Varios deportes son explotados en el gran entorno natural que rodea la ciudad de Cuenca. Deportes que en la mayoría de los casos no son de interés de la prensa, pero que gozan de un gran protagonismo y proporcionan entretenimiento y distracción a raudales a todo aquel que los practica. Estos deportes son los denominados deportes de aventuras. En este reportaje se va a hacer un repaso concretamente al barranquismo y a las vías ferratas, dos de las modalidades de aventuras más demandados en Cuenca y alrededores.

El barranquismo  está encuadrada dentro de los deportes de aventura. Esta actividad consiste en la progresión de una persona o grupo de personas por barrancos, cañones y cauces de torrentes o ríos de montaña, ya sea a pie, nadando o combinando ambas cosas, suele realizarse en las estaciones de primavera y verano, aunque también está la opción de realizarlo durante todo el año en lugares específicos.

El barranquismo necesita un material, equipamiento y técnica adecuada, por lo que es necesaria la ayuda de un monitor o acompañante si el practicante es novel. Pero lo que no puede faltar en esta práctica es el entonno natural y su principal elemento, el agua y sus ríos, el caudal y la velocidad, sus principales características, las cuales enamoran a sus practicantes, que buscan su rincón especial dentro del ecosistema y lo intentan explotar llevando al máximo su adrenalina y potenciando la emoción a lo largo del transcurso del barranco. Pero, tampoco nos podemos olvidar de otro elemento importante como son las montañas y la erosión de los materiales geológicos que componen el soporte físico del propio río, creada por el agua y el aire, en la que nace una morfología única de tipo cañón o barranco que buscan todos aquellos amantes de este deporte que se empezó a practicar en los inicios del siglo XX.

Los amantes del barranquismo, también pueden optar por un itinerario diferente, otro deporte de aventura que transcurre por paredes o macizos rocosos y que previamente ha sido equipado para su progresión con peldaños, pasamanos, clavijas, rampas, cables de tensión, grapas y otros elementos que garantizan la seguridad en esta aventura llamada vía ferrata.

Imagen cedida por JucarAventura / Barranquismo en Cuenca

Como el barranquismo, la vía ferrata, es un deporte de riesgo/aventura en el que es necesario un profesional en el caso de que el practicante sea principiante. Una actividad que mezcla el senderismo con la escalada, algo más que “un paseo por la montaña”, pero sin llegar a escalar una montaña.

Estas actividades no son recomendables para personas que sufran vértigo, problemas físicos o no sean amantes de la montaña y ya hayan trotado algo por ella, ya que se necesita una preparación física previa y una defensa mínima en esos ámbitos tan diferentes de la vida cotidiana.

Por suerte, el paraje de la ciudad de Cuenca permite practicar estas modalidades deportiva en un gran número de lugares.

Imagen cedida por JucarAventura / Vía Ferratas en Cuenca

Para el desarrollo del barranquismo los lugares más destacados son: Las Chorreras, paraje situado en el municipio de Enguídanos, a unos 87 kilómetros de Cuenca capital, este descenso pertenece a la cuenca del río Cabriel, el recorrido que realizan los practicantes suele ser de aproximadamente unos 3km.

El Ventano del Diablo, o comúnmente conocido como “los cortados”, es otro de los lugares más visitados para la realización del barranquismo. Este entorno está situado a unos 20 km de Cuenca capital y pertenece a la Cuenca del Júcar. Lleno de cascadas y saltos es un lugar óptimo para la práctica del barranquismo, sobre todo para gente que no ha realizado nunca esta modalidad deportiva, puesto que es un lugar sin apenas riesgos siempre y cuando se sigan las instrucciones que se marcan desde el personal que monitoriza la actividad.

Poyatos es otro barranco muy transitado a la hora de realizar su descenso. Sittuado a unos 82 kilómetros de Cuenca, goza de unas características muy similares a las que presenta el Ventano del Diablo, aunque este barranco pertenece a la cuenca del Tajo. Ideal para personas principiantes en este divertido deporte de aventura.

Imagen cedida por JucarAventura / Barranquismo en Cuenca

Por último, cabe destacar el descenso de barranco de la Hoz Somera, en el cual se necesita de una experiencia previa en este tipo de modalidad deportiva. Este barranco posee rápeles de una altura de hasta 15 metros, por lo que también se precisa del uso de cuerdas para descender por este hermoso entorno. Como se ha señalado anteriormente, este paraje es para gente experimentada y con buena condición física puesto que tiene un riesgo considerable a la hora de su realización. Situado a 79 km de Cuenca.

