Según la página oficial del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación las Brigadas de Refuerzos de Incendios Forestales, también conocida como BRIF, son un cuerpo que requiere una alta especialización. Su misión es actuar en los incendios forestales que afecten a una superficie mayor de 500 hectáreas y en zonas de difícil acceso, para ello cuentan con un equipo de helicópteros que les facilita el transporte a estas zonas . Los incendios forestales pueden presentar distintas condiciones y esto hace que los miembros de la BRIF tengan que conocer las distintas técnicas de actuación como es el ejemplo del cortafuego. Además de esta especialización , también se requiere una capacidad física para poder soportar las condiciones de calor y dificultades del terreno en estado de emergencia.

La BRIF es un cuerpo que no depende directamente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación como puede ser la Policía Nacional o la Local del Ministerio de Interior. En este caso, la empresa Tragsa es la encargada de gestionar los materiales y el presupuesto de los que dispone esta organización. Esta cesión del poder del Ministerio en dicha empresa, provoca que sea más difícil conseguir mejoras en sus condiciones laborales, debido a que Tragsa hace caso omiso a las reclamaciones y pone unas condiciones estrictas en la realización del trabajo, como por ejemplo el no poder realizar fotografías durante el trabajo, y que en el Ministerio las decisiones van muy lentas y dependen del Gobierno que esté en el momento. La BRIF se organiza a nivel de la Comunidades Autónomas.

Miembros de la BRIF trabajando/   Fuente: Twitter de la BRIF
Comienzo de la Lucha

Toda esta lucha por unas mejores condiciones laborales comenzó en el año 2005 tras un trágico suceso. En el cuartel de la BRIF de La Iglesuela (Toledo) en un incendio cercano tuvieron que acudir los trabajadores de dicha base con el infortunio de que un compañero, Javier Tirado, tuviera un accidente que le causó la muerte delante de todos sus compañeros. Javier se convertía de esta forma en el primer integrante del BRIF en fallecer en horario de servicio. Además de la muerte del ya mencionado, ocurrieron distintos accidentes que provocaron que se empezara una lucha organizada buscando la unión de todos los miembros de la BRIF de toda España para luchar por una igualdad de condiciones a nivel nacional y un aumento de sus derechos.

Tras todo lo sucedido en el año 2005, La BRIF organiza distintas huelgas con la finalidad de protestar y hacer públicas la situación en la que se encontraban. Para facilitar la organización, en dicho año se funda la Asociación de Trabajadores de la Brigada de Refuerzos de Incendios Forestales (ATBRIF) con el objetivo de tener un equipo organizado que tenga un mayor peso en las reclamaciones y así acabar con el individualismo de las bases de la BRIF que luchaban solas frente a una misma empresa.

Exigencias

Uno de los principales problemas con los que quería acabar la ATBRIF era la precariedad salarial y de las condiciones de seguridad y respaldo contractual. Según fuentes de miembros de la BRIF el salario de estos es de 900 euros mensuales más un plus de peligrosidad que suma al total 3 euros por día. Esto se debe a que los trabajadores son reconocidos bajo el nombre de “peones forestales”, lo que provoca que pertenezcan a un escalafón del salario mínimo profesional. Lo que reivindican es que debido a la labor que realizan sofocando incendios se merecen ser denominados “bomberos forestales”, para así alcanzar un nivel mayor y tener derecho a un salario mínimo mayor como sus similares urbanos.

Otra de las grandes reclamaciones que realizan a nivel general es obtener una mayor estabilidad contractual. En un principio los miembros de la BRIF únicamente estaban contratados y dados de alta en la seguridad social los 4 meses de la temporada de verano, el resto de los 8 meses del año eran mandados al paro y no tenían ninguna estabilidad. Con la lucha, ahora se ha conseguido que los meses contratados sean 11 por 1 de paro pero el objetivo es que llegue a ser la totalidad del año, porque como dicen los miembros de la BRIF: “Los fuegos de apagan en invierno”. Esta frase explica la idea de que si durante los meses de invierno se trabaja en el terreno será mucho más complicado que un fuego pueda nacer de la nada, y si lo hace sus consecuencias serán menores.

