Hace más de 20 años que se creó la Asociación Pro-Salud Mental «VIVIR» de Cuenca (en febrero de 1994). Esta asociación nació de la unión de amigos, familiares, personas con problemas de enfermedad mental y profesionales del ámbito que tenían un objetivo claro: sensibilizar, mejorar y potenciar la creación de recursos para favorecer la integración completa de las personas que tienen una enfermedad mental.

La Asociación «VIVIR» está liderada por el presidente, Luis Carrasco, que también preside la Asamblea general, que es donde se toman las decisiones de la asociación y del Centro de Rehabilitación Psicosocial y Laboral (CRPSL). El resto de la plantilla está conformada por una secretaria, una tesorera y seis vocales, así como una trabajadora social, dos psicólogas, una terapeuta ocupacional, tres monitores y una auxiliar administrativa.

El CRPSL, depende de la Asociación «VIVIR». Este se inauguró en el año 1997 con el nombre de «Centro de Día», nombre que se cambió en 1999 por el de «Centro de Rehabilitación Psicosocial y Laboral», en el mismo momento que este comenzó a funcionar. El centro ofrece programas de rehabilitación psicosocial para personas con problemas psiquiátricos crónicos, estos se centran en potenciar sus recursos y favorecer a su integración, en definitiva, el desarrollo de una vida digna.

La principal diferencia entre la asociación y el centro es que la asociación ofrece ayuda y el desarrollo de diversas actividades a aquellas personas que sean socias o socios, con o sin problemas de salud mental, mientras que desde el centro se desarrollan tareas diferentes para todo aquel que haya sido derivado por un psiquiatra, sin la necesidad de inscribirte.

La Asociación «VIVIR» se gestiona económicamente por las cuotas de los socios (30 euros al año) que como explica Arancha, trabajadora social del centro son 257, aunque han llegado a ser más de 400, pero como afirma, la crisis también les afectó y el número de socios ha disminuido. A parte de estas cuotas, cuentan con tres subvenciones principales. La primera, procede de la Asociación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha y con este dinero realizan diversas actividades de sensibilización y lucha contra el estigma. Dentro de esta primera «página» se enmarca, por ejemplo, el «Tú sí que vales» benéfico que realizaron el pasado jueves 15 de noviembre. En segundo lugar, con la ayuda que ofrece la Diputación Provincial de Cuenca se realizan actividades de acompañamiento integral, esto es el acompañamiento día a día de personas con problemas de salud mental. Por ejemplo, si tienen problemas de convivencia en su casa, por la falta de entendimiento de los familiares, acuden a la residencia familiar a modo de visita domiciliaria para intentar romper con los «tabúes». La última subvención, viene de la mano del IRPF, cuando marcas la casilla. Este dinero se dedica a un grupo de familiares de las personas con problemas de salud mental que necesitan apoyo o ayuda.

FINALIDAD DE LA ASOCIACIÓN PRO-SALUD MENTAL 'VIVIR'
Los objetivos principales de esta asociación son: promover el bienestar de sus asociados; organizar reuniones de familiares, formación e información; promover y potenciar acciones dirigidas a mentalizar a la sociedad hacia el respeto, la comprensión y la aceptación del enfermo mental; implantar recursos de soporte social como alternativa a la institucionalización y apoyo a la familia desde una base rehabilitadora; buscar cauces normalizados de vida mediante la integración laboral; realizar actividades e iniciativas orientadas a la solución de los problemas que conllevan las enfermedades mentales; fomentar la participación en actividades culturales para favorecer la integración plena en la sociedad; gestionar ante las autoridades administrativas y políticas todas aquellas iniciativas que aumentan la calidad y los servicios de salud mental y bienestar social.

Actualmente, entre el centro y la asociación se ayuda a más de 120 personas con problemas de esquizofrenia, bipolaridad, depresión y a algunas con trastorno de personalidad. Realizan diferentes actividades, por ejemplo, llevan a cabo el «Club social», una actividad a la que solo pueden ir los socios y las socias y en la que, una vez a la semana, por medio de una asamblea se decide la tarea que se va a realizar, como ir a conocer la ciudad o hacer un video-fórum, siempre lo que decidan ellos.

