El término proviene del latín “Acus” que quiere decir “agujas”, mientras que “puntura” se refiere a “puncionar”, por lo que la acupuntura es “el arte y la ciencia de puncionar la piel” en determinados puntos con agujas especialmente finas y sólidas. Es una técnica milenaria de la medicina tradicional china, y que hoy en día, se ha convertido en una de los tratamientos alternativos más usados en la medicina convencional.

La acupuntura es un método terapéutico en el que se hace uso de agujas que, mediante su punción en distintos puntos estratégicos del cuerpo, puede mejorar la salud y el bienestar del paciente. Es también una de las terapias alternativas más eficaces para distintas enfermedades, sobre todo para aliviar el dolor y la tensión, aunque no es recomendable si el paciente padece del corazón o sufre algún problema de coagulación en la sangre.

A pesar de ser considerada como parte de la medicina tradicional, la acupuntura ha logrado un reconocimiento internacional. La OMS – Organización Mundial de la Salud-, en 1979 reconoció su eficacia en el tratamiento de al menos 49 enfermedades tras los numerosos estudios realizados científicamente. Y no sólo eso, en muchas de las especialidades médicas se utiliza esta técnica alternativa, como es el caso de la Ginecología. Según la Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología, la acupuntura puede usarse como complemento de la medicina convencional y de los medicamentos para diferentes enfermedades ginecológicas, como se ha comprobado tras su aplicación en un estudio con pacientes diagnosticadas con miomas uterinos, quistes ováricos, displasia de mama o enfermedad pélvica crónica, cuyo resultado registró una mejoría total de los síntomas de un 42,9%, 34,8%, 29,2% y 14,3%, respectivamente.

En 2013, la Revista de la Sociedad Española del Dolor animó a potenciar un mayor uso de la acupuntura en la salud pública española, siempre que sea aplicada por un médico acreditado para ello o por profesionales cualificados – como los fisioterapeutas-; por ello, la Organización Médica Colegial creó el Visado de Capacitación para médicos acupuntores y el Documento sobre Ética y Deontología para la práctica de la acupuntura, por el cual esta técnica es considerada como un acto médico por la Comisión Nacional. Según diversos estudios europeos agrupados en esta publicación, hay cada vez más evidencias sobre la eficacia y seguridad de estos tratamientos en el dolor crónico, sobre todo en personas con lumbalgia, dolor cervical y artrosis. También, esta misma revista en 2009, hizo un estudio sobre la efectividad de la acupuntura para el alivio del dolor opuesto al tratamiento farmacológico convencional, que tiene diversos efectos negativos. Una menor ingesta de medicamentos supondría una mejora de la calidad de vida del paciente, menos efectos secundarios y además, supondría una disminución del coste en el sistema sanitario.

En cuanto a la parte negativa de esta técnica, en Alemania se realizó un estudio sobre los efectos adversos y las posibles complicaciones que puede tener la acupuntura en más de 500.000 pacientes con dolores crónicos, dentro de un estudio piloto llevado a cabo por la Seguridad Social de ese país. De todos ellos, sólo el 7,8% sufrieron efectos adversos, sobre todo dolor por la punción, además de 17 casos graves, los más frecuentes por neumotórax. Los efectos secundarios que se observaron fueron “dolores, fatiga y molestias circulatorias”. Por lo que se llegó a la conclusión, que la acupuntura aplicada por los médicos debería verse como “un método terapéutico comparativamente seguro”.

Tras todos los estudios realizados a lo largo de los años ha quedado demostrado que la acupuntura, en la mayoría de los casos, ha funcionado como método terapéutico, y que puede ser favorable como complemento de la medicina convencional, siempre que sea recomendado por los médicos especialistas. Ya que, en caso contrario, si es ejercida por practicantes no cualificados, podría resultar muy perjudicial para la salud, en vez de otorgar los beneficios que puede dar un buen uso de esta técnica alternativa. Sin embargo, es necesario que se sigan haciendo estudios sobre ello para observar y comprobar en qué otras enfermedades puede resultar beneficiosa el uso de la acupuntura y aún más que se conciencie a la sociedad de los efectos adversos que puede tener una indebida punción por parte de personas que no son especialistas.

*Imagen de Flickr.

The following two tabs change content below.

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.
Beatriz Guerrero

Beatriz Guerrero

Lectora compulsiva. A veces escribo, y de vez en cuando duermo. Estudiante de la Facultad de Periodismo en la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca.

Leave a Response