Teatralidades expandidas es un trabajo de investigación de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca en la UCLM  subvencionado por el anterior Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO). El origen del proyecto nace en 2002 con el grupo de investigación ARTEA, cuya idea principal era proponer proyectos de investigación que tuvieran una dimensión práctica y además vincular artistas en los trabajos. La actual propuesta de trabajo Teatralidades expandidas, en curso desde 2016, tiene como finalidad analizar tanto las prácticas artísticas como las sociales y ver cómo éstas se manifiestan a través de las distintas formas de teatralidad. Es un intento de incluir no solo propuestas de teatro convencional o dramático, sino que se pretende abarcar otras categorías más allá de lo culturalmente aceptado.

¿Qué significa el concepto de teatralidad? ¿Qué tiene que ver la vida con el teatro? Estas fueron las primeras preguntas que me planteé cuando abordé el trabajo de investigación que está realizando la Facultad de Bellas Artes de Cuenca Teatralidades Expandidas, e inmediatamente me vino una respuesta en forma de canción: Teatro… la vida es puro teatro… teatro… lo tuyo es puro teatro…falsedad bien ensayada …estudiado simulacro. Y es que en nuestro día a día encontramos elementos de teatralidad en infinidad de aspectos de la vida social, no solo en aquellos rituales formalizados o acordados sino en las formas rituales de lo cotidiano. Actuamos de manera diferente según el contexto en el que nos encontramos, nos cambiamos de máscara dependiendo de la situación. ¿Nos comportamos igual en nuestras relaciones laborales, en las afectivas, en la universidad o con nuestros amigos en un bar?

Podríamos decir que el mundo en un inmenso escenario de teatro en el que igual somos público o actores. Según la teoría de acción social de Erving Goffman, sociólogo canadiense considerado el padre de la microsociología, una buena parte de la conducta de cada persona depende de sus relaciones con los demás. Por tanto, “la acción social siempre es performance, representación para un público”. Somos actores que actuamos frente a los demás y, dependiendo del escenario, interpretamos papeles diferentes.

Aproximación al concepto de teatralidad

En origen, el concepto de teatralidad surge para abordar aquellos aspectos de las artes escénicas que los diferencian del arte literario. Posteriormente, el concepto se empezó a aplicar a los aspectos de la vida social que tuvieran características teatrales, como por ejemplo los actos o rituales religiosos, las fiestas sociales o las campañas políticas. Así, la “teatralidad” se ha aplicado a un gran abanico de fenómenos y sirve para analizar otras prácticas en otras áreas de lo social, político y cultural.

La teatralidad, pues, se “expande” hacia otros ámbitos como el cultural, político, social, religioso, a la esfera pública, las ciudades, el hogar o las escuelas en el ámbito educativo, implicando a diversas disciplinas. De aquí el término de la investigación de la Facultad de Bellas Artes “Teatralidades expandidas”.

Teatralidades expandidas, líneas de trabajo

José Antonio Sánchez es profesor de la Facultad de Bellas Artes de Cuenca y el investigador principal del proyecto. Además de impartir docencia, dirige el Departamento de Historia del Arte de la UCLM y es autor de numerosos textos sobre artes escénicas, literatura y cine. También es el director del grupo de investigación artea  y es codirector del Máster en Práctica Escénica y Cultura Visual (MPECV).

Resultado de imagen de imagen jose antonio sanchez inauguracion curso universitario uclm
José Antonio Sánchez, catedrático de Historia del Arte y director del proyecto, pronunció la lección inaugural del curso académico de la UCLM 2018/19. Foto UCLMtv.

Sánchez explica que “el origen del proyecto nace en 2002 con el grupo de investigación artea y la idea era proponer proyectos de investigación de artes escénicas que tuvieran una dimensión práctica y vincular artistas en los proyectos. El ámbito principal de la investigación es el iberoamericano, de artistas contemporáneos a partir de los años 70, pero sobre todo poniendo el foco en el presente”.