En cuanto a las vías ferratas, las más destacadas se encuentran en Priego, dichas vías son llamadas Vía Ferrata de Priego “K-3” y Vía Ferrata de Priego “K-4”. La vía ferrata “K-3” es la de distancia corta, mientras que la “K-4” es la de distancia normal, la última está catalogada como la mejor vía ferrata de la provincia de Cuenca.

Resulta interesante saber cómo se organizan este tipo de actividades, para ello se contactó con Alberto, gerente de la empresa Júcar Aventura, una de las empresas punteras en la organización y realización de actividades multiaventura de la provincia de Cuenca.

Imagen cedida por JucarAventura / Vía Ferratas en Cuenca

Alberto destaca que tanto el barranquismo como las vías ferratas son modalidades en alza, no solo en la provincia de Cuenca si no en toda la región. Remarca un punto bastante favorable para las zonas despobladas de dicha provincia: “el turismo activo está ayudando a la repoblación de las zonas rurales”, pone el ejemplo concreto de Villalba de la Sierra, población conquense en la que señala que “decenas de personas trabajamos directamente en este tipo de turismo e indirectamente cientos de personas”.

“Cada vez tenemos más afición y por ello más eventos”

Toda la afición, interés por esta modalidad y competiciones de las mismas quedan recogidas por las federaciones de cada especialidad, Alberto añadía: “cada vez tenemos más afición y por ello más eventos”. Desde las federaciones se realiza un objetivo de ampliación y alcance a usuarios que estén interesados en estas modalidades de deporte.

Uno de los principales propósitos que tienen estos deportes es la ayuda al medioambiente ya que es su motor principal para efectuarlos y practicarlos. Cuidarlo y mantenerlo es uno de sus deberes, como también aleccionar a todos aquellos aficionados que se pasen por sus instalaciones, Alberto comentaba: “el impacto medioambiental del barranquismo es mínimo, ya que siempre se realiza por el mismo trazado de roca que no tiene desgaste alguno”. Desde la Asociación de Empresas, se realizan estudios de impacto medioambiental con especialistas, “el mayor impacto que están teniendo las zonas naturales más populares son las personas que van por libre”, apuntaba Alberto.

“Nosotros lo vemos día a día, recogemos kilos y kilos de basura, todos los meses de la que se deja la gente en el barranco del Júcar”

Desde JucarAventura, día a día, realizan una labor de limpieza, “nosotros lo vemos día a día, recogemos kilos y kilos de basura, por ejemplo, todos los meses de la que se deja la gente en el barranco del Júcar”, comentaba Alberto, ante el gran problema que causan los propios seres humanos al medioambiente, el cual no se respeta y con estos actos se pierde la mejor puesta en escena que pueden tener los barrancos.

Por último, enseñar y concienciar a los visitantes del paraje medioambiental que pisan es importante para su mantenimiento, “hay que aumentar la concienciación del valor natural y del riesgo que suponen estas zonas de montaña, porque conllevan riesgos incluso de muerte, como hemos visto con un accidente este verano”, añadía Alberto. Si las condiciones medioambientales no son las correctas y a esto le añades el factor de la dificultad en todos los tramos, una tarde o mañana de diversión puede verse truncada a la mínima de cambio.

En el caso más cercano y concreto, “la regulación del espacio natural viene por la autoridad local o la institución que la regule, en nuestro caso con la Sierra de Cuenca es el Parque Natural de la Serranía de Cuenca”, finalizaba Alberto. Resaltando las labores de concienciación que se deberían mostrar y se intentan llevar a cabo desde las instituciones castellanomanchegas.

La oferta de actividades de JucarAventura no se limita al barranquismo o las vías ferratas, desde esta empresa ofertan la posibilidad de realizar espeleología, paintball o piragüismo. Tres actividades más que se suman al abanico de posibilidades que tienen los amantes de estos deportes. Aptas para todos los públicos y dificultades. Desde el punto de partida, Villalba de la Sierra (Cuenca), se desplazan a los diferentes puntos de realización de actividades en grupo o personalmente. Con un horario de mañana y tarde, solo esperan a gente apasionada o interesada en estos deportes tan característicos.

Imagen cedida por JucarAventura / Vía Ferratas en Cuenca
The following two tabs change content below.

Leave a Response