Vladimir Putin ha vuelto a consolidarse con más de un 70% de los votos como líder indiscutible de Rusia y los resultados no sorprenden al espectador que siga el desarrollo de las noticias internacionales. Sin embargo para entender este cambio hay que saber cómo funciona el sistema ruso que, a diferencia del español, es presidencialista. Permite a los votantes elegir a su representante de forma directa. Otra de las diferencias es que la legislatura en vez de durar cuatro años son seis, esta reforma se aplicó en las elecciones de 2012.

Los requisitos para ser presidente constan en el artículo 81 de la Constitución de la Federación Rusa y son, tener más de 35 años de edad y haber residido en el país de manera permanente los 10 años previos de la elección. Estás no son las únicas restricciones ya que en 2007 Kaspárov, uno de los políticos más críticos con Putin, tuvo que retirar su candidatura presidencial debido a la imposibilidad de alquilar un salón de reuniones donde al menos 500 de sus seguidores pudieran celebrar una asamblea para aprobar su candidatura.

Hay dos vías diferentes para llegar hasta el puesto: La primera, por una candidatura de partido en la que los partidos presentados en el Duma (la cámara baja de la Federación Rusa pueden apoyar a un miembro del partido o un candidato independiente al que apoyan uno o varios partidos. La segunda consiste en que un candidato político que no pertenecen a un partido representado en la Duma o en un tercio de los órganos legislativos de los sujetos federados también puede presentarse si recoge y presenta 100.000 firmas a la Comisión Electoral Central de la Federación Rusa (CEC). Una persona sin afiliación política presenta 300.000 firmas con un máximo de 7500 por sujeto federal y formar un grupo militante de 500 personas.

A pesar de las diferentes vías que existen, el candidato más conocido y por quienes todos los medios apostaban seguía siendo Putin. Pese a que en Rusia es uno de los países más poblados del mundo con 143.990.000 personas que haya un candidato tan claramente ganador parece extraño. Muchos se realizan la pregunta ¿Existe la oposición rusa?

Para estas elecciones ocho candidatos competían (tres candidatos de partido, cuatro candidatos de partidos no parlamentarios y una candidata civil, tres más que en las últimas elecciones de 2012. Tan solo han repetido Putin y el candidato Vladímir Zhirinovski del Partido Liberal-Demócrata de Rusia. Pese a los numerosos candidatos, todas encuestas apostaban y le daban la victoria a Putin, que lleva ya casi 20 en el poder. Llegó en el 2000, empezó su mandato cuando asumió la presidencia después de anunciar la renuncia Boris Yeltsin, quien hacía unos meses lo había nombrado su primer ministro y sucesor. Boris fue quien llevo la transición de la Rusia soviética hacia la economía de mercado y llevaba ya ocho años de presidencia.

Putin dirigió el país durante dos mandatos de cuatro años cada uno hasta 2008 debido a que la actual constitución no permite que haya una segunda elección consecutiva. Se presentó como candidato independiente y es el líder indiscutible de las elecciones, consiguió 1,5 millones de firmas. Lo apoya el pueblo en su mayoría y también partidos como Rusia Unida. Los sondeos le favorecieron desde el primer momento, el centro de estudio de opinión pública VTsIOM , aunque es una entidad vinculada con la administración estatal, le asegura que más del 73% de los votos. Y es que ¿quiénes han sido realmente los demás candidatos? Los más destacables y que estaban detrás de Putin en las encuestas eran:

Imagen de Grudinin. Fuente:SputnikNews

-Pável Grudinin: Candidato apoyado por el Partido Comunista de Rusia y lo colocaban detrás de Putin con un 7% de los votos. Grudinn es conocido por apartar del foco del histórico líder del partido, Guenadi Ziugánov. Ha ganado muchos simpatizantes con un gran carisma y su naturalidad y sinceridad a la hora de hablar de los problemas sociales. Algunas de sus alusiones a Stalin no han terminado de gustar al electorado sin embargo ha conseguido consolidarse como segunda opción después de Putin algo que ha hecho que los medios del Kremlin (Gobierno Ruso) le ataquen y acusen de falsas cuentas en el extranjero. Ha conseguido finalmente el 11% de los votos. Pável ha denunciado que estas elecciones han sido “las más sucias de las que han tenido lugar en el espacio postosviético. Está claro que el escrutinio y, en general,todo el procedimiento de las elecciones no fueron limpios”.

