Tres veces campeón de España, toda una eminencia del freestyle en nuestro país. Hablamos de Pedro Moreno, un toledano que cada vez que se sube a la moto hace vibrar a miles de personas con sus trucos. El freestyle es un deporte que consiste en saltar rampas con una moto, para, una vez que el rider está en el aire, dar rienda suelta a la creatividad y plasmar sobre el cielo acrobacias inverosímiles.

Corría el año 1994 y con apenas 5 años el olor a gasolina ya empezaba a acariciar su nariz. El ruido de un motor en marcha en su día a día era, para él, algo de lo más común. El afán de su padre por que montara en moto y sus más que prematuras cualidades para pilotar, solo iba a suponer el comienzo de una historia repleta de éxitos sobre las dos ruedas.

El motocross fue la competición que vio crecer a Pedro Moreno y en la que este dio sus primeros pasos como piloto profesional en eventos oficiales. No obstante, como suele ser habitual en deportes minoritarios, a pesar de correr en grandes competiciones  internacionales como europeos, no le permitía alcanzar una situación estable económicamente hablando. Es por eso, que su aventura en el motocross iba a acabar con tan solo 18 años.

Era el momento de tomar una difícil decisión, hacer lo que había estado haciendo hasta el momento, con el respaldo de su equipo o tomar otro camino en su carrera y empezar de cero. Tras un periodo de reflexión Moreno optó por la segunda opción, aun sabiendo que ningún equipo iba a ir de la mano con él en su nueva andadura. El cambio fue tan notable como drástico, “de tener 6 motos del equipo en el garaje a no tener nada, además de comprarme yo mi propia moto para poder competir”. Tocaba rehacerse y abordar una nueva disciplina en la que, presumiblemente en España, los pilotos sí pueden vivir de ella, el freestyle.

Sponsors y Financiación

“Conseguir sponsors en un deporte como este es muy complicado. Es prácticamente impensable poder vivir gracias a la financiación de las marcas, algo que sí pasa en otros países”. La gran fuente de ingresos en esta práctica deportiva proviene de “lo que trabajas y de los eventos que haces”. Los sponsor únicamente sirven como pequeña ayuda, puesto que,generalmente, proveen de material a los pilotos y en muy reducidas ocasiones pueden llegar a aportar pequeñas cuantías económicas.Además, el freestyle es una modalidad olvidada por las instituciones. En el caso de Pedro Moreno, las subvenciones públicas nunca han sido una posibilidad, ya que ni siquiera ha podido optar a ellas. El piloto afirma que ante las dificultades económicas que plantea este deporte, “siempre hemos resuelto nosotros solos todos los problemas”. No obstante, estas complicaciones derivan en la ausencia de un equipo de personas que puedan ayudar en caso de que se produzca alguna avería mecánica -mecánicos- o lesión muscular -fisios-. Aunque para Moreno no resulta un factor determinante, ya que “si te ocurre algún problema estás fuera”. En lo referente a los gastos ocasionados por los desplazamientos y las pernoctaciones que supone asistir a las pruebas a lo largo y ancho del territorio nacional, el rider toledano asegura que son los propios pilotos los que tienen que asumir los costos. Y es que en freestyle no se compite por equipos, los cuales puedan sufragar estos gastos, sino que se compite de manera independiente, ya que la estructura de la competición es diferente a otras pruebas de motociclismo como Moto GP.

Moreno a punto de realizar un truco / Fuente: Pedro Moreno
Deporte de riesgo

Exponer el cuerpo al servicio del espectáculo, lógicamente, tiene varios aspectos negativos. Uno de ellos, sin duda, es el riego al que los pilotos someten su salud. Un deporte en el que los riders se elevan varios metros con su moto, con poco más que un casco y un peto como protección, no parece aportar mucha seguridad en caso de una caída. Este ha sido el motivo principal por el que Pedro, desde que en 2015 ganó su último campeonato nacional, no ha podido pelear de nuevo por el mismo. Las lesiones en estos dos últimos años le han castigado mucho, pero lejos de hundirle, esta situación le ha supuesto un desafío muy motivador, volver más fuerte que nunca. Y, de hecho, lo ha conseguido, pues con la victoria cosechada en Granada -sede de la última prueba celebrada del campeonato nacional- Moreno vuelve a posicionarse en lo más alto de la tabla clasificatoria.

Paradójicamente, la última y más grave lesión no fue provocada por ninguna caída. Una desafortunada hernia discal, de la que decidió operarse a principios de año, le mantuvo alejado de las pistas durante un largo periodo de tiempo. Una intervención que, pese a que le ha dejado secuelas, “las sensaciones de este año no tienen nada que ver con las del pasado y estamos pudiendo entrenar bien”.

El freestyle en desarrollo 

El freestyle es un deporte que está en constante desarrollo, y cada vez más los pilotos inventan nuevos trucos. Trucos que hace unos años eran impensables de realizar con motos, ya que muchos se han importado del mundo de la bicicleta. El nivel en nuestro país es muy alto, por eso se entiende que haya tantos pilotos españoles reconocidos internacionalmente. Esto explica el por qué “España es una referencia a nivel mundial en freestyle, destaca Moreno.La piscina de tacos es el folio en blanco de los riders en el que crean nuevas combinaciones. Sin embargo, entrenar en la piscina es mucho más agresivo de lo que parece y en ella se producen muchas lesiones. “Desde fuera se ve muy bonito, caes en los tacos y no pasa nada”, comenta el piloto toledano.

Pedro Moreno haciendo uno de sus trucos / Fuente : Pedro Moreno

El truco por el que más devoción siente Moreno se corresponde con el holly grap. Una acrobacia en la que se sueltan las manos completamente del manillar, para agarrarse al agujero de la parte trasera de la moto. “No es uno de los trucos más impresionantes que tengo, pero fue de los primeros que hice y por eso le tengo un cariño especial”, confiesa Pedro.

Deporte cerrado

El freestyle se trata de un deporte cerrado en el que es muy difícil entrar. Las grandes competiciones de renombre internacional son gestionadas por promotoras que deciden qué pilotos participan en ellas. Por ello, sin una invitación al mundial o eventos como el Red Bull X-Fighters, entre otros, no se puede acceder a ellos.Para Pedro Moreno su sueño tiene que ver con la tranquilidad que espera alcanzar el día que llegue el momento de su retirada. “Yo quiero entrenar y progresar todo lo que pueda, pero sobre todo que no me quede nada guardado dentro”, apostilla el piloto toledano.

The following two tabs change content below.

Leave a Response