La respiración, la paz interior, la tranquilidad y la disciplina son fundamentales para la práctica de este arte marcial.  De pasar a tener como único objetivo la autodefensa, hoy en día, el Kárate se ha convertido en un deporte organizado con sus correspondientes reglas, esperando su estreno en los Juegos Olímpicos en el año 2020 tras décadas de lucha. Además, lejos de ser un deporte solo para hombres, el kárate femenino se está labrando un futuro esperanzador. 

Siguiendo las reglas impuestas, se basa en la lucha de uno contra uno, donde se forman los valores propios de este arte marcial. Consiste en estimular la motricidad, lateralidad y equilibrio corporal para unas bases que poco a poco vayan formando unos cimientos fuertes para un futuro como karateka. Entre las artes marciales, sin duda el más completo es el Kárate. «Es el arte marcial que ha marcado mi vida y mi manera de ser me ha enseñado valores como el respeto, la humildad y el trabajo diario», así explica Álvaro Jiménez Carmona, entrenador de la Federación Castellano Manchega de Kárate y fundador de la escuela Kidokan de Toledo lo que significa el Kárate para el.

En su caso, Álvaro a los 5 años, era un niño muy activo y necesitaba alguna actividad que le ayudara a canalizar toda esa energía propia de un niño. Hoy, afirma que lo que más valora es la disciplina, un valor fundamental que está convencido que se adquiere con la práctica del kárate. “Esto es lo que ahora les intento enseñar a mis alumnos”. Y así es, desde el año 2006 Álvaro dedica gran parte de su vida a sus alumnos, en su club de karate, con un único objetivo, practicar y promocionar el karate como deporte y como arte marcial, entendiendo siempre, la disciplina como forma de vida.

Fotografía proporcionada por Álvaro Jiménez Carmona

 

Por lo general, los karatekas profesionales empiezan su camino en este mundo desde muy pequeños, y no lo hacen porque les mueve una pasión, sino que son los padres lo que creen de ante mano que apuntarles a este deporte les proporcionará una disciplina y unas habilidades prescindibles en su día a día. La defensa personal es una de las razones que da pie a confiar en este deporte. La pasión existe, pero la adquieren con el tiempo.

Un deporte para todos

El karateka Miguel Hernández considera que “El karate fortalece al débil, física y filosóficamente. Al que ya es fuerte lo educa, dirige su fuerza mental y corporal.» La práctica de este deporte no discrimina entre hombre, mujeres, niños o personas mayores. «Hay que quitar los clichés, el niño a kárate y la niña a balé, si la niña quiere hacer kárate y el niño balé tiene que estar igual de bien visto y nadie se tiene que sorprender por ello. Las niñas pequeñas no vienen con ninguna motivación a apuntarse a kárate, tú les preguntas y dicen que es porque les gusta, sin más», así lo afirma Álvaro Jiménez Carmona.

Fotografía proporcionada por Álvaro Jiménez Carmona

 

Miguel Hernández afirma que “En términos de fuerza, el hombre promedio tiene el doble de la fuerza superior del cuerpo a diferencia de la mujer, lo cual le permite hacer uso de su resistencia, además que la práctica diaria permite quemar aproximadamente unas 13 Kilocalorías por minuto, a la vez que desarrolla la coordinación y la capacidad de alerta.”  

Todos hemos oído alguna vez, «pega como una chica» o “no seas una nenaza” y más expresiones como estas propias de una sociedad sumida en una tradición en la que destaca la inferioridad de la mujer. Y es que a pesar de quien pueda pensar que la práctica de kárate es un factor de la pérdida de femineidad Álvaro está convencido de todo lo contrario. «Las chicas que están en Kidokan son igual o incluso más femeninas que cualquier otra que no practique karate. Son guapísimas, sin duda y dedicarse a este deporte les hace estar en forma y desarrollar un cuerpo sano».

Y es que tenemos el claro ejemplo de María Espinosa López, la karateka toledana, precisamente una de las jóvenes más preciadas en el club Kidokan y una promesa nacional e internacional de esta modalidad deportiva. Ha conseguido ya importantes triunfos y lleva dedicándose al kárate desde los 7 años. “Pero María Espinosa es más que una joven promesa, es una realidad: con solo 18 años quedó en tercer lugar en la Copa Iberoamericana, ya en categoría absoluta y con la Selección.»

Nidia García es otro ejemplo, una chica de 15 años que cuenta con más de 30 premios “cuando empecé a trabajar para presentarme al campeonato, jamás pensé que llegaría tan lejos. Este regalo fue una alegría enorme después de tantos años de esfuerzo y duro trabajo” así nos lo contaba en este medio hace un año.

Hacía los juegos Olímpicos

Como ya sabemos, el kárate formará parte de los juegos olímpicos el próximo año 2020 y a diferencia de otros deportes olímpicos, la representación será el mismo número tanto para la categoría femenina como para la masculina.

«La parte tradicional en el kárate siempre tiene que estar, a pesar de que el kárate deportivo es mucho más dinámico que antes, en el que se prima más la preparación física» así lo comenta Álvaro. A diferencia de lo que muchos pueden pensar,  que el Kárate se califique ya como juego olímpico no tiene por qué ir de la mano con la pérdida de las cualidades principales que lo caracterizan, “quien es buen profesor hará que sus alumnos lo sean” concluye Álvaro.

The following two tabs change content below.

Andreea Caldare

Latest posts by Andreea Caldare (see all)

Leave a Response