Para terminar de comentar las tres grandes reclamaciones que realizan la ATBRIF, los miembros de esta organización saben que su vida profesional en este trabajo es más corta que el resto de trabajos debido a las altas exigencias físicas que se requieren para su perfecta realización. Esto causa que se exija una segunda opción laboral para sus miembros una vez se vean incapacitados para esta labor. En el documental BRIF: Historia de una lucha editado este año como homenaje a los 25 años que cumple el cuerpo se cuenta que los trabajadores una vez acabado su trabajo no se le facilita una opción que sea una continuación del trabajo que han realizado durante años.

A partir de estas grandes reclamaciones nos encontramos medidas muy importantes que también exigen para su seguridad y la mejor realización de su trabajo. La primera trata sobre la realización de las pruebas físicas cada año para todo el mundo que quiera formar parte de la BRIF. Las pruebas físicas de la BRIF son las únicas excluyentes para cualquier cuerpo especializado en España, esto significa que los miembros ya pertenecientes a dicho cuerpo en caso de no pasar las pruebas serían excluidos sin ninguna otra posibilidad. Además de esta se reclama una mejora de los materiales de los que disponen para trabajar.

La Marcha Negra

En el año 2015 como muestra de la gran unión del sindicato a nivel nacional se realizaría lo que se le denominó como “La Marcha Negra”. En ella miembros de toda España realizarían una huelga que duró más de 90 días y acompañado de una marcha desde Valladolid hasta Madrid que acabaría en la puerta de la sede del Ministerio de Medio Ambiente. La movilización de una ciudad a otra duró 86 días con la llegada de 400 personas y con un gran apoyo como se muestra en el documental mencionado anteriormente.

“La Marcha Negra” contó con el apoyo de distintos sectores profesionales a nivel nacional que apoyaban la causa de la BRIF. Un ejemplo de esto fue un grupo del sector de la educación en Zaragoza apoyando dicho movimiento. El lema utilizado durante dicha marcha y que permanece en la lucha actual es: ¡BRIF EN LUCHA!

A finales del año 2015 a un preacuerdo con la empresa Tragsa y el Ministerio de Medio Ambiente para abarcar parcialmente algunas de las demandas ya mencionadas que se exigían en dicha huelga. Este preacuerdo fue votado por la totalidad de los miembros de la ATBRIF en una asamblea general pero la votación acabo con la victoria del “no” únicamente por 9 votos de 550. Esto provocó que la asociación mostrase una división que quitaba fuerza en las reclamaciones, ya que la unión mostrada en la huelga parecía romperse.

Para acabar con esta división y conseguir la unión que siempre les ha acompañado, el 4 de mayo de 2016, coincidiendo con el día internacional del bombero forestal, organizaron el Encuentro Nacional del Bombero Forestal para así conseguir la fuerza y la unión en la lucha venidera.

Marcha Negra de la BRIF en Madrid/ Fuente: Blog Asamblea Delicias
La BRIF en Cuenca

La única base de la BRIF que podemos encontrar en la provincia de Cuenca es el Prado de los Esquiladores, este cuartel tiene un rango de actuación preferentemente son las comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares y Aragón, donde se desplazarían por vía terrestres con los todoterrenos de los que dispones o por vía aérea con los dos helicópteros que tienen disponibles. La base se organiza en turnos de tiempo para que en todo momento esté un grupo en el cuartel que pueda socorrer en caso de incendio. En la sede situada en Buenache de la Sierra nos encontramos con dos cuadrillas de 7 personas cada una que está dirigida por su respectivo capataz.

The following two tabs change content below.

JavierUsano

Leave a Response