En la actualidad el Salvamento y Socorrismo sigue siendo un deporte desconocido para muchas personas. No obstante, Castilla-La Mancha es todo un referente en este deporte a nivel nacional. A pesar de ello, no fue hasta el año 2005 cuando la provincia de Cuenca empezó a contar con una delegación deportiva y la puesta en marcha del Club SVAT situado en Tarancón. De esta manera, José Antonio Carrasco y José Alán Martínez se embarcaron en esta nueva aventura. Una aventura que comenzó con un primer curso de socorristas y que tras dos años de trabajo ya se consiguió realizar el primer campeonato de Salvamento y Socorrismo de Castilla-La Mancha en la provincia de Cuenca.

Este deporte minoritario está estructurado en dos vertientes, la vertiente puramente deportiva o conocida como Salvamento Federado, y una vertiente de prevención e intervención en el medio acuático de carácter preventivo y de seguridad. Los entrenamientos que realizan los más de cien chicos y chicas del Club SVAT para cada una de estas dos modalidades están diferenciados. Los grupos federados dedican tres sesiones semanales de una hora mientras que en el grupo de escuela realizan dos sesiones semanales de una hora. Los grupos federados, además, también participan en campus para preparar pruebas que, por cuestión de instalaciones, no se preparan igual, tales como las pruebas realizadas en la playa. Ahora bien, ¿en qué consisten todas estas pruebas del Salvamento y Socorrismo federado?

Nos encontramos con diferentes pruebas en función del lugar donde se realicen, piscina o playa. En el primero de los casos, encontramos pruebas como los 50 metros arrastre, la cual consiste en nadar en una piscina de veinticinco metros hasta el maniquí que se encuentra sumergido, recogerlo y arrastrarlo hasta el lado contrario con un estilo de natación libre, aunque habitualmente suele ser crol. 100 metros aletas es otra prueba en la que se sigue el mismo operativo, pero en este caso el socorrista se desplazará con unas aletas. En los 200 metros obstáculos el socorrista tendrá que pasar por debajo de unos obstáculos un total de ocho veces.

Otras dos pruebas en piscina son la Socorrista y la Super Socorrista. En la primera se realizan cien metros a nado con tubo y aletas, se engancha ese tubo alrededor del maniquí y se vuelve a hacer el recorrido de nuevo. En la segunda, se realizan setenta y cinco metros a nado, se recoge el maniquí sumergido, se hacen los cien metros de la Socorrista con el tubo y las aletas y se vuelve a enganchar al maniquí.

Todas estas pruebas son individuales, pero en este deporte el compañerismo en esencial, por lo que existen pruebas grupales, conocidas como relevos. En ellas encontramos el relevo de aletas y el relevo de obstáculos.

Si nos centramos en las pruebas que se organizan en playa nos encontramos los 50 metros arrastre maniquí, la prueba reina donde el socorrista simula el arrastre de un maniquí de en torno a unos sesenta kilos, cumpliendo con una serie de condiciones para realizar un debido arrastre. Nadar Surf es otra prueba donde se ejecuta un recorrido a través de boyas, y Carrera con tabla, llevando el mismo recorrido que en el anterior, pero usando la tabla de salvamento. En el caso del Ski, los socorristas dispondrán de una piragua y una pala a la hora de hacer el recorrido. Otra de las pruebas mas reconocidas de este deporte sería el Ocean, donde se combina las tres últimas pruebas mencionadas en un orden aleatorio y realizando transiciones fuera y dentro del agua.

Pero no todo el esfuerzo de un socorrista es el que se hace dentro del agua. Antes de ello hay que tener unas habilidades fuera de esta, para ello hay dos pruebas Banderas y Sprint. Banderas son veinte metros de arena, en la que el socorrista se encuentra tumbado bocabajo con las manos en la barbilla y tiene que salir hacia el lado contrario a coger una manguera. Una prueba eliminatoria hasta que solo queda uno. Por el otro lado, Sprint son 90 metros de recorrido en sprint.

