Entre los más de quinientos proyectos con los que cuenta la Fundación Secretariado Gitano, se encuentra el programa ‘Calí’, utilizando esta última palabra para hacer referencia a la mujer en el idioma romaní. El día 19 de octubre del 2016, el proyecto resultó beneficiario del Programa Operativo de Inclusión Social y de la Economía Social (POISES) y hasta entonces, un grupo de treinta profesionales, de las cuales veinticinco son mujeres gitanas, se ocupan de desarrollar el programa.

Cuenta con diversos objetivos, entre los que hay que destacar: el fomento de igualdad de oportunidades para la inclusión social y, el acceso al mercado de trabajo mediante itinerarios socio-laborales personalizados, impulsar la igualdad de género entre los hombres y las mujeres poniendo fin a las barreras culturales, integrando en sus ámbitos la conciliación y sensibilización sobre la violencia de género, aportando apoyo a las víctimas.

Entre las veintiocho ciudades que cuentan con el programa ‘Calí’, se encuentra Cuenca, donde una gran parte de la población de mujeres gitanas conquenses se han visto beneficiadas gracias al proyecto.

Sheila Saavedra, técnica de igualdad del programa en Cuenca e integradora social, ha expuesto que está subvencionado por el Fondo Social Europeo, La Caixa, la Fundación Secretariado Gitano y el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales.

Se trata de un programa en el que su formación ha llevado a un grupo de mujeres participantes a encontrar empleo, a retomar los estudios de Educación Secundaria Obligatoria, a mejorar sus habilidades sociales, a su comunicación y a su conciliación. Aunque Saavedra ha afirmado que se han conseguido los propósitos, ha destacado que podrían mejorarse algunas medidas para que no fuese tan costoso lograr estos objetivos.

Algunas de las alumnas integrantes del proyecto /Fuente: Sheila Saavedra

La integradora social ha querido explicar cómo se lleva a cabo el programa en la ciudad conquense, comentando que se realizan dos grupos al año de quince mujeres participantes, llegando a tener en Cuenca, un total de cincuenta y seis beneficiarias entre las que han colaborado y las que actualmente están participando.

Tiene lugar dos veces por semana, con una duración de dos a tres horas en el centro de Villa Román, exceptuando algún taller que se ha realizado en las empresas con las que tienen convenio para impartir la práctica. “Cuando el programa llega a su fin, las chicas pasan a formar parte de una plataforma llamada ‘Acceder’, realizando prácticas en algunas empresas de limpieza como Eulen”, ha expuesto Saavedra.

El programa está compuesto por seis bloques, trabajando en el primero el desarrollo socio- personal, la autoestima, el autoconocimiento y la comunicación verbal y no verbal. En el segundo bloque se tratan temas de salud como la nutrición, la educación sexual y la prevención de enfermedades de transmisión sexual. En el tercero se desarrolla el reparto de las tareas domésticas, fomentando en el cuarto la motivación y las habilidades básicas para el empleo, trabajando de esta forma la imagen socio-personal de cara a lo laboral. En el quinto bloque se aplica la alfabetización digital, realizando un taller de sensibilización y pudiendo acceder a una cadena de aprendizaje donde se complementan con un curso de seguridad informática a través de Internet, cerrando en el último los contenidos del programa ‘Calí’ con la elaboración de un curso para mejorar la empleabilidad. Explicando la técnica de igualdad del proyecto, que los espacios más solicitados son los de repostería, ya que las participantes están muy interesadas en ello.

Participantes del programa ‘Calí’ en una de sus clases / Fuente: Sheila Saavedra

Las mujeres interesadas en el programa ‘Calí’, pueden disfrutar de él tras hacer una recogida de datos y una inscripción en un portal de programas, realizando un diagnóstico de empleo, atención básica y salud, por parte de los responsables del proyecto.

El proyecto arrancó en el año 2016 y finalizará en 2019 tras tres años de visibilidad y éxito para la mujer gitana.  Saavedra no puede pedir otra cosa que no sea la continuidad del programa, destacando que “no está en sus manos, son otros los que tienen que valorar la renovación del programa”.

Fundación Secretariado Gitano en Cuenca

La Fundación Secretariado Gitano nació hace más de sesenta años en nuestro país, surgiendo primero como una asociación, y veinte años después como una fundación. Empezó a formarse por una asamblea de socios, derivados de secretariados y asociaciones gitanas, siendo su propósito la promoción integral de la comunidad gitana, desde la atención a la diversidad cultural. La misión está dirigida al cambio social, para proporcionar el acceso de las personas gitanas a los derechos, servicios, bienes y recursos sociales en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía.

Sede de la Fundación Secretariado Gitano en Cuenca /Fuente: propia

Manuel Vargas, educador social de la Fundación Secretariado Gitano de Cuenca, ha explicado que la fundación llegó a la ciudad conquense en el año 2003, asegurando que la creación de la misma fue un acierto a nivel nacional y a nivel local, añadiendo que “los datos que se consiguen año tras año así lo reflejan. Cada vez las contrataciones a la comunidad gitana son mayores y los índices de escolarización también”.

Dicha entidad desarrolla en Cuenca tres programas diferentes, ‘Acceder’ con el fin de conseguir un empleo por cuenta propia o ajena, el proyecto ‘Promociona y Complementa’ para mejorar las tasas de éxito educativo en la comunidad gitana, facilitar la transición de primaria a secundaria y promover la continuidad en estudios medios o superiores, contando también con el programa ‘Calí’, con el objetivo de favorecer la inclusión socio-laboral de mujeres gitanas y promover su empoderamiento para que formen parte activa en la sociedad, como se ha explicado anteriormente.

Los componentes de los programas englobados en la fundación participan de forma voluntaria, ya sea porque ellos quieren o porque los derivan de los centros educativos, de los servicios sociales o de otras organizaciones. No existe un límite de edad para los integrantes de cada proyecto, explicando Vargas que cualquier persona puede disfrutar de las actividades y programas que se realizan.

Pablo Arias, profesor del programa ‘Promociona y Complementa’ de Cuenca, ha afirmado que los resultados obtenidos son positivos, ya que a nivel educativo, la mayoría de los menores presentan una mejoría en sus calificaciones y a nivel laboral, las contrataciones son cada vez más superiores.

Además, Sheila Saavedra ha expuesto que no son salvadores pero hay que ver la causa por lo que se está haciendo, añadiendo que “incluso yo he estado en todos sus programas y para mí, ha sido una evolución, una experiencia muy buena en mi propio desarrollo personal”.

Los resultados de los programas que incluyen la fundación se están viendo reflejados poco a poco con mucho éxito, por lo que la Fundación Secretariado Gitano, seguirá manteniéndose hasta que haya una inclusión total de la comunidad gitana en la sociedad mayoritaria. Pudiendo recalcar que la fundación es la historia de una entidad que pasó de ser invisible a convertirse en un referente para todo el continente europeo.

Leave a Response