¿Cuántos de nosotros sabemos quien ha fabricado la ropa que llevamos puesta? En muchas etiquetas suele venir donde han sido realizadas con el típico “Made in” pero, no cuenta la historia completa que puede esconderse detrás de esa prenda. No sabemos realmente quien la hizo, que condiciones laborales tiene esa persona, como han sido cultivados y teñidos los materiales con los que esta hecha o cuantos residuos tóxicos ha producido. Quizá no nos formulamos estas preguntas porque como consumidores, solo miramos su utilidad, si el estilo o marca nos convencen y, lo más relevante, su precio.

Pensemos por un momento que la industria de la moda se asemejase a la alimenticia donde los productos vienen etiquetados y, en este caso, pudiéramos saber la cantidad de pesticidas usados, los productos que puedan ser dañinos para la salud a la hora de conseguir el color de la prenda o si ha sido producido por una persona que no llega al salario mínimo. “Si el cliente supiese lo que hay detrás de algunas prendas, no las consumiría” afirma Marcos Irnán Gómez Fundador de la marca de ropa sostenible PANANGO.

Imagen ofrecida por Marcos, creador de la marca de ropa

PANANGO es una marca de ropa conquense comprometida con el medio ambiente y con la sociedad que nació de la preocupación por el medio ambiente y los derechos humanos de los trabajadores de la mano de los conquenses Marcos Irán y Soledad García. Apuesta por los recursos naturales, como el uso del algodón orgánico en sus prendas, producidas bajo los criterios del comercio justo, el bajo impacto ecológico de los materiales empleados en la elaboración de los productos y el respeto por los trabajadores. Esta empresa, se ha sumado al movimiento que, afortunadamente está teniendo un gran auge en casi todo el mundo, llamado “Slow Fashion” o Moda Sostenible. Un oasis en el desierto del sector textil, caracterizado por la abusiva producción y venta de ropa y las horribles condiciones laborables en algunas fábricas, sobre todo, de países en desarrollo.

¿Qué es moda sostenible?

Pero ¿Qué se entiende por moda sostenible? Según explica Marcos, la moda sostenible mira por un cultivo más respetuoso hacia el medio ambiente, a través de la fabricación ecológica, es decir, se basa en la producción orgánica para evitar la desertización del suelo. Consiste en la utilización controlada de los recursos naturales, sin uso de productos químicos o tintes no biodegradables que puedan alterar el suelo y la diversidad biológica hasta el resultado final de las prendas, regulando emisiones y el vertido de residuos. En conclusión, una lucha para que el sector textil no utilice practicas comerciales dañinas ni abusivas en algunos países como la explotación infantil y reparta la riqueza de una manera más justa fomentando nuevos valores.

Es por esto por lo que, afortunadamente, nacen marcas como PANANGO en forma de alternativa a la industria de la moda convencional para aquellas personas a las que si les importe la calidad de las prendas y quieran aportar su granito de arena colaborando en la conservación de nuestro planeta ya que “Si no eres parte de la solución, eres parte del problema” afirma Marcos.

Imagen aportada por PANANGO
Comprar y tirar

Según comenta Irnán “la sociedad cada vez consume de forma más compulsiva ropa barata de tiendas como Primark y tarda en desecharla la mitad de tiempo que hace 30 años” ¿quién no tiene la típica prenda que esta fuera de temporada y ya no usa por este simple hecho? de esta forma los empresarios explotan los recursos de la tierra y a sus trabajadores para dar abasto. Un caso viral fue el de Bangladesh, cuando hubo un derrumbe en la fábrica de Rana Plaza ocasionando la muerte de 1.138 personas en 2013, explica Marcos. Este desastre conmovió a muchas personas que emprendieron movimientos a favor de una moda sostenible como Ropa Limpia que como se explica anteriormente no solo se basa en usar productos orgánicos sino en respetar los derechos humanos de los trabajadores.

Sin embargo, todavía hay esperanza, “creo que los consumidores cada vez son mas conscientes.  No solo ya en el sector textil, también en los alimentos en el estilo de vida en general y que una nueva generación de consumidores exige un valor añadido a la calidad y autenticidad en sus prendas. Precisamente, la clientela de la marca conquense oscila entre los 25 y 50 años, de personas que viven en las grandes ciudades buscando la originalidad del producto, buscan algo diferente del que solo se fabriquen unas 30 prendas y no puedan encontrarse por la calle muchas iguales”, explica Marcos.

Por otro lado, no debemos confundirnos. La moda sostenible no es la solución directa a la moda que abusa de los recursos medioambientales y sus trabajadores, sino que, es la respuesta a estos impactos, ya que la solución para cesar estos aspectos nocivos es que las empresas que la practican asuman las responsabilidades sociales (pagando sueldos dignos, respeto por los derechos laborales, sin explotación, etc..) y medioambientales. Para esto, las corporaciones tienen que querer realmente acabar con ellos, y no guiarse tanto por los beneficios sin cuestionamientos éticos.

En este sentido, la firma conquense PANANGO apuesta por las prendas de algodón orgánico de gran calidad y suavidad y, sobre todo, por sus beneficios que aporta al medio ambiente y a la biodiversidad. Bien es cierto, que se debe destacar que no es suficiente que el algodón haya sido cultivado orgánicamente, también se debe controlar que en el procesamiento hasta convertirse en fibra textil siga siendo orgánico, es decir, que no se utilicen tintes químicos. Según explica Marcos, de esto se encarga GOTS (Global Organic Textile Estandar) el que tardo más de un año en aceptar y analizar todas las prendas de la marca para darles el certificado de sostenible.

Clichés

“Cuando comenté mi incipiente idea en la marca, muchos relacionaban la moda sostenible con algo feo, de perro flautas e hippies”. Parecía que estética y sostenible no podían ir de la mano. Por fortuna para mí, todos mis diseños son muy bien acogidos por toda clase de gente e ideologías diferentes y lo sostenible triunfa en diseño, afirma Marcos.

Las líneas “eco” pueden ser tan destacables y vistosas como las convencionales, incluso mucho más y de una forma responsable para el consumidor y para el propio empresario.

El futuro será sostenible

Marcos lo tiene claro: “Ser sostenible dentro de unos pocos años será una conciencia implantada en todos, bien sea por los medios, la formación por parte de las administraciones a los ciudadanos o por firmas como la nuestra, estoy seguro de que esto llegará lejos, la moda será sostenible o no será.

Afortunadamente, cada vez hay más iniciativas en este sentido, incluso desde las grandes marcas como HyM ya tienen líneas de moda que reciclan y hacen de ella una manera más ética y sostenible de vestir.

The following two tabs change content below.

Leave a Response