En cuanto a las pruebas grupales, podemos encontrar el relevo de tabla, el relevo de tubo, relevo Ocean y relevo Sprint.

Competición Regional en El Campello // Imagen: Club SVAT
Un auténtico campeón de bandera

Castilla- La Mancha cuenta con un reciente campeón europeo en la prueba de Banderas Junior y subcampeón en Sprint. Mario Olivas, miembro del Club SVAT de Tarancón comenzó su carrera con 6 años cuando el Club abrió sus puertas y desde que se inició no dudó en ningún momento en seguir creciendo en este deporte. Con tan solo 14 años consiguió su primer logro, subcampeón de España de Sprint Playa, siendo el primero de su Club en conseguir un mérito nacional. A pesar de sus logros Mario tiene las cosas muy claras, “Es muy difícil dedicarse profesionalmente a este deporte, ya que en España no existe ni reconocimiento ni dinero para ello”.

Mientras en otros países este deporte es considerado deporte rey como en Australia, en España las únicas recompensas por competiciones son la obtención de becas para material deportivo. Este deporte supone, además de una gran inversión de tiempo y esfuerzo, una inversión económica. A expensas de que los clubs siempre intentan aportar material suficiente a los alumnos durante su instrucción, jóvenes como Mario, que compiten de manera profesional, requieren de materiales más costosos como Skies y tablas de salvamento que rondan cerca de los 2.000 euros, o aletas de 200 euros de precio.

Mario tiene ahora una nueva oportunidad de demostrar su valía en este deporte, su próxima cita será el mundial de Salvamento y Socorrismo en Adelaïde del 17 de noviembre al 2 de diciembre, para el que ha sido recientemente convocado. Asimismo, el Club taranconero lleva entre manos la creación de un grupo para estar presentes en el mundial de Italia de 2020.

Mario Olivas en competición // Imagen: Club SVAT

A pesar de estos logros competitivos, el Club de Salvamento y Socorrismo SVAT quiere mantener viva la esencia por la que se creó el club, una forma de aprendizaje y diversión. José Antonio, presidente del club, explicaba cómo el deporte tiene muchos valores, pero cuando se lleva a la alta competición puede llegar a ser muy ingrato. “Al final siempre hay juguetes rotos. Te cogen, te usan, te sacan todo y cuando no vales, fuera. Ahí es donde vienen las frustraciones y las decepciones de los chicos y con eso no queremos jugar.” aclaraba

Por su parte el joven de 17 años considera este deporte como una muestra completa de compañerismo, la unión con un único objetivo: salvar la vida a una persona. No obstante, Mario posee el título de socorrista, y afirma que no es lo mismo una prueba de salvamento que verse ante la situación de salvar la vida a una persona realmente. “Se usan diferentes técnicas, pero, aun así, te da el valor para decidir si tirarte al agua a por alguien. Es un deporte muy bonito de ver y de practicar” explica el actual campeón europeo.

A la sombra de las olimpiadas

Este deporte cuenta desde 1961 con la Federación Española de Socorrismo y Salvamento, y es reconocido, en la actualidad, por el Comité Olímpico Internacional. A pesar de ello no forma parte de los Juegos Olímpicos, por lo que su difusión sigue siendo muy minoritaria.

Si nos paramos a pensar en cuáles podrían ser los motivos por los que este deporte federado no se encuentra dentro de los JJOO, habría que mirar hacia las numerosas pruebas con las que cuenta este deporte, y, por lo tanto, a nivel de medallas, el cual estaría descompensado con otros deportes. De esta manera, “la introducción de este deporte, al contar con tantas modalidades podría ocultar a otros deportes como la natación” nos explicaba Mario.

Sin embargo, las federaciones, tanto internacional como española, se encuentran en trámites de crear una modalidad olímpica.

 

Leave a Response