En lo que llevamos de 2018 el turismo se ha estancado en España después de varios años batiendo records. Sin embargo, mientras las ciudades más turísticas de España pierden turismo, como Barcelona, debido a la reducción de turistas extranjeros,  tanto la provincia de Cuenca como la capital, asciende gracias al aumento de viajeros nacionales y al turismo rural.

El turismo es uno de los principales motores de la economía española. Durante los últimos años de recuperación financiera tras la crisis, la industria turística ha aumentado en nuestro país año tras año hasta lograr ser el segundo destino preferido del mundo alcanzado los 82 millones de turistas anuales. Este aumento también ha tenido lugar en Castilla-La Mancha, y más concretamente, en Cuenca que mantiene el incremento de turistas y pernoctaciones en la provincia mientras a nivel nacional se empieza a notar el estancamiento y la desaceleración del crecimiento constante que ha tenido el turismo en España durante los últimos años.

Para ver el papel fundamental que supone el turismo en la economía española solo hay que observar los datos. Esta industria supuso un 14,9 % del Producto Interior Bruto (PIB) en 2017 aportando 172.900 millones de euros. En cuanto a Castilla-La Mancha, los últimos datos recogidos en el informe ‘Estudio del Impacto Económico del Turismo sobre la Economía y el Empleo de Castilla-La Mancha’ (IMPACTUR) realizado por Exceltur, afirman que la actividad turística en la región emplea a 59.772 personas -8,6% del empleo total de la comunidad autónoma-, y supone el 7,4% del PIB aportando 2.832 millones de euros.

Desde Exceltur, que es una asociación sin ánimo de lucro formada por empresas turísticas, afirman en el informe de datos que “evidencian una tendencia ascendente de la relevancia del turismo en el entramado productivo castellano-manchego” y que “los últimos ejercicios han posibilitado recuperar los niveles de actividad turística perdidos en los peores años de la crisis económica en España”.

Turistas en la Catedral de Cuenca / Fuente: Alberto Olaya

Castilla-La Mancha es una de las comunidades autónomas que menos turistas reciben, teniendo a cuatro provincias –incluida Cuenca- entre las diez españolas con peores números en cuanto a visitantes se refiere. Sin embargo, el turismo sigue siendo una potente fuente de ingresos en ciudades como Cuenca o Toledo. La capital conquense recibe la mejor proporción de turistas por habitante de toda la región (2,1 visitantes por cada habitante) y mientras que en la mayoría del territorio nacional se ven signos de estancamiento de turistas durante este 2018, la provincia de Cuenca aumenta, especialmente en turismo rural, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Auge del turismo en Cuenca gracias a los viajeros nacionales

¿Cómo es posible que las regiones más turísticas de España (algunas del mundo como Barcelona) pierdan turistas mientras que en Cuenca va en aumento? La respuesta es por el tipo de turismo que recibe la provincia conquense.

Muchos periódicos se han hecho eco de la bajada de turistas en España debido a países que empiezan a recibir un gran número de visitantes internacionales como Túnez, Egipto o Turquía que con anterioridad recibían menos turistas por la inestabilidad política y la amenaza terrorista.  Esto ha afectado al turismo de las ciudades españolas populares para los turistas extranjeros. Por ejemplo, la región más turística internacionalmente de España, Cataluña, bajó durante el mes de julio según los datos del INE un 5,68% en cuanto a pernoctaciones, mientras que la media española tuvo un descenso de un 2,17% de media.

El turismo en la provincia de Cuenca habría subido durante los siete primeros meses de este 2018 en un 2,71% más de viajeros.

Sin embargo,  Cuenca es una provincia que se nutre principalmente del turismo nacional, que no solo no se reduce, sino que aumenta. Según las publicaciones mensuales de la encuesta Coyuntura Turística Hotelera del INE, el turismo en la provincia de Cuenca habría subido durante los siete primeros meses de este 2018 en un 2,71% con un total de 166.498 visitantes, 4.397 más que 2017. Esta misma encuesta plasma como la mayoría de estos viajeros son de procedencia nacional, 146.596, es decir, el 88% del total. También destaca, que aunque en el resto del país la tendencia del turismo procedente de países extranjeros sea a la baja, en Cuenca aumenta ligeramente (1,49%) durante estos siete primeros meses.

