Niños y niñas desde una temprana edad comienzan a practicar deportes como baloncesto, tenis, fútbol o atletismo y lo hacen en la calle, en clubes o Escuelas Municipales. Muchos de ellos lo hacen para divertirse, otros desean poder pertenecer a la élite deportiva e incluso hay algunos que lo practican por obligación. El deporte base es algo esencial en la sociedad y sobre todo en los más jóvenes, por eso es tan relevante el trabajo que realizan las Escuelas Municipales Deportivas con niños y niñas durante un largo recorrido de su niñez.

Para centrarnos en una escuela concreta nos vamos a Motilla del Palancar (Cuenca). En este municipio de 6.000 habitantes el plazo para inscribirse a la Escuela Municipal de Deportes finalizó el pasado diez de octubre, pero aún se espera que se apunten más jóvenes de última hora. Los niños y niñas nacidos entre el 2002 y 2013 se han podido inscribir a fútbol, campo a través, baloncesto, voleibol, bádminton, pádel y orientación entre otros deportes, un gran número de actividades disponibles que intentan cubrir todos los gustos posibles de la población de la comarca.

Polideportivo de Motilla del Palancar en un entrenamiento de voleibol // Fuente: Propia

A fecha de hoy cuentan con 370 matrículas y otras 50 en gimnasia de mantenimiento para los adultos, la novedad respecto a otros años. En el ranking de matriculados aparece el fútbol como deporte con más inscritos, unos 150 jóvenes, le sigue el voleibol, actividad muy importante y que cuenta con gran éxito en la localidad motillana, con 90 niñas y niños. El precio de cada matricula es de 50 euros y 15 adicionales si quieren practicar otro deporte. De esta manera se facilita que puedan participar en diferentes actividades sin suponer un gran gasto económico para los padres. No hay únicamente inscritos de Motilla, sino que aparecen jóvenes de otros puntos de la comarca como Casasimarro, El Peral, Tébar, Valverdejo o Villanueva de la Jara.

La Escuela Municipal de Deportes motillana tiene una reconocida trayectoria. No solo cuenta con trofeos por competiciones deportivas, sino también por su trabajo y formación con los niños y las niñas durante los últimos años. A finales de junio de este año el coordinador de la escuela de deportes, Miguel Ángel García Olivas, recibió un premio personal de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y de la Diputación Provincial de Cuenca reconociendo, así, su labor y trayectoria deportiva de los últimos años al frente de la escuela.

Es tan importante su recorrido que no es el único reconocimiento que ha recibido este verano, unas semanas más tarde también recogió la Placa al Mérito Deportivo por su trayectoria en la promoción deportiva. El premio lo otorgó el Gobierno Regional en la 21º edición de Premios y Distinciones al Mérito Deportivo de Castilla-La Mancha, en la que también saldrían premiados deportistas de élite y clubes, lo que demuestra que llevan muchos años trabajando bien con los más jóvenes de la comarca.

Miguel Ángel García Olivas recibiendo el premio de la Junta y Diputación.                               // Fuente: Ayuntamiento de Motilla del Palancar

Una escuela municipal pertenece al Ayuntamiento de la localidad, por lo que el deporte base se mantiene gracias al trabajo del consistorio de cada municipio, facilitando el personal, material o las infraestructuras como pabellones, pistas o campos de fútbol. “Sin los Ayuntamientos estas escuelas no tendrían camino y el recorrido sería muy corto”, confiesa García Olivas añadiendo que el 100% del apoyo para seguir adelante es por parte de las alcaldías.

Fábrica de valores

Expertos, coordinadores y entrenadores de estas escuelas detallan que el objetivo de estas instituciones no es formar a futuros deportistas de élite, sino fomentar a que niños y niñas desde una temprana edad realicen algún deporte y ganen hábitos de vida saludables. Puntos como el equilibrio tanto físico como psicológico y la capacidad de concentración de los jóvenes se desarrollan practicando actividades deportivas. Además, desarrolla las habilidades sociales, el compañerismo y el trabajo en equipo, aspectos importantes en una sociedad tan competitiva como la actual.

