La historia de Gabriel Martínez Moratalla es un claro ejemplo de trabajo, esfuerzo y dedicación al deporte, concretamente al culturismo. Actualmente el joven motillano estudia, trabaja y con 22 años ha conseguido el tercer puesto en el campeonato de Castilla-La Mancha de fisicoculturismo WABBA en la categoría fitness. Gabriel sufre desde que nació hipoacusia, una disminución de la capacidad auditiva, a pesar de esto, nunca se ha rendido y en tan solo cinco meses de preparación ha conseguido su primer reconocimiento en el culturismo, deporte en el que el cuerpo es el principal protagonista.

Martínez visitó el gimnasio por primera vez con 17 años, el típico compromiso veraniego que tan solo dura unas semanas acompañado por familiares cercanos. Califica esta etapa como una buena y satisfactoria experiencia, pero que nunca fue a más debido al poco tiempo libre que tenía. Un año después decidió empezar de nuevo, pero esta vez en las máquinas que hay en el parque de Motilla del Palancar, sin compromiso y gratuito, un pequeño hobby que nunca esperaría que iba a llegar a tanto.

Más tarde, debido a los problemas personales, Gabriel volvió al gimnasio con 21 años. En este lugar tendría el ambiente que buscaba, nuevas amistades e infinitas historias deportivas que aprender. Se empezó a interesar mucho por la vida del gimnasio, el desarrollo del cuerpo y los diferentes entrenamientos posibles. Por ello, comenzó a consultar libros y páginas en internet para preparar su propia tabla de entrenamiento.

Un nuevo camino

 El entrenador personal, que no había participado,  se dio cuenta de su progreso y se asombró con el desarrollo tan rápido que había tenido su cuerpo en tan poco tiempo. El verdadero camino al culturismo empieza cuando un amigo, que ya había participado en un torneo similar, le recomendó participar en el próximo campeonato de culturismo, al que, con varias dudas desde el principio e informándose, decidió apuntarse.

Empezaba una nueva vida deportiva, una nueva etapa que conllevaría un gran sacrificio. En octubre comenzaría la dieta, lo más duro de todo, según explica. Pasó de poder desayunar un vaso de leche con cereales, comer pizzas, bocadillos y beber alcohol a una nueva alimentación distinta y preparada. Arroz con pollo, verdura y pescado pasan al primer plano. El motillano confiesa que ha estado diez meses cuidando su alimentación y la ha fallado pocas veces, “una buena dieta es muy importante, pero también muy dura”, confiesa.

Como señala Martínez, “Había que acelerar el musculo, suponía un cambio brutal”. En esa primera semana pesaba 85 kilos, necesitaba bajar a mínimo 75 kg. En abril participaría en su primer campeonato regional en La Gineta, Albacete. Cuatro meses previos de gimnasio, compaginado con su trabajo, en los que iba cuatro o cinco días a la semana una hora y media diaria. Debido a estos nuevos horarios le quedaba poco tiempo para salir de fiesta con los amigos o ir al cine, se sentía agotado. Las veces que salía se privaba del alcohol y el agua o la Coca Cola Zero eran las bebidas elegidas, vigilando, como siempre, lo que comía.

Antes de participar tuvo que estar un día y medio sin beber agua para que el cuerpo se secase y mostrar así lo máximo posible sus músculos, algo que le costó muchísimo. En la categoría que participaba, Fitness baja,  había diez participantes y Martínez tuvo que pasar tres rondas para quedar finalmente en la tercera posición del campeonato manchego de fisicoculturismo WABBA, con tan solo 22 años y en su primera participación. Martínez asegura que los nervios le pasaron factura en la final y que esperaba un segundo puesto, “la falta de experiencia se notó en la final”, confiesa. Cabe mencionar que en el culturismo los jueces valoran las posturas, el tamaño de los músculos, la sequedad del cuerpo, el tono de la piel o la imagen del participante entre otros parámetros. A pesar del resultado final, está muy satisfecho y orgulloso de ese tercer puesto, el cual decidió celebrarlo de una manera peculiar, yéndose a un restaurante de comida rápida, algo que no le acabaría sentando muy bien.

