En el panorama nacional hay ciertos deportes que no tienen cabida entre los focos de los medios de comunicación, los cuales no dan un lugar a dichas actividades consideradas como minoritarias. Uno de estos deportes minoritarios y que esta en auge es el Lacrosse, el cual no posee una federación a nivel nacional como tal, solo poseyendo una asociación. Una las de las personas que colaboran con esta organización es Lucas Sanz, un joven conquense que se encuentra realizando sus estudios universitarios en Valencia a la vez que organiza el resto de su vida que esta principalmente ocupada por el Lacrosse.

Lucas actualmente dirige y entrena con un equipo de la ciudad en la cual está estudiando, Valencia, también colabora con el equipo de Cuenca en el cual militó, Arcas Lax, pero además se involucra con los grupos de trabajo de la asociación. A todo esto, hay que sumarle que el joven manchego trabaja en su físico mediante sesiones de gimnasio para “mantener la forma, ya que es un deporte exigente si quieres estar a un alto nivel, algo que aún no he llegado. Me gustaría dedicarle más”. Por lo que el joven se ve ante la necesidad de organizar de forma correcta su día a día para poder cumplir todos los objetivos que el mismo se propone.

El joven conquense ha llegado a formar parte del combinado nacional de Lacrosse en varias ocasiones e incluso debutó en competición europea. El inconveniente de este momento tan importante fue la forma de financiar el transporte, “Todo fue pagado por mis medios, pues el deporte no está reconocido en España y no hay ningún tipo de ayuda A pesar de ello mi familia hizo el esfuerzo y pude acudir al Europeo Budapest 2016”. En otros países si es cierto que está reconocido como deporte, pero en España se le considera un simple juego por lo que el gobierno no destina ningún tipo de financiación.

Al igual que otros deportes resulta bastante complicado ser un deportista de élite que pueda subsistir sin poseer un trabajo complementario, por lo que el lacrosse en un rol de hobbie o entretenimiento para las personas que lo practican y lo disfrutan. “Solo en  Estados Unidos se pueden dedicar profesionalmente al Lacrosse y eso es por el programa deportivo que se ofrece en los institutos, que después acaban en becas deportivas para las universidades, algo que en España, es impensable” afirmaba el jugador conquense que considera como algo casi imposible la dedicación profesional y exclusiva a este deporte.

La consideración del Lacrosse como deporte oficial sería uno de los primeros pasos a dar para que esta actividad pueda crecer y formarse un espacio en el panorama deportivo a nivel nacional. La implicación de las instituciones como ayuntamientos o municipios es otra de las medidas que Lucas Sanz cree que deberían llevarse a clave que se tomen para poder reforzar el deporte y expandirlo por el territorio nacional.

Imagen proporcionada por Lucas Sanz

Cuenca por ejemplo es una de las ciudades que se ha implicado ya que ha fomentado el desarrollo de este deporte con la Copa de España que se celebró en el año 2016 y los entrenamientos que se realizará la selección nacional en la ciudad conquense el próximo mes de diciembre. Y otra de las claves para el crecimiento es, según el criterio del joven manchego, la creación de una liga nacional juvenil fomentando el deporte desde la base y de esta forma expandirse.

Las diferencias respecto al resto de países son destacables ya que se le aporta un mayor protagonismo al Lacrosse disputándose bastantes más partidos por lo que el nivel entre países es muy amplió sobre todo con países como Inglaterra donde se trabaja más en el deporte.

Otro de los inconvenientes que sufre este deporte al igual que muchos otros en España es la falta de financiación, debido al desconocimiento de este deporte las diferentes empresas no destinan grandes cantidades de dinero y las grandes dificultades para que los equipos reciban subvenciones provocan que deban buscar cualquier forma para obtener fondos para realizar los trayectos que deben costearse los jugadores.

La forma más común de entrar en el Lacrosse es mediante los centros escolares, los cuales realizan actividades relacionadas con estas disciplinas, “Empecé con unos talleres que se realizaron en mi instituto, a partir de ahí me apunté para probar, se me daba relativamente bien, como dársele bien a cualquiera”. A partir de ahí surgen los diferentes equipos que intentan competir por España para poder difundir el deporte provocando grandes vínculos en estos desplazamientos, “Después de un año probando empecé a viajar por toda España y eso es lo que más me gustó y emocionó, la posibilidad de conocer gente nueva, actualmente tengo amigos en toda España gracias a este deporte”.

Y el jugador Lucas Sanz tuvo ciertamente una anécdota bastante curiosa que muestra los valores del deporte y ciertamente habla muy bien del Lacrosse “en mi primer partido, el propio defensa contrario te enseñara donde posicionarte y como atacar, dándome todos los consejos y ayuda posible. El Lacrosse es un deporte familiar, quiero decir, al acabar el partido todos sois una gran familia que va a celebrarlo juntos sin importar quien ha ganado o perdido. Eso y la posibilidad de viajar, es lo que me gusta de este deporte”.

La asociación española de este deporte lucha por ser considerado un deporte para poder mejorar las condiciones y hacer que esta actividad crezca y que todo aquel que quiera pueda participar en ella no todo aquel que pueda costeárselo, para ello es necesario el nacimiento de esta actividad como deporte y que surja una federación como tal.

The following two tabs change content below.

Leave a Response