Olivas declara que estas escuelas tienen una labor muy importante, ya que el “deporte es una faceta imprescindible en la etapa de la niñez”, al aprender valores que luego se utilizan en la vida cotidiana. Además, destaca la oportunidad que tiene la población, de un pueblo no muy grande como es Motilla, de poder practicar diferentes deportes con estas facilidades y precios.

Mentalidad ganadora

A pesar de esto, una Escuela Municipal participa en campeonatos y ligas cada temporada y está claro que no van a renunciar a ganar esos premios e intentan la victoria cada fin de semana. Muchas de esas escuelas y de sus integrantes no tienen ese objetivo, “se buscan otros valores aparte de la competitividad”, confiesa Olivas. Un club deportivo busca siempre la victoria, el éxito, “se rigen por resultados” añade el coordinador. Además, cuentan con un staff y una plantilla muy competitiva, por lo que hay niños que se quedan fuera de pertenecer a estos conjuntos, los que entran, y no son lo suficientemente buenos en su deporte, no juegan todo lo que les gustaría. Mientras, en las escuelas deportivas todo niño que quiera apuntarse tiene cabida.

Trofeos expuestos en el polideportivo // Fuente: Propia

“En los clubs se requieren entrenadores, en las escuelas educadores” confiesa Olivas dándole gran importancia a la gente que trabaja con los niños y las niñas. También reconoce que ha habido un cambio importante en esa profesión, “antes cualquiera era entrenador después de dejar un deporte, ahora no”. Actualmente estos entrenadores, que podemos llamar educadores, tienen una alta formación y cada día se valora más su trabajo y tiempo que pasan con los más jóvenes.

Olivas declara que hay que pasar la mentalidad ganadora de los niños y niñas a un segundo plano, trabajo que recae tanto en los educadores como en los padres. El motillano aconseja que cuando los jóvenes llegan de algún partido hay que intentar cambiar las típicas preguntas de ¿habéis ganado?, ¿cuántos goles has marcado?, ¿qué tal en liga?, por otras en las que se conozca cómo se lo ha pasado durante el partido, si ha disfrutado o alguna cuestión relacionada con el viaje. “No puedes preguntar a tu hijo o hija nada más verle el resultado del partido”, intenta recalcar Olivas.

Esto se puede relacionar con la propuesta de la Federación Gallega de Fútbol en la que aconseja a los clubes que no pongan el marcador final del encuentro, que el resultado se muestre en forma de quiniela (1/X/2), evitando, así, mostrar resultados que puedan humillar a los jugadores del equipo derrotado. El coordinador motillano confiesa que muchas veces en torneos de fútbol sala ha decidido no poner más goles en el marcador cuando un rival había marcado más de diez tantos. No ostento de polémica, pues esto provocaba que los propios padres de los jugadores saltasen gritando: “os falta un gol” o “atentos al marcador”. “Es una forma de machacar a los niños y los padres no se dan cuenta” lamenta Olivas, recordando que los valores que se aplican dentro de un estadio o pabellón tienen que llegar a sus casas, con sus padres.

La trayectoria de los jóvenes en este tipo de escuelas suele comenzar a los cinco años y puede durar, si aprovechan todas las temporadas que pueden inscribirse, hasta los dieciséis. Once años de historias, trabajo, esfuerzo y formando valores deportivos que puede valer a esos deportistas para otros aspectos de la vida. Esos niños y esas niñas, al terminar la etapa, decidirán después si deciden participar en un club o no, ya con claros objetivos de competición.

El deporte base y sus Escuelas Municipales no solo sirven, ni tienen el objetivo, de sacar a futuras estrellas deportivas. Más bien van encaminadas a formar personas y valores como el compromiso, el compañerismo y el trabajo más allá de los resultados. Esta responsabilidad cae en gran parte en estas escuelas y en sus educadores, pero fuera del pabellón ese trabajo sigue, el padre y la madre de cada niño y niña tiene que seguir con esa labor realizada durante cada entrenamiento y partido.

Leave a Response