“Tikún: la vida actual de los judíos en Alemania” es el trabajo de fin de grado (TFG) de una joven valdepeñera, Jennifer Bernal, que obtuvo el título de periodista de la facultad de Periodismo de Cuenca hace apenas unos meses. En su TFG consiguió una calificación de diez y con dicha puntuación puso fin a su etapa universitaria.

A Santiago Torralba, tutor de su trabajo de fin de grado y profesor de fotoperiodismo de dicha facultad, quien ha afirmado que fue una alumna excelente y en un futuro, una magnífica profesional, se le ocurrió la idea de exponer ese TFG en la sala Ricardo Ortega de la facultad hasta finales de este mismo año. “La verdad es que me pareció una idea increíble, pero a la vez no podía creerlo. Desde que era una adolescente, siempre me había interesado la fotografía. Empecé a fotografiar el mundo como loca y mi pasión no dejaba de crecer a medida que iba aprendiendo nuevas técnicas” ha comentado la joven, añadiendo además, que era un sueño que la gente pudiera sentir en sus fotografías lo mismo que ella sentía al disparar. Torralba, a quien le invade la misma sensación que a la periodista cada vez que captura un momento, ha afirmado que merece la pena acercarse a verla con detenimiento, ya que es un trabajo fantástico.

Algunas de las fotografías de la exposición. Fuente: propia

 

Ha querido bautizar su trabajo como “tikún” una palabra hebrea que hace referencia en español a “reparar el mundo”. La joven no quería que su trabajo de fin de grado acabase en la basura o en una sala guardado, si no que algún día formara parte de su biblioteca de libros, estando de acuerdo con ella el fotoperiodista Torralba, “los trabajos que se guardan en un cajón no sirven de nada. Las fotos que se guardan en un ordenador y no ven la luz, tampoco”. Así que después de visitar una exposición de Auschwitz en la capital madrileña, se le ocurrió la idea de llevar a cabo un TFG que englobara en cincuenta fotografías la vida que los judíos tienen actualmente.

Aunque en la exhibición solo se pueden observar treinta instantáneas congeladas en Alemania, el trabajo está compuesto de dos tomos, en el que se encuentran la parte fotográfica y la textual. En esta última se recoge de manera reducida la historia de los judíos desde el principio hasta la actualidad haciendo hincapié en el judaísmo en Alemania; así como qué fue de sus vidas después del Holocausto, cuántos se quedaron y cuántos decidieron marcharse de aquel lugar que había vivido tantos disparos y se había cobrado tantas vidas inocentes; la cultura judía (costumbres, festejos, simbología, vestimenta, gastronomía o música) y su conservación en las distintas generaciones; la educación judía; la mujer en el hogar como educadora y transmisora de la cultura; el antisemitismo; y la demografía y estadísticas, entre otras. Del mismo modo, la parte fotográfica se relaciona con lo escrito en el anterior tomo, mostrando la vida actual en memorias imborrables. Se pueden ver desde concierto de música yiddish o restaurantes de comida Kosher, hasta cementerios judíos o el mismísimo Auschwitz. “Me quedo con muchos recuerdos que no voy a olvidar jamás, ya que ha sido una experiencia increíble” ha afirmado la exalumna.

Alumnos de la facultad de periodismo disfrutando de la exposición. Fuente: propia

La protagonista consiguió recoger toda la información en menos de tres meses, empezando con el proyecto a principios de febrero y terminando en el mes de abril. Empapándose de todo lo que pudo una vez pisadas tierras alemanas, para plasmar todas sus experiencias y poder crear el bruto de fotos y texto.

Aunque no consiguió realizar todas las fotos que había pensado, logró enmarcarlas todas dentro del objetivo que buscaba. Su intención era elaborar imágenes de la vida cotidiana de una familia pero debido a la frialdad de los alemanes fue imposible conseguirlo.  “Al final, el trabajo no resultó tan malo como pensaba y al ponerme a sacar todo lo que había recolectado durante el viaje, lo vi todo de otra manera” ha expuesto Bernal orgullosa de haber congelado muchas de sus fotografías.

Además, ésta ha confesado que durante su trayecto hubo momentos muy duros. El que más, su visita al campo de concentración de Auschwitz para realizar algunas de las fotografías. El tema de la Alemania nazi siempre había sido su favorito y siempre quiso visitar el campo. Una vez allí, la sensación fue terrible, porque pudo descubrir la enormidad de esos campos de concentración y todo el sufrimiento vivido.

Después de este trabajo, la vida de la protagonista ha cambiado completamente, ya que para cualquier investigación se tiene que estudiar, indagar o viajar, algo que no deja indiferente a nadie. “Nunca voy a dejar de viajar, de modo que nunca dejaré de aprender. Así que este trabajo ha supuesto un viaje que ha modificado por completo mi forma de pensar y de entender otra cultura diferente a la mía”, ha explicado la periodista, afirmando que después esta exploración no tiene dudas de lo que realmente sufrió Alemania.

La joven ha afirmado que es todo un placer exponer por primera vez en el lugar que la vio crecer como persona y como periodista, declarando que continuará con la fotografía ya que es una forma diferente de ver el mundo, porque eres tú mismo quien pone la mirada, el enfoque y el ángulo que deseas ver. Además, ha confirmado que esta es la primera de muchas exposiciones que llevarán su nombre, aunque ha querido guardar el secreto, así que hasta entonces se tendrá que esperar.

Leave a Response