El archivo virtual de artes escénicas de la UCLM es un espacio dedicado a la documentación y al estudio de las artes escénicas con un enfoque cultural muy amplio

Una de las vertientes del proyecto, desde el punto de vista historiográfico y documental, es el archivo virtual de artes escénicas que está alojado en la UCLM. Este archivo es un espacio dedicado a la documentación y el estudio de las artes escénicas con un enfoque cultural amplio y desde una perspectiva interdisciplinar. “En sus inicios el archivo era un repositorio de propuestas de arte efímero, obras escénicas, obras de interacción y obras de danza. Ahora es un espacio dedicado a la documentación y al estudio de las artes escénicas con un enfoque cultural muy amplio”, explica José A. Sánchez. Gran parte de los resultados de investigación van alimentando este archivo, pero también una parte considerable se destina a publicaciones como artículos, libros o seminarios.

Otra parte del proyecto está en relación con la práctica artística actual. Según Sánchez, es aquí donde aparece la idea de teatralidad y de teatralidad expandida. El concepto que se persigue es el de artes escénicas como un intento de abarcar no solo propuestas de teatro convencional o dramático, que es lo que menos se investiga en este proyecto, sino otras categorías que abren más el campo de las distintas clases de teatralidad. “Hay trabajos que pueden ser escénicos, que se delimitan al espacio teatral, pero pueden existir en otros escenarios como la calle o en espacios sociales de distinto tipo”. Otras propuestas son las de danza o arte de acción en museos, espacios privados y también telemáticos.

Performance como idea de acción-actuación

Según Sánchez,  gran parte de la idea de Teatralidades Expandidas viene del sociólogo Erving Goffman y de la teoría de lo cotidiano de este autor. Explica Sánchez que la idea de teatralidad es un intento de abarcar propuestas muy diferentes, “pero recuperando la idea de representación que se escapa del concepto de performance, que se ha ido especializando mucho en los últimos tiempos”.

“Cualquier cosa puede ser performance, desde una representación de teatro dramático hasta una acción política o una acción social, como ir a misa”

El concepto de performance apareció en el ámbito anglosajón en los años 60, y era un modo de romper etiquetas. Una performance es una actuación que normalmente no se hace en un escenario tradicional, sino que se utilizan espacios alternativos “invadiendo” calles y plazas, edificios o fábrica, pero que casi siempre se aleja de lo clásico o convencional. Para Sánchez “cualquier cosa puede ser performance y responde a la idea de acción-actuación, desde una representación de teatro dramático hasta una pieza de danza, una acción política o una acción social como una misa. Cualquier ritual puede ser performance”.

Para entender la idea de acción-actuación, hay que diferenciar ambos conceptos. Mientras que la acción está vinculada a lo cotidiano, como vestirse, pasear o comer y que en sí misma no tiene un sentido comunicativo, una actuación siempre tiene una intencionalidad e implica un proceso de comunicación.

El proyecto que dirige Sánchez pretende abarcar todas esas formas  de teatralidad, esos procesos de actuación organizada que ocurren en el espacio social o artístico. De ahí viene el nombre de Teatralidades Expandidas, “en nuestro proyecto nos interesa tanto las formas de teatralidad artística, hechas por artistas en un espacio teatral, como aquellas formas que no lo son y que son las sociales”.

Formas de teatralidad no artísticas

El interés de la investigación se centra especialmente en los trabajos de artistas que investigan esas formas de teatralidad que no son artísticas. Un ejemplo es Teatro Ojo, una compañía mejicana que no hace teatro tal y como lo conocemos de forma convencional. “Van al centro de la ciudad de México y observan los movimientos de los vendedores ambulantes que transportan de un lado a otro sus carros, y componen una especie de coreografía espontánea en su vida, en su actuación cotidiana. Allí es donde los artistas deciden intervenir sobre algo que ya de por sí es teatral”, expone Sánchez.

Deux es Machina es el último proyecto de Teatro Ojo en Méjico. Una instalación y a la vez un performance que realiza el espectador. Fuente: Teatro Ojo.

Otro ejemplo de teatralidades no artísticas es Mapa Teatro, en Colombia. Sus obras parten de documentos que están cargados de una teatralidad espontánea, como un carnaval donde hay elementos teatrales muy estructurados. Su último trabajo se llama “La Despedida” que forma parte de un tríptico sobre la violencia en Colombia. Se trata de un vídeo-documento que es una especie de parque temático que el ejército de Colombia ha montado sobre un antiguo campamento de las FARC. El ejército  custodia ese espacio y ellos mismos organizan visitas guiadas a los turistas para mostrar la vida como si de guerrilleros se tratara. Para Sánchez  “esto es un puro documento que ya incluye la teatralidad, a partir de aquí los artistas conforman una pieza escénica. Este trabajo explica cómo hay más teatro en la realidad que en la propia pieza creada por los artistas”.

