rodean tu cuello y te aprietan poco a poco, de tal manera que no puedes respirar. En esas ocasiones sufres la terrible sensación de la “muerte inminente”, y en ese momento sientes que ya has llegado a tu fin y vas a morir pero, afortunadamente, la ansiedad va calmándose y luego vuelves en sí.

-Entonces, a nivel social ¿no sientes que comprendan realmente lo que es sufrir ansiedad, lo que es la ansiedad en sí?

-Yo sinceramente pienso que en cuanto a la ansiedad y a la depresión, creo que continúan siendo temas “tabú”. Son como los temas marginales, los temas de los que nadie se atreve hablar, y en cuanto los abordas un poco la gente ya te mira mal y cambian bruscamente de tema, algo que no comprendo.

 

“El bullying hizo que se desarrollase mi ansiedad social”

-¿Qué pensaste y sentiste antes y después de entrar en aquella consulta por primera vez?

-Recuerdo estar en la sala de espera con mis padres, me sudaban las manos, temblaba, tenía ganas de llorar y tenía muchísimo miedo a sentirme juzgada y a encontrar cosas dentro de mí misma que no quería saber. Tenía que dejar entrar a un desconocido en mi vida, un desconocido que era un psiquiatra.

-¿A qué nivel sufrías el bullying y cómo te hacía sentir?

– El bullying hizo que se desarrollase mi ansiedad social. Sufrí bullying psicológico a un nivel bastante alto, aunque debo dar las gracias porque nunca fue físico. Me caían insultos y amenazas a diario, incluso por Internet, solían borrarme la cara de las fotos delante de todo el mundo, es entonces cuando recurrí a la auto lesión porque sentía que hiriéndome a mí misma, castigándome, hacía lo correcto. Me sentía bien autolesionándome, porque no sentía nada. Me sentía pequeña, insignificante.

La vida por aquel entonces no parecía sonreírle demasiado, pero mi entrevistada tenía un as en la manga para subsistir, una meta, un sueño, convertirse en psicóloga. Lucía, me explica que se agarró a este sueño con todas sus fuerzas. Para ella, convertirse en psicóloga era la oportunidad que tenía de evitar o disminuir el sufrimiento a todos aquellos que hubiesen experimentado lo mismo que ella.

 

Los efectos de la depresión

La depresión puede llegar a ser devastadora, y no todos pueden salir de ella. Algunos la sufren temporalmente como Lucía, que la sufrió durante medio año, notando sus efectos tanto a nivel físico como psicológico, algo que según la estudiante fue muy duro de ver para todos los que la rodeaban.

-¿Cómo describirías la depresión mientras la sufrías?

-Es muy parecido a la ansiedad, es de nuevo como una posesión. Poco a poco dejas de ser tú, tus gustos se esfuman, no quieres hacer absolutamente nada, dejas de querer a las personas de tu alrededor, no sientes absolutamente nada, ni alegría ni felicidad. Comer cero y ganas de ducharme cero. Tuve que abandonar segundo de bachillerato y estar en cama.

 

La nueva Lucía

 

Tras casi una hora de entrevista, llegamos al final de la misma, y cerramos las puertas del pasado con unos mensajes de esperanza y lucha para no despedirnos con el sabor amargo que deja el sufrimiento.

-Imagina que ya eres psicóloga y estás en tu consulta, y entra un paciente, pasa el tiempo y descubres que ha sufrido lo mismo que tu sufriste en su día, ¿qué harías, cómo le ayudarías, que le dirías desde el corazón?

-Lo primero que haría, sería cambiar la visión que pueda tener el paciente de mí, que no me vea como el típico médico que te ve la garganta, que me vea más bien como alguien cercano, familiar, que te va a ayudar y que no voy a juzgarle de manera negativa. Decirle que he sufrido lo mismo que él, que voy a darle toda mi ayuda y si hace falta que yo le cuente media vida de lo que he sufrido se la voy a contar, que haya un feedback.

Antes de que saliese el paciente por esa puerta, le diría que todo está en uno mismo. Tu enemigo es tu propia mente, no dejes que te haga caer, no importa  las veces que te caigas, importa las veces que te levantes. No importa que ahora sufras, luego sale el sol en cuanto pones un punto y final a tu tristeza.

Y así finaliza esta operación a corazón abierto de todos sus recuerdos a la estudiante de psicología, que después de haber rescatado todas y cada una de las experiencias que la marcaron de por vida, no ha perdido la sonrisa en los 53 minutos de entrevista. Lucía se despide mientras me dice que recuerde que esta entrevista, vaya donde vaya, esté en el formato que esté, consiga que ayude al máximo número de personas posibles. No hay nada imposible si tus ganas son más grandes que las barreras creadas por tu mente.

 

 

The following two tabs change content below.

Leave a Response