Corría el año 1951 cuando se empezaba a hablar de balonmano en la localidad valenciana de Sagunto. Los Altos Hornos de Vizcaya mantiene toda la actividad económica y social del Puerto de Sagunto, desde la que se crea el Grupo Atlético AHV, que integraba todo aquel deporte practicado que no fuera fútbol. Tras unos problemas económicos y el descenso de categoría en el equipo de baloncesto, diversos jugadores del mismo, deciden crear un equipo de balonmano, un deporte colectivo que sonaba con fuerza en el país.

El balonmano empezó a desarrollarse con una práctica inversa a la nacional y europea, con siete jugadores en el campo, mientras que entonces se practicaba con once jugadores. Poco a poco, para poder competir se reformularon a jugar con once jugadores. Seis campeonatos regionales avalaban a un equipo campeón hacia la élite. En el año 1958 se estrenaba la competición a nivel nacional de la División de Honor Masculina de la que fue partícipe el club rojiblanco. Una categoría que es semejante a la Liga Asobal actual que arrancó con diez equipos campeones y subcampeones de las provincias de Madrid, Barcelona, Zaragoza, Alicante y Valencia.

Equipo al completo Fertiberia Puerto Sagunto / Foto: José David Gil

Los equipos de esa primera temporada fueron, Atlético de Madrid, Bressel, Granollers, Sabadell, Iberia, Calvo Sotelo, Obras del Puerto, Estudiantes, Español Frente de Juventudes de Valencia y Altos Hornos. Una temporada en la que el equipo porteño terminó cuarto. Diez años después, militando todos sus años en la máxima categoría del balonmano nacional iba a llegar el mayor éxito en la historia del Puerto de Sagunto, alcanzando el subcampeonato nacional en la temporada 1968-1969.

De la gloria a la desaparición en un año

En el año 1970, una medida impuesta por la Federación Española de Balonmano en la que todos aquellos equipos debían disponer de pista cubierta para disputar los partidos pone en el punto de mira a un equipo que no dispondrá de la misma hasta cinco años después. Esta medida implica el descenso de categoría añadido a la disolución del equipo por parte de Altos Hornos de Sagunto al no poder construir una pista acondicionada. Tras deshacer el equipo, en 1970, diferentes integrantes del mismo fundan el actual Club Balonmano Puerto de Sagunto.

Cuarenta años después, en la temporada 2009-2010, tras militar varios años en Primera Nacional, consigue el ascenso a la Liga Asobal tras quedar campeón de la División de Honor “B” y de esta forma alcanzar la máxima categoría del balonmano nacional tras mucho esfuerzo y sacrificio y una planificación deportiva espectacular.

Parte de la base de esta planificación se basa en la cantera, una de las mejores canteras a nivel nacional que cuenta con catorce equipos en diferentes categorías y en éstas mismas alcanzando el mayor éxito posible, desde infantiles hasta senior, pasando por un equipo juvenil en primera división autonómica. Su piedra angular se basa en la creación de jugadores de gran nivel de la localidad saguntina de los que muchos ya han vestido la camiseta del combinado nacional en sus categorías inferiores. Su segundo equipo, plagado de jóvenes promesas del balonmano porteño, milita en primera nacional y del que parte de su plantilla participa con el primer equipo cada fin de semana aprovechando cada minuto del que disponen.

Primera Nacional Grupo E BM. Puerto de Sagunto / Foto: José David Gil

Todo este éxito se ha visto reflejado también en el club vecino y hermanado, el Club Balonmano Morvedre, anteriormente Club Balonmano Mar Sagunt, con más de treinta años de experiencia en la élite del balonmano femenino que aportó, junto a Balonmano Puerto de Sagunto, 10 jugadores al equipo nacional en su última convocatoria. Un Balonmano Morvedre que actualemente lucha por los puestos cabeceros de la máxima categoría del balonmano nacional en la Liga Guerreras Iberdrola con la misma base canterana donde apenas compiten veteranas bajo una filosofía de resistencia, estrategia y eficiencia.