Imagen de Zhirinovsky. Fuente: Aljazeera

-Vladimir Zhirnouski: El líder del Partido Liberal-Demócrata de Rusia y el tercer favorito a presidente con un 5% de los votos. Es considerado un candidato un tanto extravagante y de ultraderecha, suelen compararlo con Trump. Es la sexta vez que se presenta a las elecciones en su programa electoral destaca recuperar para Rusia Asia Central, el Cáucaso, Ucrania y Bielorrusia. Llama la atención su deseo de “conciliar la Rusia monárquica, la soviética y la actual” y desclasificar todos los archivos sobre los OVNI, las guerras y las operaciones de inteligencia.

-Ksenia Sobchak: Pese a no tener un porcentaje más alto merece ser evaluada por ser la única mujer de los ocho candidatos que aspiraba a la presidencia. Ksenia es editora en jefe de la revista de moda L’Officiel Russia y presentadora del canal Dozhd, se postuló por iniciativa popular y buscaba conseguir los votos del excandidato Alexéi Navalny. También es una gran defensora de que Rusia entre el la OTAN, ya que según su programa electoral “no supone una amenaza y tiene muchos desafíos comunes con EEUU y Europa, como la migración ilegal o la lucha antiterrorista”.

Imagen de Sobchak. Fuente: El País

De entre los candidatos que no se pudieron presentar destaca Alexéi Navalny, Él es un abogado de 41 años, considerado el mayor opositor al Kremlin, gobierno ruso. Tiene mucha popularidad entre los internautas debido a su blog y a su fuerte decisión de acabar con la corrupción, ha creado el Fondo de Lucha contra la Corrupción. Su equipo ya tiene 84 oficinas en el país y alrededor de 200.000 voluntarios. En las elecciones a alcalde de 2013 en Moscú recibió  27,24% votos. Proclamó fuertes manifestaciones e incluso realizó un extenso video en Youtube analizando y criticando al primer ministro Dimitri Medvedev al que acusaba de crear un imperio corrupto y lleno de sobornos y prostitución.

Imagen de Navalny. Fuente: El Comercio Perú

Fue vetado por la Justicia Rusa para concurrir en las elecciones presidenciales. Le niegan su participación debido a sus antecedentes penales, en julio de 2013 fue condenado por malversación a cinco años de prisión y 10 de inhabilitación, aunque esta pena fue revocada. El junio pasado también fue detenido en el día de Rusia por supuesta desobediencia a un policía. Pese a su fuerza y su consideración como el principal opositor de Putin por los medios internacionales, el actual presidente ruso no lo nombra o lo considera una figura marginal oportunista que “utiliza las dificultades existentes para su propia comunicación política”. Nevalny no pidió el apoyo a ningún candidato de la oposición para las elecciones, hizo un llamamiento para boicotear a las elecciones, #NoElecciones2018. Sus movimientos impulsan sobre todo a jóvenes y es por eso que varios medios internacionales apuntan a que el veto a participar en las elecciones es para garantizar a Putin el poder total en las elecciones. Nevalny ha criticado también la legalidad de estas elecciones y afirma que se ha “engordado” la participación a través de sufragios adulterados y que han organizado el transporte masivo de electores a los centros de votación. En la víspera de la reciente toma de posesión del presidente Putin estuvo implicado en una multitudinaria manifestación que se llevó a cabo en 90 ciudades del país contra la prohibición de la conocida aplicación de mensajes Telegram.  Nevalny es uno de los mayores opositores del gobierno de Putin reconocido y se encuentra entre uno de las 1.600 personas detenidas en la protesta.

