El pasado mes de octubre se realizó en Buenos Aires los juegos olímpicos de la juventud. Además de ser un éxito en concurrencia, se destacó por nuevas innovaciones en la manera de organizar el evento. Simón Bosch, encargado del sector de marketing y de la coordinación para la entrega de entradas, nos informa sobre el detrás de escena de la logística, los datos que revelan un gran éxito, y que es lo que destaca de lo que se llevo a cabo en él.

El país argentino nunca tuvo la posibilidad de albergar en su territorio la organización de los juegos olímpicos. Lo máximo a nivel deportivo fue el mundial de fútbol de 1978, pero, aunque se coronó campeón por primera vez en él (luego alzó la copa nuevamente en 1986), el evento no es recordado con alegría ya que era una época oscura de dictaduras militares. Por lo tanto, el pueblo argentino, de los mas pasionales del mundo, todavía anhela el desarrollo de algún espectáculo deportivo de gran talla. De forma inteligente, el C.O.I. (Comité olímpico internacional) decidió que una gran vara para la Argentina era encargarse de organizar los Juegos Olímpicos de la Juventud.

Dichos Juegos se realizan desde el 2010, llevándose a cabo el primero en Singapur entre el 14 y 26 de agosto del corriente año. Tiene una duración de tiempo  menor que el de los adultos, ya que solo dura 12 días. Los jóvenes de entre 14 y 18 años están habilitados para formar parte de las actividades. 4012 competidores participaron en los juegos de Buenos Aires, pertenecientes a 206 países distintos, a lo que se suman los equipos internacionales mixtos, integrados por atletas de diferentes países y géneros que actuaron bajo bandera olímpica. La cantidad de hombres y mujeres atletas fue la misma por primera vez en un evento organizado por el C.O.I.

Son las 12 del mediodía en un caluroso Buenos Aires cuando se presenta el señor Bosch. No pasa los 25 años, algo que me sorprende para sus cargos relevantes y su importancia en el desarrollo del evento finalizado hace un puñado de días. «Durante septiembre y octubre trabajamos sin parar, había que estar constantemente atento a cada detalle, porque en la que te distrajiste puede ser un problema para la organización», nos comenta Simón, adelantando de lo que se trata organizar un evento deportivo tan grande, aunque luego aclara, «Sin embargo, si todos tiran para el mismo lado, sea el cargo que tenga, se puede lograr algo importante y muy bueno como lo que se logró. No creo que ninguno de los que formaron parte de la organización te diga que no valió la pena».

P. ¿Cómo llegaste a formar parte de la organización de los juegos?

SB: Si bien siempre estuve relacionado al marketing del evento desde que ingrese al trabajo que fue a fines del 2016, nunca antes había tenido un trabajo relacionado a ese rubro. Estudio abogacía y siempre tuve trabajos en estudios jurídicos o en la justicia. El tema es que una persona que estaba a cargo de todo el marketing un tiempo atrás me conocía de la vida, confiaba en mi intelecto, creatividad y disciplina como para realizar esta labor, por lo que me sumó a su equipo. Con el tiempo fui aprendiendo y mejorando – con cursos de aprendizaje incluidos-.

P. ¿Cómo fue el proceso de elección del país como anfitrión?

SB:Yo obviamente ni era parte del programa porque ningún «elenco» de trabajadores existía todavía (risas), pero se que a mediados de 2013 fue selecta como tal. Argentina muchas veces no es sinónimo de normalidad para quienes deben optar sobre distintas candidaturas sea de lo que sea, porque muchas veces se la asocia con desorden social. En esa elección compitió con otros dos países: Colombia y el Reino Unido. Al parecer la carpeta presentada gusto y fuimos elegidos. Creo que lo que se realizó desplazó por un momento ese estereotipo que en ciertas ocasiones del país, esperemos que se mantenga en el futuro.

P. La ceremonia de apertura termino siendo única y exitosa, ¿A quién se le ocurrió?

SB:El hecho de que la ceremonia sea en la calle fue algo realmente mágico. En realidad iba a ser en un estadio, como se hace normalmente, pero ninguno de los que utilizamos para los juegos estaban aptos para semejante ceremonia, es por eso que se vino la crisis, pero de toda crisis surge una oportunidad. Le propusimos al comité olímpico realizarlo en la calle y admiraron la idea, y no cualquier calle, se seleccionó la avenida 9 de julio, un alto símbolo de la ciudad. Miles de personas se acercaron a ver el espectáculo, y otras miles lo disfrutaron por la televisión. Finalizó siendo novedoso y exitoso.

P. ¿Fueron exitosos los deportes estrenados en la competencia? ¿nos los podría mencionar?

SB: Era todo un desafío innovar con deportes, uno nunca puede tener la certeza si va a gustar al público o no. Es por eso que era clave una buena estructura, dinámica y ordenada, que pueda lograr una mejor apreciación del espectador. Entre los nuevos tenemos: karate, que necesitaba una prueba antes de aparecer en Tokio (anfitriona de las olimpiadas de adultos 2020). Escalada deportiva, de las mas entretenidas para el público. El Bmx estilo libre, también muy admirado por lo jóvenes que se acercaron, como también el breakdance, ambos asociados a lo callejero, que creo que es a lo que apunta el comité a futuro. Otro deporte callejero fue el 3 contra 3 en basket, mas dinámico que el común. Y también estuvieron el patinaje en rollers, el futsal (fútbol sala), el handball playa – que fue todo un éxito-, y el kiteboard.

P. ¿En que crees que se diferenció estos juegos con respectos a otros eventos deportivos?

SB: Seremos por siempre recordados como los primeros organizadores en tener entre sus participantes a la misma cantidad de mujeres que de hombres, y eso es algo que nos pone muy orgullosos. También, siguiendo con esta línea, entre las competiciones hay 22 que son mixtas. Si bien es, afortunadamente, rupturista para aquellos acostumbrados a otra cosa, lo que se busca es que las generaciones mas jóvenes crezcan observando esto, de manera tal que lo normalicen y lo contagien en distintos aspectos de la vida.

P. ¿Cómo organización le agregan algo nuevo al C.O.I.?

SB: por lo conversado con las autoridades del comité, el nuevo formato de distribución de sedes para los eventos fue algo que gusto y mucho.

P. ¿Podría desarrollar de lo que se trata?

SB: Estamos acostumbrados a que en los juegos  las actividades se lleven a cabo en distintas sedes que están construidas para un deporte en particular. Lo que se hizo en Buenos Aires fue unir varias competiciones en un mismo predio, haciendo la jornada mas atractiva, familiar y que incluso podía pasar el día entero dentro. Creo que es bastante lindo por que le agrega dinamismo a los juegos, crea un ambiente mas masivo e incluso motiva a los competidores. Obviamente esto es complicado de llevar adelante con estrellas que pueden aparecer en juegos de adultos, pero es un aspecto a trabajar.

Centro olímpico de villa Soldati, albergó mas de 12 deportes

P. ¿Alguna autocrítica?

SB: Sinceramente supero nuestras expectativas por lo que no hay mucho negativo que marcar. Tuvimos problemas con algunos proveedores, pero son cosas ajenas a nosotros que obviamente nos afectaron. La cantidad de público que se acerco, los espectadores de la televisión, y los competidores mismos, fueron muy generosos con sus críticas y eso nos alegra mucho. Esperamos ser tenidos en cuenta para cualquier otro evento.

The following two tabs change content below.

Juan Poggi

Latest posts by Juan Poggi (see all)

Leave a Response