Dentro del turismo en Cuenca, hay que diferenciar los viajeros de turismo rural y el de la capital. Aunque ambos tienen datos positivos, especialmente en los meses de verano, cabe destacar la subida del turismo rural que ha aumentado todos los meses del año respecto al curso anterior. Así lo señala el INE que muestra en su encuesta mensual de la coyuntura del turismo como los primeros cinco meses de 2018 este tipo de turismo había mejorado un 6% en cuanto a número de viajeros y un 15% en lo relativo a pernoctaciones respecto a 2017. En los meses de verano también ha aumentado aunque en un menor porcentaje. Desde la Oficina de Turismo de Cuenca, afirman que los lugares de la provincia por los que se pregunta más son Beteta, Belmonte, Uclés, Alarcón y Mota del Cuervo.

Sin embargo, los datos de la capital son más discretos, en especial los primeros meses del año donde incluso se recibían menos turistas que en 2017, pero la situación ha dado la vuelta en el periodo estival donde el turismo en la ciudad ha aumentado considerablemente, destacando el mes de agosto (últimos datos recogidos) donde el incremento fue de un 4,5% tanto en pernoctaciones como en viajeros. Desde el Ayuntamiento de Cuenca se ha tenido como objetivo durante estos meses realizar actividades tanto ambientadas a los propios ciudadanos como a turistas. Por ejemplo, entre las iniciativas más importantes llevadas a cabo está el programa ‘Veranos en Cuenca’, que tuvo lugar entre el 13 de julio al 16 de septiembre en el casco histórico de Cuenca y que acogía un medio centenar de eventos culturales como cine al aire libre, todo tipo de conciertos y bailes.

Perfil de los turistas de Cuenca

El turismo en Cuenca, como muestran los datos, es principalmente nacional, pero también depende de la estación. Según la Oficina de Turismo de Cuenca, “mientras que durante los meses de verano en la capital conquense priman los viajeros nacionales y el turismo familiar, es decir, personas de mediana edad con sus hijos, en los meses de otoño e invierno el perfil del turista es más internacional y de mayor edad”.

En cuanto al lugar exacto de procedencia de los viajeros, Ana María Chacón, jefa del Área de Turismo del Ayuntamiento de Cuenca, afirma que “destacan los turistas procedentes de la Comunidad Valenciana y Madrid”, mientras que del extranjero, la mayoría de los turistas que recibe la capital conquense son procedentes de Europa, “principalmente Holanda, Reino Unido, Alemania y Francia”.

Grupo de turistas alemanes en las Casas Colgadas / Fuente: Alberto Olaya

El perfil del turista no se limita a procedencia y edad. Cuenca, siendo una ciudad de interior, no destaca por el típico turismo asociado a España de sol y playa, sino por turismo cultural. Así lo confirma la Oficina de Turismo que afirma que el principal atractivo por el que preguntan los turistas son monumentos como las Casas Colgadas y la Catedral, pero además museos destacando el Museo de las Ciencias y el Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha. También afirma que está cambiando el perfil del turista de visitantes ‘de paso’ a gente que pernocta dos o tres días.

Cuando visitas el casco histórico de Cuenca es fácil encontrarte con un grupo de turistas acompañado de un guía que explica la historia y cultura de la ciudad. Oliver, un viajero alemán que ha contratado uno de estos guías turísticos, afirma que visita Cuenca “por su historia y cultura”. Mientras que cuando se le pregunta por la razón de visitar España, añade con el ya típico “por el buen clima es buen lugar para visitar ahora”, algo difícil de encontrar en otros lugares de Europa en otoño.

Por otro lado, los visitantes nacionales, como afirma la Oficina de Turismo, utilizan menos los servicios de guías turísticos siendo más proclives a visitar la ciudad por su cuenta. Manuel, de La Coruña, cuenta que ha decidido visitar la capital conquense con su pareja porque “nos gusta el turismo cultural y conocer todas las ciudades de España y su historia”.

 

Leave a Response