La Despedida es una trabajo de Mapa Teatro que pone en escena la permanente tensión que ha existido entre fiesta y violencia en Colombia. Foto: Ralf Abderhalden.

Otras propuestas del trabajo de investigación vienen del ámbito de la danza o del ámbito de la acción con artistas que trabajan en el espacio público.  “Se proponen intervenciones muy sutiles que alteran lo cotidiano y que, al mismo tiempo, sirven para introducir elementos poéticos en esos lugares de la vida cotidiana”, explica Sánchez. Hay otros artistas que trabajan recolectando gestos que tienen una especial significación, como por ejemplo los gestos que hacen los políticos en las ruedas de prensa.

“El terreno de la teatralidad es inmenso, hay infinidad de formas”.

Otro de los trabajos dentro de las teatralidades no artísticas que comenta José A. Sánchez es el llamado “Gestos en peligro de extinción”, que son formas de gestualidad que están en la tradición. “Son prácticas cotidianas rurales que se están perdiendo como consecuencia de la industrialización, de la migración o la urbanización tales como cortar el maíz o hacer tortillas”. Todos estos gestos en peligro de extinción se recuperan en un repositorio físico en forma de archivo, espectáculo o se reelaboran como secuencias de movimientos para transmitir luego a la sociedad. “El terreno de la teatralidad es inmenso, hay infinidad de formas”, explica Sánchez.

“En la universidad asumimos roles entre profesores y alumnos que tienen mucho de teatral, son relaciones jerarquizadas”

Ese amplio espacio de teatralidad también se da en la Universidad, “donde los roles no son unas relaciones cotidianas tal como se establecerían en un bar o en la calle. Asumimos roles que tienen mucho de teatral entre profesores y alumnos, son relaciones jerarquizadas”. También hay teatralidad en la política, sin duda otro espacio que ha sido objeto de investigación en este proyecto. Según Sánchez, “la política es absolutamente teatral, pero especialmente las formas de poder, hemos trabajado en propuestas en las que combinamos los campos de las ciencias sociales y políticas y los estudios de artes escénicas”.

“La teatralidad puede servir para poner en cuestión formas obsoletas de jerarquización”

El grupo de investigación que dirige José A. Sánchez también se ha planteado el concepto de teatralidad como herramienta para cuestionar y cambiar la sociedad, de hecho, el proyecto tiene como objetivo específico promover lugares de debate sobre “teatralidades expandidas” en las dimensiones artística, social y política.

“Pensamos que si la teatralidad podría servir para organizar socialmente también podría servir para producir modelos alternativos de socialidad, que tiene mucho que ver con cómo usar la teatralidad para poner en cuestión formas esclerotizadas y obsoletas de jerarquización”, explica Sánchez.

Resultados del proyecto

Además de profesores e investigadores de las distintas disciplinas, ciencias sociales, historia y teoría de las artes y artistas escénicos y de acción, los estudiantes de doctorado y del  Máster en Práctica Escénica y Cultura Visual participan activamente en muchos trabajos.

Todos los trabajos y proyectos de investigación se traducen en distintos contextos que se organizan en colaboración con otras instituciones pero, sobre todo, en colaboración con el Museo Reina Sofía de Madrid. “En algunos de los trabajos se plantea un laboratorio previo que tiene una duración de aproximadamente 3 meses de preparación donde participan estudiantes del máster. Posteriormente se realizan formatos como seminarios nacionales o internacionales”. Estos trabajos se hacen en colaboración con el Máster en Práctica Escénica y cultura Visual y otras instituciones como el Reina Sofía, Teatro El Canal, Teatro Internacional de Artes Vivas Matadero y el centro Social y Cultural La Casa Encendida, entre otros.

Por último, Sánchez resalta que los resultados del proyecto se plasman y traducen en numerosas publicaciones, conferencias performativas, libros y piezas escénicas. “Los propios eventos que llevamos a cabo son en sí mismo los resultados de nuestra investigación”.

Foto principal: Facultad de Bellas Artes de Cuenca. Sonia Sánchez.

Leave a Response