“La llave de Sarah” encierra secretos sobre los judíos y muestra la verdadera cara del nazismo.

Existen numerosas novelas que tratan la infrahumana vida de los judíos en territorio nazi. Una de ellas está escrita por Tatiana de Rosnay y se llama “La llave de Sarah”. Esta autora decidió romper con el género de suspense psicológico de sus anteriores escritos, como pueden ser: “Le Voisin” (el vecino), en el 2000; “La Mémoire des Murs” (la memoria de las paredes), en 2003 y “Spirales” (las espirales), en 2004. Se centró para esta nueva novela, que publicó en 2010 en una experiencia real de una familia judía en París en 1942, en los tiempos del holocausto. Sin embargo, aunque esta sea la parte principal de la novela, existe una segunda que se entremezcla con la primera; en ella se trata la investigación actual de una periodista sobre los judíos, momento en el que se combinan ambas historias.

En la primera parte de este relato no se aprecia ningún pudor. La realidad es contada tal cual la viven estos personajes, es más, tan clara es la descripción de los ambientes y los hechos que a algunos lectores puede parecerles desagradable. Sarah, su protagonista, es una niña cuando, junto a sus padres, la trasladan al Velódromo de invierno, la redada más importante de Francia. No obstante, a ella no acuden todos los integrantes de la familia, ya que Michel, el hermano pequeño de Sarah, se queda en casa, oculto en un escondite cerrado cuya llave es custodiada por la protagonista, hecho que da título al libro.

La historia es narrada con total precisión, lo que hace que el lector se sienta como un personaje más de esta infrahumana novela y, es que es humillante cómo sus vecinos y amigos los miran con desprecio cuando son arrestados y montados en los trenes. Así, se relata el traslado de los judíos hasta el velódromo y, posteriormente, hasta los campos de concentración; cómo estos viajaban sin aseos, sin comida, ni agua, lo que producía que muchos de ellos murieran en el camino. Además, cabe señalar el suceso espeluznante ocurrido en el campo cuando los judíos llegan, ya que los guardias les mandan hacer sus necesidades delante de todas las personas como si fueran animales.

El punto fuerte de la novela se encuentra en la mezcla de las dos épocas. La excelente narración de la escritora hace que se entiendan perfectamente ambas historias. Retrocede al pasado a 1942 y lo relaciona con el tiempo actual cuando la protagonista es Julia, una periodista estadounidense a la que le mandan escribir un reportaje sobre la redada del Velódromo de invierno. A través de su trabajo conoce la historia de Sarah y su familia. Concretamente, la novela se estructura en cuarenta y dos capítulos y cuando la trama de la primera parte ya está avanzada va intercalando los hechos pasados con los actuales, haciendo flashbacks. No obstante, en la historia se detalla poco a poco cómo Julia va conociendo la historia de Sarah por documentación que le es facilitada por parte de su suegro, Edouard; ya que éste era un niño cuando Sarah apareció en su casa para abrir el armario dónde se encontraba su hermano escondido, ya fallecido. Por ende, los suegros de Julia poseen la vivienda en la que habitó Sarah, hecho que denuncia la propia periodista, ya que es un hogar que se les arrebató a otros sin ellos quererlo.

Al tratarse de una novela realista se pueden notar los pensamientos y sentimientos de cada personaje. Por eso, es normal cuestionar en determinadas ocasiones la empatía de los guardias de los campos, porque a veces parece que no la poseen; es como si fueran unos robots con apariencia humana que están programados solo para hacer sufrir a los de su alrededor y, en los peores casos, para matar. Es más, aparecen diversas situaciones en las que los propios guardias exigen a los judíos hazañas donde ponen su vida en peligro solo para el divertimento de ellos mismos. No obstante, hay un hecho que conmociona a todas las personas que leen ese libro: cuando Sarah, junto a su nueva amiga prisionera, intenta escapar, las pilla un agente, pero gracias a su pasado en el que estos dos se conocían, las deja marchar.

Es una novela muy completa que sirve para dar a conocer las atrocidades que se cometieron en el holocausto. Su género histórico es utilizado por otros autores para escribir novelas de este mismo tipo, como El niño con el pijama de rayas de John Boyne o La ladrona de libros de Markus Zusak. Estos escritos son una manera de denunciar las barbaries de las guerras y recordar los regímenes autoritarios y totalitarios que existieron, así como todas las repercusiones que tuvieron.

Portada del libro La llave de Sarah
Fuente: La casa del libro

 

Autor: de Rosnay, Tatiana 

Título: La llave de Sarah

Editorial: Suma de letras

Año de edición: 2007

Año de publicación: 2010

Número de páginas: 400

Género: Histórica y aventuras

Colección: Novela bélica

ISBN: 9788483650264

The following two tabs change content below.

Damaris Fernandez

Latest posts by Damaris Fernandez (see all)

Leave a Response