Gabriel Martínez durante el torneo. // Foto: Bodgan Floroiu

Martínez cuenta con un 60% de discapacidad debido a su hipoacusia, una disminución de la sensibilidad auditiva que tiene desde nacimiento. Para este campeonato el joven no tuvo ningún problema, es más, asegura que el comportamiento por parte de la organización, compañeros y jurado fue magnífica. “El juez decía lo que teníamos que hacer y se esperaba hasta que  lo escuchase, tampoco le importaba repetir las cosas.” Desde el primer momento le aseguraron que no tendría ningún problema en el torneo a causa de su discapacidad, el motillano puede asegurar que así fue.

Planes para el futuro

Después de este torneo decidió no participar en más campeonatos este año por una principal razón, se iba a preparar para la gran cita. En mayo de 2019, en Sevilla, el campeonato de España espera a Gabriel Martínez. Si el trabajo hasta ahora ha sido duro, la próxima cita requerirá más esfuerzo todavía. Meses de preparación máxima que ya ha comenzado, ya se pueden ver los primeros resultados en su cuerpo.

Martínez asegura que, un mes antes del campeonato, intentará ir al gimnasio seis o siete días a la semana unas dos horas diarias. Tiempo que tendrá que compaginar con su trabajo y estudios que acaba de comenzar.  El principal objetivo del joven es conseguir una buena posición en el próximo campeonato de España, pues su sueño es ir al torneo mundial, tarea difícil ya que solo va el primer clasificado de cada país. En estos momentos pesa 75.5 kilos, diez más que en el torneo de La Gineta, una diferencia de peso considerable en tan solo cinco meses.

Trofeo conseguido en el campeonato //Foto: Gabriel Martínez

Actualmente se ha abierto un canal de Youtube para mostrar su día a día, su entrenamiento y la alimentación que sigue cada jornada. Abrió el canal hace unas semanas con su primer vídeo de presentación y ya está terminando lo que sería el segundo. Mediante esta vía pretende enseñar a los espectadores y amantes de este deporte, aparte de su trabajo, la forma de trabajar un cuerpo sin productos químicos como podría ser la testosterona.

Martínez pertenece a la Asociación Española de Culturismo Natural, una agrupación en la que están los deportistas que no utilizan sustancias prohibidas para competir. “Desarrollar mi cuerpo de forma natural me hace sentir orgulloso” aclara Gabriel, asegurando que no se arrepiente nada de elegir este método. Trabajo, constancia, compromiso, una buena alimentación y sus suplementos, que no productos químicos, es el método natural que quiere mostrar a todo al que se pase por su canal y redes sociales.

Martínez ve muy difícil que este deporte tenga cierta importancia en los medios de comunicación y programas deportivos, pero asegura que algún periodista especializado del culturismo si se ha puesto en contacto con él para mostrar el desarrollo que tuvo su cuerpo en cinco meses. Esta situación mediática con la que cuenta el culturismo no le preocupa y afirma que va a seguir trabajando duro, tenga la importancia que tenga en la sociedad.

Actualmente Martínez intenta sacar tiempo siempre que puede para salir con sus amigos, pues considera que “es importante salir y disfrutar para descansar del esfuerzo realizado”. Todavía quedan ocho meses, más de los que tuvo para el campeonato regional, de entrenamiento, alimentación e innumerables viajes al gimnasio para esa gran cita en Sevilla. Un campeonato nacional que Gabriel Martínez tiene apuntado en su calendario como día grande, en el que intentará dar todo en su categoría para intentar cumplir su sueño, ir al campeonato mundial en noviembre del año que viene.

Leave a Response