La moda puede ser concebida y vista de distintas formas, depende quién este opinando sobre ella, por eso, tiene la capacidad de convertirnos en personas diferentes. Para muchos es su marca personal en su día a día, su forma de expresar su personalidad e incluso de reivindicar su estilo de vida. Para otros, solo es algo a lo que no prestar mucha atención y pasa desapercibida. Ahora bien, independientemente de lo que cada uno piense sobre ella, la moda tiene marcada su presencia en todo nuestro alrededor lo veamos o no.

El imperio de la moda es uno de los más poderosos en el mundo. La envergadura e importancia de la estética es indudable en nuestra cultura y esta absolutamente arraigada a nuestra sociedad, influyéndolos consciente e inconscientemente tanto a hombres como mujeres.  Es por esta razón, que cada vez se organizan más eventos de moda que puedan acercar al público de una manera más sencilla a desfiles y diseños más vanguardistas y originales que salgan un poquito más de lo común.

AB FASHION DAY, Albacete en el epicentro de la moda

Eventos que nacen de un sueño, con el fin de ofrecer oportunidades a los amantes de la moda y poder acercarla un poquito más al público. Este ha sido el caso de “AB FASHION DAY” celebrado el 5 y 6 de octubre por quinto año consecutivo en la ciudad albaceteña, volviendo a poner a la ciudad bajo el foco del sector de la moda regional y, sobre todo, nacional. Un año más este acontecimiento de referencia castellano-manchega ha apostado por la moda española y por mostrar sobre su increíble pasarela el gran trabajo de nueve prestigiosos diseñadores de Castilla -La Mancha y de otras partes de la península.

Camino de retos

En 2012 y en plena crisis, la diseñadora y directora del Ab Fashion Day Lola Muñoz abandonó su profesión de abogada para dar paso a su gran pasión por la moda, coincidiendo con la apertura al público de su boutique “Siguiendo tendencias”.  Dos años más tarde debido al aprecio a su ciudad natal y con el propósito de traer hasta su tierra la moda, creo AB Fashion Day, un evento anual que convierte al mes de octubre en el mes de la moda para la ciudad manchega y sirve de altavoz para que los nuevos talentos y sus creaciones se den a conocer en toda esta industria. Fruto de esta pasión, nace este proyecto, donde exclusivamente los diseñadores españoles pueden disfrutar de un escenario donde la creatividad es la única protagonista y llevan a la pasarela nuevas tendencias y complementos. Este año el proyecto ha sido destacado también por su carácter benéfico, puesto que el precio de las entradas es destinado íntegramente a la planta de pediatría del hospital de Albacete.

Lola Muñoz cerrando el desfile junto a sus dos modelos con prendas de novia

Según explica la diseñadora “creemos en nuestras posibilidades y en poder demostrar que las últimas tendencias también pueden venderse lejos de Madrid o Barcelona. Es una forma de trabajar totalmente artesanal, tanto yo como mis compañeros, confeccionamos cada prenda con mucha dedicación, mimo y esfuerzo”. La boutique de Muñoz es un claro ejemplo de que en tierras manchegas se adora la moda española y el público apoya de buen gusto a proyectos como AB Fashion, desde donde trabajan de manera personalizada y buscan siempre la diferenciación.

Clientas a la moda

Como bien sabemos para gustos colores ya que cada persona es un mundo a la hora de elegir la ropa con la que vestir. Como diseñadora y directora de eventos de moda, Lola nos cuenta su opinión acerca de sus clientes “el perfil de mi clienta abarca un gran abanico de gustos y de edades. De hecho, tengo clientas que son niñas, pero el rango de edad suele oscilar entre los 30 y 60 años, aunque debo especificar y con muchísima satisfacción que también tengo clientas con 80 años. Siempre intento que mis colecciones sean atrevidas, llamativas y excéntricas queriendo mostrar que nos podemos poner lo que nos de la gana, porque nos apetece independientemente de lo que pienses los demás” detalla la diseñadora. Prendas que no dejan indiferente a quien las observa y, sobre todo, a quien las lleva, ya que son piezas muy arriesgadas y se debe de tener una personalidad bastante marcada para evitar que las miradas, formulen efectos negativos. Como bien señala la propia Muñoz, “Con mis prendas tienes que creer en lo que llevas puesto, son muy diferentes a lo que puedes ver en cualquier tienda o franquicia, por eso te lo tienes que creer y te tienes que ver guapa”.

Modelo Inma Navarro con la coleccion MEC de Lola Muñoz

Otro de los motivos que diferencian a la albaceteña, es que realiza tallas reales, es decir, la talla real que puede llevar la mujer española está entre una 38 y una 42, tal vez una 44. Lola asume que en sus desfiles se suelen usar las tallas 36 y 38 porque son prendas expuestas en modelos, aunque para este desfile algunas de las prendas se lucían en modelos de tallas 40, en su boutique realiza todo tipo de tallas. Vamos, que adapta los diseños según sea la talla de cada mujer e incluso tiene algunas prendas que puede llegar a personalizas. Todo un punto ha su favor este aspecto de las tallas, puesto que es una industria que cada vez tiene más en cuenta que la mujer esta cada día más despreocupada de lo que otros le digan que esta bien o mal y más de lo que ella misma decida. Volvemos a lo de antes, cuestión de personalidad.

Todo un mundo cuidado al detalle donde cada color, cada forma y cada contraste nos adentra a lo que bien se puede considerar una galería de arte. Para profundizar un poco más en la colección ofrecida en esta V edición, la diseñadora nos explica cual ha sido su inspiración para estas prendas. “Principalmente, me he inspirado en la arquitectura. Me encanta. El nombre de la colección es MEC: Moda, Escultura y Cultura, la he querido llamar así porque realmente para mis son mis pequeñas esculturas que voy creando. Son piezas únicas que dentro de mi cabeza y en mi bloc personal, voy desarrollando paso a paso y con una dedicación y cariño especial”. Para los amantes de la moda que quieran contemplar estos diseños podrán consultar la página web de la diseñadora.

Leave a Response