El teatro de títeres es  la actividad perfecta para pasar tiempo tanto para padres como para hijos. Un espectáculo artístico donde además de entretener, se aprende. Cada historia y cada obra no solo hace reír, sino que transmite valores y enseñanzas a los más pequeños con una interacción continua entre los artistas de la obra y los niños que los convierte en un personaje protagonista de la actuación.

El pasado 20 de octubre tuvo lugar la actuación de títeres de la compañía ‘Okarino Trapisonda’ en el Centro Cultural Aguirre como parte de la programación de los ‘Sábados de Títeres en Cuenca’. Estas actuaciones, que dieron su inicio el pasado mes de septiembre, están organizadas por la Unión Internacional de la Marioneta de Castilla-La Mancha (UNIMA) y por la Asociación de Amigos del Teatro de Cuenca (AATC). Los artistas interpretaron una obra propia llamada ‘Colorines’. La actuación contó con un público de una treintena de niños pequeños, desde bebés a chicos y chicas de unos ocho años, acompañados de sus familiares.

El 29 de septiembre dio comienzo la cuarta edición de los ‘Sábados de Títeres en Cuenca’ y durará hasta el 15 de diciembre con dos actuaciones mensuales, trayendo un total de seis grupos de titiriteros. Desde UNIMA llevan trabajando en Cuenca diez años, aunque solo cuatro con esta actividad. El secretario de esta organización en Castilla-La Mancha y presidente de la AATC, Ángel Suárez, afirma que cuentan con la ayuda del Ayuntamiento de Cuenca que costea la manutención y el transporte de los artistas que actúan. En cuanto a los beneficios por la venta de entradas en taquilla, un 90% va para los artistas y tan solo un 10% para los organizadores.

Obra ‘Colorines’ / Fuente: Alberto Olaya
Obra ‘Colorines’ y compañía ‘Okarino Trapisonda’

La actuación que tuvo lugar el sábado, ‘Colorines’, tenía como protagonistas un abuelo que regalaba a su hijo un pájaro por su cumpleaños. Como la mayoría de obras del teatro de títeres, no se limita a entretener a los espectadores sino que también intenta educar y transmitir un mensaje a los más pequeños. Según avanza la obra, el abuelo avisa a su nieto, Daniel, de que cuide bien al pájaro, pero al final se le acaba escapando. El canario, llamado Colorines, acaba formando una familia y teniendo polluelos así que cuando Daniel y su abuelo encuentran al pájaro, después de una lección de cómo hay que cuidar a las mascotas, deciden dejarlo en libertad en la naturaleza.

Joaquín Amaro: “Los cuentos populares como Pinocho o el Flautista de Hamelín funcionan mejor que las obras propias”

La obra fue creada por los propios miembros de la compañía ‘Okarino Trapisonda’, Joaquín Amaro y Alicia Galián, que afirman que “nos gusta escribir su propio guion pero funcionan mejor los cuentos populares como Pinocho o el Flautista de Hamelín” ya que son historias reconocidas por todo el mundo.

El grupo lleva actuando 35 años desde su creación en 1983, yendo a innumerables ciudades y pueblos del litoral español. Después de tantos años siguen recordando con nostalgia cuando se iniciaron como titiriteros: “Nosotros estudiamos Filología, donde hicimos estudios de folclorismo en los años 80  y a través de esto empezamos en el teatro de títeres”, afirma Joaquín. Su primera obra tuvo lugar en el parque justo al lado de su casa, como una práctica de clase, “vino mucha gente y nos dieron dinero sin que nosotros lo pidiésemos, nos lo pasamos tan bien que quisimos seguir haciéndolo”.

Espectáculo tanto para padres como para hijos

Cuando se acude a un obra como esta es habitual observar como los titiriteros preguntan y hablan con los niños del público que gritan emocionados y entusiasmados como si estuvieran hablando realmente con las marionetas. Así lo confirma Ángel Suarez que explica que durante una obra “los títeres y los niños son amigos íntimos y compaginan muy bien”.

Entre el público se encuentran niños de diferentes edades, “la situación ha cambiado, cada vez los niños son más pequeños a partir de 6 o 7 años los niños ya se hacen mayores, por eso es difícil encontrar público, pero trabajamos con los colegios y en la calle para hacerlo”, explica Ángel.

Obra ‘Colorines’ / Fuente: Alberto Olaya

Pero si en algo coinciden tanto Ángel Suárez como los titiriteros Joaquín y Alicia es que los títeres son un espectáculo tanto para niños como para los padres. Alicia afirma que “no hay que decir nada para convencer a los padres para traer a sus hijos a una obra. Los padres con tal de sacar a los niños, les llevan a todo. El teatro infantil por eso suele tener una buena acogida por parte de los padres, ya que no hay tantas actividades para este público, además son los niños los que piden venir”.

Títeres en Cuenca

Con la llegada de estas actuaciones, se fomenta una vez más en la ciudad una actividad de este tipo de espectáculo que cuenta con una larga tradición y un papel importante en el entretenimiento y cultura de la capital conquense. No solo contratando artistas de otras ciudades para que actúen sino también fomentando la formación de artistas titiriteros conquenses.

Además, aparte de las actividades que se realizan desde UNIMA y AATC, la provincia conquense cuenta con la compañía ‘La Máquina Real’, un Museo Español de Figuras formado por artistas titiriteros e investigadores que promocionan este tipo de teatro y que han creado obras propias como “El esclavo del demonio” o “Lo fingido verdadero”.

Ángel Suárez: “Estamos en un buen momento, cada vez hay más grupos de títeres y el público va en aumento”

Ángel Suárez afirma que es un buen momento para los títeres en Cuenca, “hay dos grupos en UNIMA, estamos en un momento bueno para los títeres donde hay cada vez más grupos y el público va aumentando y es que llevamos trabajando 30 años y vemos como los que eran antes niños y venían a las actividades, ahora son padres y traen a sus hijos. Es un proceso cíclico que se repite”.

Joaquín y Alicia, los miembros de la compañía ‘Okarino Trapisonda’, confirman el buen momento por el que pasa el teatro de títeres, después de sus 35 años trabajando en el ‘mundillo’ afirman que “ha ido a mucho mejor, el mundo del teatro títeres ha cambiado muchísimo, es una de las artes escénicas más novedosas, creativas e ingeniosas que existen y cada vez más gente va a verlo”.

Pero no solo el público abala el trabajo realizado desde UNIMA y AATC. En junio de este año, los organizadores de los ‘Sábados de Títeres’ recibieron el galardón nacional ‘Gran Premio de España 2017’ en Actividades Artísticas por la promoción y fomento tanto de la cultura y el arte como del teatro titiritero.

Taller de empleo 'Museo Español del Títere'

Desde el Gobierno regional, se ha llevado a cabo la implantación del taller de empleo ‘Museo Español del Titere II’, que se lleva realizando desde el 1 de julio con un total de ocho participantes, donde se enseña a los alumnos a fabricar tanto las marionetas para los espectáculos como los escenarios, además de organizar exposiciones sobre este arte escénico. Por ejemplo, durante la primera edición de este taller de empleo, tuvo lugar la exposición ‘Títere. Historia del Teatro de Figuras en España’ que contaba la evolución de la historia del teatro de títeres en nuestro país desde el siglo XI.

Este taller, que tiene lugar en la ‘Máquina Real’, forma parte del Plan de Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha, cuyo vicepresidente, José Luis Martínez Guijarro, visitó a los participantes de dicho curso que durará hasta finales de diciembre. La edición de 2017 costó una inversión de 77.000 euros y consiguió que se contratara a diez personas desempleadas.

Leave a Response