La oposición en el país es, aunque pequeña y todavía sin poder para tumbar a Putin, diversa y dividida. Tanto Sobchak como Navalny son la encarnación más fuerte de la oposición Rusa y representan la juventud con deseo de cambio del país. Pese a lo que pudiesen tener en común el choque entre los dos ha sido muy fuerte, Navalny la clasificó como  “caricatura de candidata liberal”. La mayoría de los medios y expertos cuando hablan de esta pequeña y frágil oposición rusa también concuerdan en que está estratégicamente silenciada para apoyar a Putin.

Putin ha conseguido superar el 70% esperado de los votos y ha conseguido cifras históricas pese a los intentos de Navalny de sabotaje. Putin ha fortalecido con estas elecciones su poder hasta 2024, su fuerte apuesta para fortalecer el nacionalismo ruso. La sensación de que Rusia está siendo atacada por diversos frentes y las fuertes campañas han impulsado a los ciudadanos a apostar por el líder más fuerte. Las investigaciones de unas presuntas interferencias rusas en elecciones occidentales, las sanciones y acusaciones del Comité Olímpico Internacional a atletas del país y, recientemente, la acusación británica por el envenenamiento del ex doble agente ruso Sergei Skripal. Estos “ataques” han sido muy útiles para el presidente cuyo lema en los comicios fue “Vote por Putin, vote por una Rusia fuerte”.

A pesar de estos “ataques” sigue siendo extraño que un país tan grande como Rusia un hombre consiga consolidar durante 20 su poder. Putin ha construido un imperio indestructible y nadie puede oponerse a él, literalmente nadie puede hacerlo. Los medios, la voz del pueblo y, en definitiva, la libertad de expresión está fuertemente coartada por el Kremlin. Putin se ha convertido en una especie de dios omnipresente y sus oídos consiguen estar en todos lados.

Desde que consiguió la presidencia las leyes limitando libertad de expresión para mayor seguridad del país y acabar con grupos extremistas se han sucedido una tras otra. Las más criticadas por los medios internacionales son sobre todo aquellas en las que Putin intenta poner límites a Internet, que es considerada la máxima expresión de libertad de los últimos tiempos. Putin obliga a los blogueros con más de 3.000 visitas diarias a identificarse y estar bajo un registro del Gobierno. No solo eso, también les prohíbe un lenguaje obsceno bajo multas de entre 100 y 500 euros. El Gobierno rusto también está autorizado a cerrar cualquier web que se considere “extremista” o que convoque a sus usuarios a reuniones públicas no autorizadas.

En marzo de este año, antes de las elecciones, Reporteros sin Fronteras publicó una carta dirigida a Putin criticando su gestión contra la libertad de información e instándole a que los elimine todas las leyes que ha implantado durante su mandato. La carta comienza explicando que “la situación nunca ha sido tan negativa desde la caída de la Unión Soviética” y ponía muchos ejemplos de las prohibiciones de Putin. Todas las grandes cadenas de televisión y radio están bajo el control del Gobierno desde 2001. Así alimenta el odio hacia la sociedad civil y baja los estandartes periodísticos. Enumera también todos medios que han sido eliminados o reducido su tamaño significativamente. La carta calcula que como mínimo hay cinco periodistas y dos blogueros en la cárcel debido a piezas periodísticas. También afirma que al menos 34 profesionales de la información han muerto en conexión con su trabajo en Rusia desde el año 2000. Sus asesinatos nunca suelen resolverse o investigarse eficazmente y muchos periodistas reciben amenazas debido a su trabajo.

La ambigüedad en las leyes permite que se utilicen de forma severa y arbitraria a favor de los intereses de Putin. Ahora se penalizan la difamación o las ofensas a los sentimientos o creencias religiosas (el bloguero Ruslan Sokolovsky fue condenado por haber colgado un vídeo jugando a Pokémon Go en una iglesia).  Tampoco se permite “incitar al separatismo”, y se ha endurecido la legislación “antiterrorista”, que en realidad se usa contra los que se atreven a criticar el gobierno de Putin. Ahora es muy habitual escuchar en juicios o en los medios las palabras “alta traición”.