Otro de los talleres que realizan es el de radio, en el que también hay personas del «Centro de Rehabilitación Psicosocial y Laboral» (CRPSL). Este se desarrolla en las instalaciones de la facultad de Trabajo Social de Cuenca y los locutores (todos ellos personas con problemas de salud mental) cuentan las noticias de actualidad, o vivencias propias. Una labor que les ayuda a estar al tanto de lo que pasa día a día en la sociedad, pero también a sentirse realizados y eliminar el estigma, ya que, como nos cuenta la trabajadora social, ese es el fin último que tienen en todas las actividades que realizan.

Y dentro de las instalaciones de la asociación desarrollan una infinidad de talleres: de cocina, fútbol, baloncesto, natación, taller de cognición social, taller de estigma, taller de educación de adultos, entre otros. Todos estos talleres se llevan a cabo con profesionales del centro como los psicólogos, los monitores o con la terapeuta ocupacional.

Otra de las labores que lleva a cabo la asociación es la de ayudarles a buscar trabajo, pero como nos cuenta la trabajadora social, es el reto más difícil, debido a que muchos están incapacitados laboralmente o que directamente no quieren por el estrés que les provoca, ya que es un factor muy importante a la hora de que te de un brote. Por lo tanto, hay mucha gente que si «brotó» por el estrés en el trabajo no quieren volver por el miedo. Ya que, todas estas enfermedades aparecen entre los 20 y los 40 años, en la edad adulta.

TÚ SÍ QUE VALES BENÉFICO

Dentro de las actividades que realizan para, en mayor medida la sensibilización y para conseguir derribar el estigma de la sociedad, destaca el «Tú sí que vales», una actividad benéfica en la que todo el dinero se dedica a implantar más recursos y a promover acciones dirigidas a concienciar a la sociedad.

Cartel "Tú sí que vales"
Cartel «Tú sí que vales»

Este año se ha realizado la segunda edición del concurso, en el que ha habido más de 2o participantes. Un concurso en el que el jurado estaba compuesto por profesionales de la danza como María Dolores Muñoz, que también es psicóloga, de la música, como José Miguel Moreno, profesor del Real Conservatorio de Música y del cine con Juanra Fernández, director cinematográfico.

María Dolores Muñoz, nos ha explicado que el jurado se ha basado en tres criterios para valorar la actuación: la originalidad, la ejecución y el grado de dificultad que suponía para el intérprete. Una decisión totalmente objetiva, ya que cada miembro del jurado puntuaba por su parte y luego lo ponían en común, como nos cuenta Muñoz.

En total se entregaron seis premios, tres accésits – que son obsequios materiales – y tres premios con dinero en metálico. Por un lado, los accésits los ganaron María, Javier Ortiz y José Leal, y David Martínez (respectivamente). Y, por otro lado, el primer premio con dinero en metálico de 150 euros fue para Chema Pardo, el segundo con un premio de 100 euros para Roque Rivas y el tercero premiado con 50 euros para Cristina, Alejandro, Blanca y Marina.

Algo de vital importancia es que la mayoría de los partícipes en este concurso han sido personas con problemas de salud mental, como por ejemplo Roque Rivas que además ha sido el ganador del segundo premio. Arancha, la trabajadora social de la asociación afirma que el principal objetivo de estos eventos es terminar con el estigma y que la sociedad aprecie que son válidos para todo. Asegura que el simple hecho de que consigan subirse a un escenario y que la gente grite «tú sí que vales» para ellos ya es un gran logro.

Nuria Igualada es alumna de Educación Social y junto con sus compañeras decidieron apuntarse al concurso para colaborar. Nos cuenta que lo que pretenden participando en este tipo de actos es que la enfermedad mental sea visible y se terminen los estigmas. Añade que participando en estos eventos, la gente se da cuenta que ellos pueden ser activos en la vida ciudadana como cualquier otra persona más, ya que «todos somos diferentes, pero todos somos iguales» afirma.

Lo más importante de todos estos actos es, sin duda, que a la hora de convivir con ellos te das cuenta de los falsos mitos que se han transmitido. Una labor tan necesaria como importante que lleva desarrollando la Asociación Pro-Salud Mental «VIVIR» desde hace 24 años.

Leave a Response