Actualmente

A día de hoy el Club Balonmano Puerto de Sagunto milita con su primer equipo, Fertiberia Puerto Sagunto, en la División de Honor Plata en quinta posición, tras descender en la última jornada de la temporada pasada de la máxima categoría del balonmano nacional, Liga Asobal. Muchas son las dificultades que se encuentran los equipos que descienden a otra categoría, desde el club, su presidente, Juanjo Bataller Corella, nos ha contado el proyecto de esta aventura en segunda división.

Fertiberia Puerto Sagunto vs. Handbol Sant Adrianenc / Foto: José David Gil

Juanjo Bataller desde un primer momento destacó que es de vital importancia la recuperación de la categoría de la Liga Asobal, trabajo complicado en una categoría donde ascienden dos equipos en la que la rivalidad y competitividad es máxima. Para ascender puedes realizarlo de dos maneras, acabando la temporada en primera posición con lo que te corresponde un ascenso directo, o terminando entre el segundo y quinto puesto que pelean en una fase de ascenso en la que se verá recompensado el campeón.

“Nuestro objetivo es ganar la División de Honor Plata”

Atrás dejan estancados proyectos demasiado especulativos en cuanto a la construcción de un nuevo estadio propio para el club, sin un fondo económico extenso y sin suficientes apoyos en este momento era inviable para un equipo que sigue creciendo llevar a cabo proyectos que se salen de sus expectativas.

Fertiberia Puerto Sagunto vs. Handbol Sant Adrianenc / Foto: José David Gil

Esta meta ambiciosa no sería posible si no se hubiera logrado mantener la fuente principal de ingresos, los patrocinadores y los socios. Juanjo Bataller, comentaba, que siguen contando con el apoyo de su principal patrocinador, Fertiberia, y con el apoyo del Ayuntamiento de Sagunto, sin olvidarse de la hinchada que apoya partido tras partido al equipo cada fin de semana, su alto porcentaje de socios, entre 1.200 y 1.300, solamente 60 menos que la temporada pasada, es de vital importancia.

“Hemos mantenido el precio de los abonos que teníamos en Asobal”

La masa social ha respondido a un equipo formado, en su mayoría, por jugadores que militaban la pasada temporada en la Liga Asobal, como, Diogenes Cruz, Jaka Spiljak o el veterano portero David Bruixola y también se ha reforzado con viejos conocidos en esta nueva aventura, como, el cubano Guillermo Corzo. Pero, la gran oportunidad y apuesta que realiza Fertiberia Puerto Sagunto se fija en su cantera, contando en su equipo con jóvenes promesas, como, Oscar García jugador de la selección junior española, o también, jóvenes promesas del balonmano valenciano y aragonés como, Alberto Hernández o Iñigo Celorrio.

Primera Nacional Grupo E BM. Puerto de Sagunto / Foto: José David Gil

La conexión de la plantilla es esencial para que el equipo rinda. Alberto Hernández, jugador del segundo equipo, con ficha también en el primer equipo y una de las últimas incorporaciones, resalta el buen trato recibido desde un primer momento con los veteranos del equipo que respiran Asobal, sus sensaciones son buenas y quiere aprovechar cada una de las oportunidades que le dé el entrenador para mostrar todo su potencial. “Lucharemos por una plaza para la Liga Asobal con uñas y dientes”, comentaba el joven extremo.

Todo este movimiento no sería posible sin la aportación de la peña Marea Rojiblanca que acompaña al equipo cada partido, ya sea compitiendo en Sagunto en el Pabellón Internúcleos “El Ovni” o cada desplazamiento en territorio nacional. Floren Serrano, uno de los directivos de la peña, resalta las palabras que cantan sus compañeros y aficionados cada partido en el que a la ilusión, pese al resultado, no se pierde, “Volveremos”.

Marea Rojiblanca / Foto: José David Gil

Leave a Response