El imperio de Putin, que supuestamente pretende dar la imagen de una “Rusia fuerte”, está construido sobre la desinformación y el miedo al Kremlin. La figura del presidente esconde a un frio dictador que ha impuesto su ideología durante todos sus años de mandato y que aniquila a sus adversarios mediante la intimidación y la cárcel. Putin demuestra que no hace falta un golpe de estado para alcanzar el poder de forma permanente, una revolución o utilizar la fuerza militar es mucho menos efectivo que el miedo. Les hace creer a los habitantes rusos que no hay realmente alternativas y que si se salen de la corriente de pensamiento pueden ser castigados. La esperanza parece estar puesta en los más jóvenes y los escasos rebeldes políticos como Navalny, que mediante sus críticas en Youtube puede impulsar a estas nuevas generaciones a plantar clara un titán cada vez más inamovible.

Trump y Putin, vuelta la Guerra Fría.

Rusia no pasa por su mejor momento en cuanto a relaciones internacionales se trata, el incidente del agente ruso Skripal envenenado cuestiona las prácticas del Kremlin ruso y ya han sido 20 paises los que han expulsado a más de 150 diplomáticos rusos, 60 de ellos de Estados Unidos. Ya se vuelve a hablar de la desconfianza entre Rusia y Occidente y se evoca a la Guerra Fría. Rusia expulsa a diplomáticos también de su país y sigue manteniendo que no tiene nada que ver con el incidente del ex agente. Joshua Yaffa corresponsal del New York Times en Moscú ha dicho que uno de los grandes objetivos del Kremlin durante los años de Putin ha sido debilitar las instituciones para fracturar las organizaciones como la Otán y la Unión Europea (UE) y minar la cooperación de ellas con Estados Unidos.

Rusia así apoya el Brexit en Inglaterra y favoreció el ascenso de Trump. Ahora las relaciones con el presidente estadounidense están algo tensas tras los ataques en Siria. La posible acción estadounidense contra Siria después del ataque químico que sufrió la ciudad de Duma, que terminó con la vida de al menos 40 personas en su gran parte niños y mujeres. El embajador ruso en el Líbano afirmó que Rusia iba a derribar cualquier misil estadounidense que fuese disparado contra Siria y que atacaría los aviones y barcos de guerra desde donde se disparasen. Donald Trump contesto a esta amenaza a través de Twitter de forma contundente y directa:

“Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles disparados contra Siria. ¡Prepárate Rusia, porque vendrán (misiles), bonitos, nuevos e ‘inteligentes’! ¡No deberíais asociaros con un animal asesino gaseador (Gas Killing Animal, según sus palabras) que mata a su gente y lo disfruta!”

Twitter
Fuente: Twitter

Trump que puede que asustase hasta si mismo, es famoso por sus twitts polémicos, rebajo la tensión con esta contestación:

“Nuestra relación con Rusia está peor que nunca ahora, y eso incluye la Guerra Fría. No hay razón para esto. Rusia nos necesita para su economía, algo que sería muy fácil de hacer, y necesitamos que todas las naciones trabajen juntas. ¿Paramos la carrera armamentística?”

Twitter
Fuente: Twitter

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, afirma que aunque no hay peligro de confontración:  “No creo que (la confontración) haya estado cerca. Estoy convencido de que la situación derivó del comportamiento irracional de nuestros socios occidentales que acusaron al Gobierno sirio y a nosotros en calidad de los aliados del Gobierno sirio del uso de armas químicas contra civiles”. Las relaciones están ahora segn Lavrov están peor que en la Guerra Fría “porque durante la Guerra Fría existieron los canales de comunicación, no existía esta obsesión con la rusofobia”. Mientras el nacionalismo ruso crece debido a esta “rusofobia” la situación parece cada vez más tensa entre Rusia y Occidente.

Nota Metodológica

Aunque el análisis y las reflexiones son de elaboración propia, los datos y declaraciones extraídas para este análisis han sido consultados y contrastados en medios oficiales como El País, El Mundo, BBCNews, Europapress y La Vanguardia.  Los datos de los candidatos han sido estudiados de sus programas electorales y comentarios oficiales sacados de SputnikNews y este enlace. La carta enviada a Putin por Reporteros Sin Fronteras se puede consultar en su totalidad en su página oficial.

The following two tabs change content below.

Maria Marzo

Latest posts by Maria Marzo (see all)

Leave a Response