Nuestros antecesores nos dejaron la historia ya escrita. Una historia que con la creación de los museos se ha ido enseñando a la sociedad. La localidad conquense reconocida como ciudad patrimonio de la humanidad, es una de las mayores atracciones para los turistas. Una de las causas por las que recibe tanto turismo es por los museos que se pueden encontrar en la localidad. Rodeada de montañas y llena de tradiciones reconocidas en España. Aumenta cada cierto tiempo su educación con la creación de museos como el Paleontológico.

El Museo de las Ciencias es uno de los museos que más reconocimiento tiene por parte de la sociedad. Un museo creado hace 20 años y que a partir de Enero celebrará su aniversario. La conmemoración coincide con los 50 años desde el primer viaje a la luna.

Situado en pleno casco antiguo de la ciudad; el museo cuenta con 4 áreas de visita en las que se puede ver: tesoros de la tierra, Historia del futuro, El motor de la vida y Astronomía. Dirigido por Santiago Langreo, que además también está al mando del Museo Paleontológico y que es docente en la UCLM. Él mismo muestra su opinión sobre la ciencia y de lo que esta puede llegar a influir en la sociedad.

Competencias de las ciencias

Cada vez son más los recursos que tiene la gente para estar informado. Tanto nuestro pasado como presente está plasmado en objetos, pinturas, documentos. Todos ellos están expuestos en plataformas como Internet. Se trata de nuevas competencias para captar la atención de la audiencia. Santiago Langreo asegura que: “Siempre ha habido competencia pero ahora hay quien divulga desinformación.” Esta afirmación se debe a la cantidad de pseudociencia que se puede encontrar en cualquier red. Son muchas las personas que se autodenominan expertos en cualquier tema. Creyéndose con el “poder” de divulgar conocimientos que no pueden verificarse, basándose en afirmaciones de supuestos “especialistas”. Por otro lado, la ciencia sigue una serie de procesos y conocimientos objetivos susceptibles de validez y verificación. Una validez que Langreo asegura que buscan todos los museos: “El museo intenta eliminar los mitos. La farándula alimenta a unos pocos, pero la ciencia es progreso.”

Máquina del tiempo en el Museo de las Ciencias, Cuenca. Foto: Paloma M. Castillo

¿Qué aporta un museo de ciencias si todo “aparentemente” está en internet? Los museos se ven “obligados” a competir con la información y desinformación, consigue exponer datos con rigor y crear cierta confianza con su audiencia. Santiago habla de confianza: “El público confía en nosotros. Les ofrecemos información científica contrastada y ello se arrastra para mejorar. Somos mediadores.” Se intenta combatir con las opiniones externas que se están volviendo peligrosas hasta el punto de caer, como reconoce Langreo en “la estupidez”.

Los museos siempre han sido necesarios. Son el lugar donde especialistas de la materia consiguen exponer temas de importancia e interés social. En un comienzo los museos se crearon por demanda; museos llenos de artefactos con la idea de facilitar a la gente el adquirir conocimientos: “Hoy mediamos entre el público y el museo, intentando que entiendan que lo que buscamos es educar” afirma Santiago. Y es que tanto, la perspectiva de los museos con el público como la del público con los museos han cambiado. A día de hoy se le está empezando a dar más importancia al sujeto que al objeto.

“Mi obligación es cultivar y educar a quien viene a ver el museo”

El director del Museo de las Ciencias habla de un cambio de enfoque en algunos museos. Un cambio que les ha llevado a convertirse en “Parques temáticos”. A día de hoy son muchos los que buscan entre sus principales objetivos el atraer a un gran número de personas, tener más contacto con las Instituciones perdiendo a su vez la única dirección de educar. Esta temática la defiende Santiago, quien lo ve como algo positivo: “Mi obligación es cultivar y educar a quien viene a ver el museo” Dos aspectos que intenta conseguir en todos los museos que están a su cargo.

A la competencia de pseudociencia, se suman los ritos, creencia o como Langreo denomina “magia”. Ámbitos con los que la ciencia lleva muchos años combatiendo y que Langreo admite que seguirán existiendo. Una reposición que siempre se ha de hacer desde el respeto.

Si retrocedemos en el tiempo se puede observar como una de las razones por las que el mundo civilizado consiguió un equilibrio e incluso derechos fue por la ciencia y la tecnología aplicada a esta. Llegando Santiago a la conclusión de que: “La ciencia ha creado bienestar y equilibrio.” La anteriormente nombrada “magia” ha tenido siempre el “poder” de captar la atención de la gente, sobre todo cuando esta se ve en peligro.

Religión y ciencia
Estación Espacial Internacional. Museo de las Ciencias, Cuenca. Foto: Paloma M. Castillo

Si hablamos de religión y ciencia se tratará el debate que mantienen desde la aparición de ambas. Un debate difícil de cerrar. La creencia siempre ha sido recurrente incluso también cuando se habla de extinción: “En el 20 aniversario del Museo de las Ciencias vamos a intentar que la gente recupere el ánimo.”

El miedo en el ser humano es inevitable, por ello hace todo lo que esté en su alcance para evitarlo. Se refugia en algunas normas y ritos. De esta forma alcanzan una estabilidad, que no madurez: “La ciencia es una herramienta para conseguir la madurez; pero los mitos han sido necesarios para que el ser humano siga aquí” asegura Santiago. Asegurando además que la evolución es cultural y que a pesar de que la “magia” seguirá existiendo no hay que permitir que prevalezca sobre las personas pues esto lleva a una incultura y sedentarismo. Sobre todo esto va a trabajar Santiago Langreo y todo su equipo en el 20 aniversario del museo. Intentar que la gente recuerde que la ciencia es lo único que podemos hablar como evolución y que una vez contrastada y aprobada la hipótesis también podremos tratar como verdad.

Celebración del 20 aniversario “en marcha”

El director Langreo se pone en marcha para preparar un aniversario en el que quiere juntar a un gran número de personalidades para hacerles partícipes de lo que él mismo nombra como “Renovación de votos”. Aprovechará para poner en marcha nuevos programas y buscar el impacto en el público. Lanzando un mensaje distribuido en tres partes: convencer a la gente de que el ser humano merece la pena, se coloniza el universo y que somos capaces de preservar nuestra vida en este planeta. Será una campaña de sensabilización.

Santiago intentará captar la atención de una gran variedad de audiencia: “Tenemos que dejar de mirarnos el ombligo, todos somos Hommo Sapiens, nadie es más que nadie” y por esta misma razón afirma que: “merece la pena llevar la vida más allá y cuidar el planeta” y para ello hay que confiar en la ciencia.

Aumentando cada año más el número de visitantes que se recoge, siendo de distintas edades y culturas. Se estima que aumentará el número con la celebración del 20 aniversario. Un museo que recibe todos los años a familias, centros educativo, personas mayores y todas ellas llenas de curiosidades que cierran con lo que el museo les presenta. Haciendo un recorrido por el pasado y terminando en el planetario al que según Langreo solo le faltaría proyectar en 3D pero antes de que esto suceda habrá cambios en otras áreas que necesitan una mayor actualización.

Leave a Response