Entrevista a María Rosa de Madariaga, escritora e historiadora, que el pasado 24 de Abril participó en un acto organizado por Comisiones Obreras para hablar sobre la “República es nombre de mujer”.

P: ¿Cuál fue el papel de las mujeres durante la Segunda República?

R: Las mujeres durante la Segunda República adquirieron un protagonismo que no habían tenido hasta entonces. Hubo una precursora que fue Carmen de Burgos, que desempeñó un papel muy importante en la mujer republicana, en cuanto a la liberación de la mujer y su esfuerzo por mejorar en los estudios. Con Carmen de Burgos ya se empezaba a ver qué tipo de mujer quería la República, una mujer más moderna, más liberada y que pudiera acceder a los estudios, algo muy importante para poder cambiar la sociedad. Las maestras jugaron un papel importantísimo en esta etapa, ya que se encargaron de elevar el nivel cultural de la población, concretamente de las mujeres.

P: ¿Qué significó la Segunda República para la figura de la mujer?

R: La República hizo concebir la importancia que tenía la educación para poder tener una profesión y que así las mujeres fueran más libres. La Segunda República hizo que las mujeres, en vez de ser un apéndice del hombre, fueran mucho más libres. Otra cosa que era fundamental era tener independencia económica y para tenerla era necesario tener unos estudios que te permitieran encontrar un empleo. Por eso el acceso a la educación que tuvieron las mujeres en la República fue de vital importancia.

“Desde el punto de vista legal hombres y mujeres somos iguales, como así lo establece nuestra Constitución, pero en la práctica esto no se cumple”.

P: ¿Qué importancia tuvieron mujeres como Clara Campoamor, Victoria Kent o Dolores Ibárruri (La Pasionaria), entre otras muchas?

R: Clara Campoamor fue una de las mujeres que más importancia tuvieron durante esta etapa, ya que fue la que consiguió el voto para la mujer y llevó siempre una gran lucha en el Parlamento y como abogada. Por su parte, Victoria Kent, aunque en principio estaba en contra del voto femenino, luchó también enormemente por la mujer y desempeñó un cargo muy importante como funcionaria de prisiones para mejorar las condiciones de las mujeres en las cárceles. Dolores Ibárruri pertenece a otro tipo de mujer, ya que representa a la mujer trabajadora y de lucha por los derechos de las mujeres trabajadoras, también se implicó mucho en esta lucha y llegó a ser elegida Diputada en 1936.

P: En la actualidad, ¿cree que las mujeres son tratadas por la sociedad de igual forma que lo son los hombres?

R: Claramente no. Hay un problema que es fundamentalmente de educación. Desde el punto de vista legal hombres y mujeres somos iguales, como así lo establece nuestra Constitución, pero en la práctica esto no se cumple. Una de las reivindicaciones fundamentales de la mujer es que hombres y mujeres cobren el mismo salario si realizan el mismo trabajo, y eso no se da. Actualmente estamos viendo como las mujeres son mucho menos remuneradas que los hombres al ejercer el mismo tipo de trabajo y eso ya es una injusticia. Mientras esta desigualdad se alargue en el tiempo es muy difícil que la mujer pueda equipararse al hombre. Otro de los problemas es que tenemos una educación secular cargada de prejuicios, los cuales son difíciles de desprendernos de ellos. Las nuevas generaciones son mucho más abiertas y comprensivas respecto a lo que es la relación con la mujer, pero siguen habiendo muchísimos prejuicios que siguen anclados en las mentes de las personas y hay que librarse de ellos.

“Las mujeres durante la Segunda República adquirieron un protagonismo que no habían tenido hasta entonces”.

P: Para finalizar, ¿para cuándo una nueva República?

R: Eso yo creo que ya desgraciadamente no lo veré. Porque soy republicana y he sido educada en los valores republicanos, pero es muy difícil que en España veamos una República a corto plazo. Hay un gran problema actualmente en España que es que frente al nacionalismo catalán se ha impuesto el discurso españolista, el cual está completamente en manos de la derecha y de la Monarquía. Así que por el momento no es tan fácil.

Leave a Response