En 2004 un grupo de entusiastas alemanes e italianos que querían hacer algo diferente crearon la nueva modalidad deportiva denominada retro running. Esta práctica consiste en correr pero no avanzando hacia delante, sino haciéndolo hacia atrás.

El mundo del deporte está siempre en constante movimiento, y prueba de ello son las nuevas modalidades que surgen de los deportes convencionales que todos conocemos. Una de estas modalidades es el retro running. Este deporte consiste en correr hacia atrás añadiendo la complejidad que esto conlleva.

Uno de los atletas más importantes en España de retro running es Cristian López. Cristian, de origen manchego, es el actual poseedor del record guiness en 400 metros en este deporte y consiguió un bronce en el pasado mundial, siendo el mejor europeo clasificado.

Cristian afirma que lo que le llevó a practicar este deporte fueron sus múltiples beneficios. Entre ellos destaca la prevención de lesiones a nivel de rodillas (ya que sufren menos carga) y de cadera. “Un atleta alemán me comentó que él corría hacia atrás para compensar la musculatura tanto antagonista como agonista y le venía bien para prevenir lesiones” asegura.

También, según varios estudios científicos, esta variante del running quema hasta un 30% más de calorías con respecto a la carrera convencional, teniendo en menos tiempo un consumo calórico importante. Además, el retro running influye también en la alineación corporal, ya que, como explica Cristian “mantienes la espalda más recta en todo momento y esto ayuda a tener una mejor postura a la hora de andar y correr”.

Como inconvenientes a esta modalidad, Cristian destaca el lugar donde practicarla. “El lugar idóneo es en una pista de atletismo ya que no hay obstáculos y te vas guiando por las líneas, orientándote mejor. En cambio, si lo practicas en otros lugares, con tráfico por ejemplo, tienes que estar más pendiente de todo lo que te rodea”.

Cristian practicando retro running. Fotografía: Cristian Lopez
El retro running como competición

El retro running, al igual que la carrera convencional, tiene distintas modalidades o pruebas en las que se compite. “Se compite desde los 100 metros lisos hasta la maratón. No se hacen carreras con vayas ni con obstáculos. En la maratón la gente suele tardar entre 5 o 6 horas. También hay carreras de relevos de 4 x 100 metros y 4 x 400 metros” afirma Cristian.

Las competiciones en retro running solo se realizan a nivel internacional ya que en España no hay pruebas, por lo que “los pocos que practicamos este deporte en España tenemos que salir fuera” asegura Cristian. La competición más importante en retro running es el mundial, que se celebra cada dos años, pero además, existen dos pruebas “que se suelen hacer en Alemania o Italia y que son preparatorias, ya que nos sirven para ponernos a prueba antes de hacer los mundiales”.

Cristian tiene la esperanza de que “poco a poco consigamos que haya más competiciones tanto a nivel nacional como internacional”. Sin embargo al no existir todavía una Federación de retro running en España, lo hace más complicado. “De momento solo tenemos una Federación Internacional” segura.

Además, en mayor medida, son los propios atletas los que se tienen que financiar a sí mismos, aunque “cada vez hay más entidades colaboradoras que te proporcionan equipación o te costean una parte de los viajes” añade Cristian.

Esto se debe, entre otras cosas, a que aún no se toma tan en serio este deporte como otros. “Hay personas que al verte entrenar te miran con cara de no dar crédito a lo que ven sus ojos, pero sin embargo otras personas te muestran su admiración por hacer algo diferente y buscar modalidades deportivas que no están tan fomentadas” señala Cristian.

“Queda mucho por dar a conocer esta modalidad deportiva” añade. Los retro runners españoles tienen en mente crear un grupo entre todos ellos para fomentarlo un poco más. “La idea es crear una escuela de retro running en un futuro próximo”.

¿Cómo se practica el retro running?

Todos tenemos muy interiorizado el acto de correr hacia delante, sin embargo, todo cambia a la hora de hacerlo hacia atrás. “La diferencia está en la técnica”, afirma Cristian, “a diferencia de la carrera convencional, donde se suele talonear, en el retro running la tendencia es plantar el antepié para lograr el impulso hacia atrás”.

Esta particularidad con respecto a la carrera hacia delante, hace que se necesite una equipación especial. “Se necesitan unas zapatillas especiales para practicar el retro running” asegura Cristian. “Se recomienda que las zapatillas tengan un drop de 4 milímetros para que la diferencia de altura del antepié al talón sea la misma, favoreciendo el impulso hacia atrás”.

Otra diferencia en cuanto a técnica está en el braceo. “En el retro running el braceo consiste en llevar los codos lo más hacia atrás posible para coger impulso, mientras que en la carrera hacia delante tratas de levantar los brazos poniendo las manos a la altura más o menos de los ojos para lograr el impulso” explica Cristian.

Cristian cruza la línea de meta practicando retro running. Fotografía: Cristian López

Para practicar este deporte, además de la técnica, hay que tener en cuenta otros aspectos. “Los comienzos en retro running se deben hacer muy poco a poco, en progresión” señala Cristian. “Antes que empezar a correr es preferible comenzar a andar hacia atrás para adaptarnos mejor al apoyo con el antepié y al braceo”.

Tras un mes de adaptación al retro running, “podemos incluir algunos minutos de correr hacia atrás y comenzar a entrenarnos para rendir al máximo en este deporte”. Cristian destaca como base de un buen entrenamiento para tener unos buenos resultados la progresión y la variedad en los entrenamientos.

“Hay que tener en cuenta la progresión”, explica Cristian, “no se puede empezar a hacerlo todo desde la primera semana, sino que hay que ir dando pequeñas pinceladas”. Respecto a la variedad, Cristian propone múltiples ejercicios. “Por ejemplo, un día das 5 o 10 vueltas a la pista a un ritmo muy lento, otro día haces rectas de 100 metros de menos a más en velocidad, haciendo en cada entrenamiento cosas distintas para darles variedad”.

Cristian describe un día cualquiera de su entrenamiento en retro running comenzando, siempre, dando una vuelta de reconocimiento hacia delante en el lugar donde vaya a entrenar “para así poder evitar posibles obstáculos”. Después empieza a combinar la carrera hacia delante con la carrera hacia atrás “dando cada vez más protagonismo a la carrera hacia atrás hasta que, en la parte principal de la sesión, hago todas las series en retro running”. Para terminar, “se deben estirar bien todos los grupos musculares, sobre todo los muslos y los glúteos que son los que más trabajan”.

Por último, y como en cualquier deporte, Cristian destaca la importancia de una buena nutrición e hidratación. “Lo ideal es una dieta equilibrada regulando tanto grasas, como carbo-hidratos, como proteínas”. Cristian da más énfasis a los hidratos de carbono ya que, según afirma, “me hacen rendir más en entrenamientos y competiciones”.

Cristian López, hombre de records

Cristian López entrenando al aire libre

Cristian López ya se encuentra pensando en sus próximos objetivos, entre los que destaca su participación en el próximo mundial de retro running de Marsella en 2020. Sin embargo, antes de comenzar la preparación, tomará un año para intentar batir 10 records guiness más.

“Esta temporada quiero batir hasta diez records guiness”, afirma Cristian. “La mayoría de los records que quiero batir serán de retro running, desde el de los 100 metros, 200 metros, 800 metros y en un kilómetro hasta batir el record haciendo retro running mientras práctico malabares con tres objetos. Me encantan este tipo de retos” añade

The following two tabs change content below.

Leave a Response