“Porque si hay un contrincante al que debes vencer en una carrera de larga distancia, ése no es otro que el tú de ayer.”- Haruki Murakami

Cuenca celebró el pasado 21 de octubre su VIII edición de la Media Maratón y de los 10 kilometros. La carrera contó con cerca de mil participantes entre ambas pruebas, siendo todo un éxito. Cada corredor cargaba sobre sus espaldas los meses de preparación y de sacrificio . La motivación detrás de cada participante era distinta y personal pero funcionaba de igual forma en ellos, obligándolos a dar un paso más y a no rendirse. La carrera dejó grandes momentos, y algunos muy emotivos,  y es que esta  prueba extraída de los días de los grandes héroes de la Antigüedad, a día de hoy sigue siendo una hazaña que esculpe la vida de las personas que se enfrentan a ella.

La Carrera

Las dos pruebas, tanto los 10km como los 21km, tenían programado el pistoletazo de inicio para las diez de la mañana. La salida tuvo lugar en el Mirador Hoz del Huécar, en el barrio del Castillo, una zona bastante elevada que serviría para que los primeros kilómetros fueran cuesta abajo. Uno de los principales atractivos de la carrera eran las vistas de la ciudad desde una de sus zonas más antiguas, y que dotan de magia y misticismo  a una ciudad como Cuenca, que se encuentra sumergida en un mar de basta naturaleza.

El lugar de meta era el Polideportivo Luis Yufera, a pocos minutos del centro de la ciudad. El primer puesto para la prueba de los 10km se lo llevó Alfonso Expósito Giménez con un tiempo de 33 minutos y 9 segundos; la corredora más rápida de esta prueba fue Paola Niño con una marca de 42 min. y 32 segundos. Por otro lado, los ganadores de la media maratón fueron Iván Salto con un tiempo de 1 hora y 15 minutos y Dolores Macías con una buena marca de 1 hora 34 minutos.

 

Recorrido de ambas pruebas. Fuente: Runedia
La Meta, el resultado de un gran sacrificio 

Una prueba como la media maratón requiere de un entrenamiento y sacrificio muy importante. Aunque ambas carreras puedan llegar a presentar una seria dificultad en una persona poco preparada, los 21 km exigen una  mayor preparación. Sin embargo, muchas veces es tan importante el factor físico como el mental. Una buena motivación ayuda a sacar nuestro potencial oculto cuando estamos cerca de desfallecer y nos permite lograr objetivos que creíamos imposibles. El segundo ganador de la prueba de los 21km, Ángel Herraiz terminó la carrera con un tiempo de 1h 16 min. y dedicó su victoria la hija que esta a punto de nacer. Otros corredores aprovecharon para dedicar su proeza a personas muy queridas que ya no están con nosotros, como es el caso de Álvaro que, entre lagrimas, dedicó la carrera a su padre, que había fallecido hace poco menos de un año.

 

 

Corredor llegando a meta. Foto: Sergi Escrivá

Por otra parte, también estaban los corredores que se habían marcado la carrera como un reto personal y para probarse a ellos mismos que eran capaces de superar un desafío como este. Además  existe el perfil del corredor que participa por el simple hecho de mejorar su capacidad física o porque disfruta con la práctica del deporte:

El deporte más antiguo del mundo

Correr es uno de los deportes más simples y accesibles del mundo, aunque requiere de una constancia en el entrenamiento y de fuerza de  voluntad para no abandonarlo, en general,  cualquier persona puede practicarlo. Uno de sus mayores defectos es que puede resultar algo tedioso y aburrido, pues no es necesario un alto nivel de concentración ni consta de una serie de reglas establecidas como otros deportes que pueden practicarse de forma individual, como es el tenis o el golf. Por otro lado, una de sus mayores virtudes es lo relativamente barato que supone empezar, con ropa deportiva y unas zapatillas basta, aunque a niveles más avanzados pueden usarse accesorios, como un pulsómetros, auriculares, etc.

El atletismo y en concreto las carreras de larga duración se llevan practicando desde la Antigüedad, los griegos fueron los primeros en incorporarlo en sus Juegos Olímpicos. Con el paso del tiempo se fue perdiendo su práctica, hasta que en 1986, se retomaran otra vez con la llegada de los Juegos Olímpicos Modernos. En los Juegos de Atenas de 1896 se volvió a incorporar la prueba de la Maratón y desde entonces no ha dejado de crecer en popularidad.

Corredora en el último tramo. Foto: Sergi Escrivá

La Media Maratón de Cuenca y los 10 kilómetros, son una buena forma de promover un estilo de vida saludable. En España el número de federados en atletismo durante el 2017, rozaba las 82.000 personas, de las cuales más de 6.000 en Castilla-La Mancha. Actividades como esta consiguen llevar el deporte a cada rincón del planeta y animan a la gente a practicarlo. Hemos de seguir impulsando el deporte y los valores que transmite a la sociedad, ya que no solo nos hace mejorar a nivel físico sino también a nivel mental, poniendo a prueba nuestra voluntad y nos inspira a seguir mejorando cada día. Desde aquí animo a todo el mundo a que se ponga unas deportivas y un chándal y salga a dar una vuelta corriendo por su ciudad, a veces nuestros pies nos llevan a lugares a los  que no pensábamos que podíamos llegar.

La Batalla de Maratón

Hace más de 2.500 años tuvo lugar la Batalla de Maratón (490 a.C ), uno de los mayores enfrentamientos armados de la Antigüedad. La batalla enfrentó a una alianza de polis griegas, lideradas por Atenas y Esparta, contra el poderoso Imperio Persa. El escenario del enfrentamiento fue en la región de Maratón, en Grecia. Los helenos estaban en inferioridad, 10.000 soldados griegos contra más de 25.000 persas.

Justo antes del inicio de la contienda, el comandante griego Milicíades dio una sola orden: “¡AL ATAQUE!”. Todo el ejercito reaccionó lanzándose  contra la inmensa hueste persa  mientras cargaban con una armadura de más 20 kilos de peso y bajo un aluvión de flechas enemigas que ennegrecía el cielo y eclipsaba el Sol.

La batalla concluyó con  victoria para los griegos, que lograron frenar el avance persa y dio casi por terminada la Primera Guerra Médica. Tras el enfrentamiento, uno de los soldados helenos, conocido como Filípides fue enviado a comunicar el resultado de la contienda a Atenas. Corrió aproximadamente 42 kilometros (la distancia que separa Atenas de Maratón). Al llegar dijo:

Alegraos, vencemos

Seguido de estas dos palabras, cayó muerto.

Aunque la historia varíe según la versión de  este último acontecimiento, la Carrera de Maratón se convirtió en todo una hazaña entre los griegos, que la conmemoraron e incorporaron a sus Juegos Olímpicos con el nombre de Maratón. A día de hoy, más de 2500 años después, se siguen celebrando  Maratones, donde miles de personas alrededor del mundo se animan a participar.

Tan importante fue la Batalla de Maratón y todo lo que aconteció después que, en el lugar donde tuvo lugar la batalla fue grabada una inscripción en la  que todavía hoy se puede leer:

Los atenienses, defensores de los helenos, en Maratón destruyeron al poderoso vestido de oro meda.

Estatua en conmemoración a la hazaña de Filípides

Leave a Response